Restaurante Keki de Sergio Martínez en Murcia
  

Restaurante Keki de Sergio Martínez

6
Datos de Keki de Sergio Martínez
Precio Medio:
32 €
Valoración Media:
6.7 10
Servicio del vino:
5.8 10
Comida:
8.3 10
Entorno:
4.5 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor, Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 22,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: DOMINGOS

Teléfono


6 Opiniones de Keki de Sergio Martínez

Fuimos orientados por nuestro "Pope gastronómico" y gran amigo veremero José Ruiz. Primero fuimos de trapeo y vinos para una primera impresión que fue muy buena, pues por copas degustamos vinos de calidad con tapas creativas y de calidad. Superada "la prueba del algodón" , reservamos para comer al día siguiente domingo.
Se nos acercó Sergio , el chef de KEKI, que nos hizo sugerencias que aceptamos y ACERTAMOS,.
Se puede decir que nos dio de comer a su gusto a base de plato/tapa , creativo, buena calidad de materia, prima y bien presentado.
El orden no lo recuerdo muy bien, pero el contenido fue este:
- Tempura de Bacalao-Crema de Pisto ...suave y en su punto ; el bacalao de calidad
- Tiradito de pez salvaje .... Una especie de shashimi "a la murciana" , delicioso!
- Cintas de calamar con caldo de cebolla,... Calamar crudo que se deshacía en la boca, muy bien aderezado!
- Verduritas en sartén , salsa de queso Arzúo-Ulloa.... Eran unas finísimas alcachofas sobre esta salsa, UMMHH,!
- Pollo de Campo, 2 cocciones con especies... Realmente se notaba la variante campo en el pollo
- Pescado Mujol, puré de ajada y caldo de alcaparras... No conocía este pescado en fresco, muy rico y jugoso!
- Rollito de Pollo al curry verde... Un gracioso bocadito enrollado en lechuga crujiente, muy acertado!
- Tataki de Atún, wasabi y brasas.... Genial! , era ventresca exquisitamente cortada y tratada
- Croqueta de Jamón de bellota.... La mejor de las que hemos tomado este finde por Murcia
Ya no hubo "sitio" para el postre ... jeje
Todo ello regado con uno de los GRANDES VINOS de Jumilla : CASA CASTILLO Pie Franco 2010.... Francamente delicioso , y donde la cepa Monastrell , nos muestra su gran potencial . Otro acierto!
Sólo un pequeño detalle, que comenté al Chef. El delicioso Tataki de Atún , me hubiera gustado comerlo con palillos... Pues cada vez que hincaba el tenedor, Ay! , me parecía una agresión al pobre atún ... jeje
Estuvimos bien atendidos, y el local es funcional sin pretensiones pero cómodo. Este domingo se llenó de gente cuarentona que también parecía disfrutar de la comida .
El siguiente acierto, fue el precio. Esto en Barcelona ya no lo encuentras .
Muy recomendable, siempre y cuando te guste el trapeo creativo de autor, y quieras beber buenos vinos de la zona, a una magnífica RCP .

Dificultad para el aparcamiento, precios caros y raciones escasas.
Decidimos ir a este local esperando mas de lo que nos hemos encontrado. Llegamos por una referencia orientativa , difícil de encontrar. Cuando por fin logramos llegar nos plantamos en la puerta y nadie acude a nuestro encuentro "y ahora que?" pensábamos mi mujer y yo. Decido ir en busca de algún camarero hasta que por fin consigo que me asignen mi mesa,(habíamos reservado un par de día antes) Protocolo mínimo por no decir ninguno, los camareros sin criterio, mucho movimiento poca eficacia, el camarero prepotente, creyéndose superior. Local descuidado queriendo aparentar modernidad.Presuntuoso.
Quien se supone que le ha dado el "Certificado de Excelencia 2014" a este "restaurante???"

El local y su ubicación ya están suficientemente descritos en comentarios anteriores, podrá gustar o no, aunque a mi me resultó un tanto frío e impersonal por su decoración "moderna y funcional" con las mesas un tanto abigarradas.
Acudí por probar las mencionadas croquetas y no me defraudaron en absoluto: de fantásticas a sublimes y para no olvidarlas.
Además nos hicimos una pequeña selección de su carta compuesta por: rollo de pollo (muy rico), ceviche de pescado (ajustado en su punto de cítrico -de lima "de verdad"-, realmente remarcable), el tataki de atún con la salsa de yogur griego y wasabi (buen género muy bien elaborado y presentado), el canelón de pato (para mi el mas flojo porque la salsa de mostaza me lo enmascaraba) y al no quedarles los chipirones con arroz los cambiamos por unas alcachofas en tempura que mantuvieron el alto nivel de preparación.
Carta de vinos no muy numerosa pero mas que bien escogida, con precios aceptables y huyendo de marcas excesivamente comerciales. Tomamos un cava Gran Caus rosado (a unos 23,- €, con cubitera en la mesa) que acompañó muy bien toda la comanda.
Si tuviese que definir su cocina lo haría como creativa-multiétnica y, si la carta superase su vocación de tapería en base a platos de mayor enjundia y consistencia, creo que estaría mucho mas en boca de los profesionales de la información gastronómica.
Buena RCP (el precio es con vino). Para volver a visitarlo.

