Restaurante La Nicoletta

Datos de La Nicoletta
Precio Medio:
22 €
Valoración Media:
6.7 10
Servicio del vino:
4.3 10
Comida:
7.3 10
Entorno:
7.5 10
Calidad-precio:
6.3 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Ciutat Vella
Dirección: Calle de La Paz, 33
Código postal: 46003
Tipo de cocina: Italiana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 17,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


6 Opiniones de La Nicoletta

Situado en pleno centro de Valencia , en una de las calles mas bonitas ( sino la mas bonita ) de la ciudad. Muy buena iluminacion que aporta calidez a pesar de estar absolutamente lleno , incluso con gente en la calle haciendo cola. Las mesas tienen tamaño adecuado y la sepración entre ellas es adecuada. Cuberteria , vajilla y cristaleria acorde al precio al lugar.
Tomamos como entrante provolone con tomate . Muy bueno el queso , el tomate demasiado acido. Carpaccio de ternera con rucula y parmesano. Racion muy generosa con buena calidad y sabor. No en muchos restaurantes comes Carpacciuo que sepa.

Luego pizzas, grandes , con pasta fina y productos de buena calidad. Tienen mucha variedad y las cuatro que probamos estaban buenas.
No tomamos postres ni cafe
Pan recien horneado.
No puedo hablar de la carta d evino ni del servicio del mismo ya que no tomamos.
Servicio de sala diligente, correcto, en ocasiones algo lento. No destacaba por su simpatía.
Buen sitio si se buscan pizzas o una comida/cena informal y rapida. La decoración acompaña y en general te encuentras a gusto.

El pasado viernes cenamos un nutrido grupo de 8 personas en esta pizzería y la calidad estuvo realmente bien, deliciosas y abundantes las pizzas así como los platos de pasta. La relación calidad-precio está bastante bien y el trato por parte de los camareros es correcto. Las instalaciones están muy bien y el sitio es muy bonito, especialmente si te toca en el piso de arriba.

Lo malo es que no te indican el tamaño enorme de las pizzas y si se piden entrantes suele sobrar bastante comida.

Otra cosa negativa es el tamaño de los platos si durante el día pides el menú de la semana, es mucho más pequeño que fuera de menú, un detalle que deberían de cuidar.

Casi por casualidad entramos a cenar. Andábamos por la zona y se hizo tarde, al mirar a un lado vemos el mostruoso restaurante que ocupa tres plantas de este antiguo edificio, ubicado, en mi humilde opinión, en una de las calles más bonitas de Valencia.
La decoración y disposición de mesas me gustaron, pero claro, ya se sabe que el envoltorio que envuelve las franquicias, no siempre es acorde al contenido, aunque todo sea dicho, aquí se prescinden de otras horteradas que he visto en otros locales y el local resulta muy agradable. Tuvimos mala suerte al sentarse y encontramos el primer problema: iluminación deficiente en la mesa que nos asignaron. Mala suerte y como no había mucho más sitio, decidimos quedarnos y asumirlo. Nada grave de todos modos.
El servicio es atento, de corte Erasmus pero servicial.
La selección de panes con aceite, que te sacan sin preguntar y cobran religiosamente, me parece un buen aperitivo, aunque si al final te decides por una pizza, acabas comiendo pan con pan.
Tomamos algo de entrantes, sencillos pero correctamente hechos y presentados (provolone y carpaccio). Tomé una pizza calzone que me sorprendió por lo bien