Está ubicado en el centro, detrás de esa joya barroca que es la Catedral de Murcia. Decoración moderna, el conjunto resulta desenfadado e informal. Tan sólo el luminoso exterior desmerece la trama decorativa general. Las mesas sin vestir, únicamente un sencillo salvamantel, están dispuestas con separación suficiente.

Ofrece los mediodías laborales un menú del día por 12€ con dos platos, postre y 1 bebida. Procura incluir un guiso de la tierra en el diario. El menú corto de 20€ que consiste en seis platos (postre incluido) a la elección del cocinero y no incluye bebida. Y el más completo de todos, el menú Keki que ofrece ocho platos por 28€.

La carta es corta, pero equilibrada y con una oferta interesante, con numerosos guiños a productos y guisos de la tierra. La clasifica en: “Bocaicos”, “Compartimos”, “Finales” y “Cosicas Dulces”.

La selección de vinos con 50 referencias no es muy larga pero es interesante. El recargo es moderado, más que aceptable y la cristalería adecuada. El servicio del vino a la temperatura correcta, sin más formalidad que la presentación, apertura, prueba y primer relleno.

Nuestra elección:

Chupito de bienvenida, una original, crema de remolacha, crema fría, sabrosa, fina y de final dulce.

Rollito de pollo, con toque oriental. Una crujiente pasta estilo filo envuelve el pollo acompañado de salsa suavemente picante de ¿curry?

Tataki de atún a la brasa con aceite, salsa de yogur, wasabi y suave salsa de soja. Este plato nos encantó, un buen taco de atún simplemente marcado acompañado de la salsa de yogur, el wasabi y el aceite a la brasa que le daba la gracia del toque ahumado. La soja presentada en una pipeta para aderezar al gusto, un tanto incomoda, según mi parecer.

Canelón de pato con mostaza suave. Combinación acertada y original. La mostaza que acompañaba suave de verdad, sin desvirtuar el resto de sabores.

Huevos rotos con setas de temporada y trufa. Este plato también triunfó, tal vez por gusto personal: no puedo resistirme a pedir esta combinación (para mi ganadora) de huevos, setas y trufa.

Pluma de bellota asada a la parrilla. Buen producto, bien asado, acompañado de un popurrí de verduras frescas salteadas.

Cada uno eligió un postre: cuajada cremosa de queso y fresa, natillas de vainilla y chocolate con avellanas. Probé los tres y me quedo con el que elegí yo, el de chocolate que me recordaba a la Nocilla de mi infancia.

Para beber inicialmente un maravilloso Tricó 2009, maduro complejo, pero muy vivo, con suficiente acidez, un lujo de vino. Seguidamente un estupendo monastrell de la tierra, Juan Gil crianza 2011.

Este cocinero aúna, además de escuela y buena técnica, una acertada creatividad. Habrá que seguirle la pista.

Recomendable restaurante en el centro de Murcia, donde puedes comer a base de tapas originales muy bien cocinadas.

Post completo ilustrado con fotos en: http://www.vinowine.es/restaurantes/el-arte-del-tapeo.html

Es lo mejor de este restaurante: que su propietario es el cocinero, y que el cocinero tiene personalidad y hace SU cocina. Y está buena.
Al cocinero, Sergio Martínez, le llamaban Keki de niño. Éste es su proyecto, lo vive día a día, te lo encuentras siempre en la cocina, con la sartén en la mano. Le gusta lo que hace y lo hace bien.
En cuanto al “negocio”, como un todo, creo que esto es perfecto, es lo ideal: un cocinero en su restaurante, sin otras servidumbres que sacar adelante su empresa
Y respecto a la cocina: creo que Sergio trata de buscar caminos propios, hace pruebas y experimentos, observa lo que hacen los otros, saca sus conclusiones y tiene un gusto propio. Que en este caso, es un buen gusto.
No me gusta hablar de “cocina creativa”. Creo que se abusa de la expresión. No está el horno para “creaciones artísticas”. Tampoco me gusta lo de “cocina de vanguardia”. Es absurdo dar al cocinero la etiqueta de “artista”. La cocina es cocina, ni mejor ni peor que el arte. “La gastronomía es una cosa seria, pero no lo suficiente, tal vez, como para que nos pongamos tan estupendos”, dice Philippe Regol en uno de sus últimos post. No puedo estar más de acuerdo. Es una idea que casa perfectamente con lo que pienso de la cocina de Keki. Y es el tipo de cocina que más me gusta en este momento: el punto medio entre la trascendencia y la banalidad.
Sí me gusta la expresión “cocina de producto”: creo que Sergio intenta aprovechar los buenos productos que tenemos cerca, en la huerta murciana, así como los pescados de nuestra costa mediterránea. Pero, al igual que en la vertiente creativa, Keki se mueve siempre dentro de esquemas posibilistas, exigidos por la dura realidad económica actual. En este restaurante se come por 20-25eur de media, con buenos vinos (a precios económicos, Viña Sastre, Do Ferreiro, Abel Mendoza, Artadi, Gramona) del mejor distribuidor de la zona, y uno de los mayores entendidos en vinos de toda España, Blas Cerón (suerte nuestra tenerle cerca).

He estado mil veces:

- Croquetas: han sido destacadas por el crítico J.C. Capel como unas de las mejores de España (http://elviajero.elpais.com/elviajero/2013/01/31/actualidad/1359644736_465137.html): cremosas por dentro, crujientes por fuera, sabor a bechamel y a jamón o gamba o cocido, según el día, apreciándose los tropezones.
- Entrantes de la casa: en los últimos meses suelen ser cremas frías: de coliflor, de calabacín, siempre con texturas perfectas, sabores sutiles, y con algún tropezón crujiente o ácido para abrir el apetito.
- Anchoa con mozarella, en aceite de arbequina y un toque de alcaparra. Buenísimos productos, con perfectos puntos marinos, de acidez, cremosidad y untuosidad.
- Alcachofas con calamares (en leve tempura crujiente) y caldo de jamón ibérico: tres sabores en tres texturas, sencillo y rico.
- Canelón de pato en salsa de mostaza y rollito de pollo al curry: en estos dos platos se muestra bien la personalidad de Keki: construcciones que encantan a todo el mundo, en los que la mostaza y el curry están domados, no son invasivos, aportan gracia y sabor, pero sin estridencia.
- “Sopa murciana”: en realidad una textura entre salmorejo y gazpacho, pero con el sabor de la ensalada murciana: con cebolleta, tomate, atún…concepto para aplaudir.
- Tataki de atún (finas láminas), con aceite a la brasa, salsa de yogur y wasabi y suave soja. Logrado equilibrio, vestido del aroma ahumado.
- Pescado del día, asado por la piel: normalmente mújol, o lubina salvaje, o corvina, la cocción siempre perfecta (jugosa y nacarada), acompañamientos de verduras cortadas finas y al dente (calabacín, zanahoria, espárrago verde…), o bien, crema de remolacha, u otros, respetando el producto sin tocarlo.
- Carnes: pluma ibérica (con su agradable grasa infiltrada), hamburguesa casera, con buena carne de ternera (y sobre ella, sólo una fina lámina de pepinillo, para acompañarla al gusto con mostaza y un kétchup casero).
- Guisos: callos, cocido… En raciones moderadas, con limpia presentación, golosos pero livianos.
- Quesos: Idiazábal, Stilton, Payoyo, etc.., todos de gran calidad, de leche cruda, muchos artesanos, traídos por un buen proveedor de la ciudad (“La lechera de Burdeos”).
- Postres: puddin de chocolate con praliné de avellanas y helado de avellanas (riquísimo sabor a chocolate negro con el contrapunto delicado de la avellana), natillas (cremosas, suaves, nada dulces, sabor a leche y un leve toque a buena vainilla)

Capel ha destacado a Sergio como uno de los diez cocineros más prometedores de este país:
http://elviajero.elpais.com/elviajero/2013/04/25/actualidad/1366892056_566299.html

Y con esta crónica, ya son dos en las que habla de Keki. Está claro que Capel ha visto algo en este cocinero, y lo comparto. A la cocina de Sergio le aplica la idea de “refinamiento”. Totalmente de acuerdo. Y, efectivamente, también creo que es prometedora, y dará qué hablar. Piano piano…

hola empezare por deciros que hace dos años que no escribo criticas en verema, pero esta vez me he animado.este restaurante me dejo ayer un sabor agridulce, tenia muchas expectativas en cuanto a sergio martinez y se vieron cumplidas, no asi con su plantilla de camareros.la comida excelente.pero el trato de la chica que nos atendio no estubo a la altura.(malencarada y despotica) al cliente hay que mimarlo.y cada vez mas.de entrada empezamos con vermout izaguirre, cortos( mucho hielo poco liquido)las entradas fueron empanadillas de carne con crema de coco y cebolla(1.50)croquetas(1.50)canelon de pato(3.50) sublime por cierto. y luego al centro el famoso tataki de atun (11)lo mejor de la comida sin duda y,calamar con verduritaslos finales lomo de vaca(16)hamburgesa(6) y pluma iberica(16)postres choco blanco con aceite arbequina(4) flan de queso(4) y piña natural(3.50)el vino fue un lavia 2007 bullas (18)en resumen se comio muy bien pero hay fallos de organizacion local pequeño y una distribucion de mesas muy desorganizada.las sillas de plastico como si te tratara de mobiliario de guarderia, los tiempos entre los platos no se guardaron(mucho tiempo entre entradas y finales)el vino sin cubitera la botella en el centro (y cada uno que se sirva como pueda)el corcho salio desmenuzado en las dos botellas de vino por la pesima forma de descorchar. un sinfin de errores de bulto, que se debian enmendar. aun a si les daremos otro oportunidad y volveremos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar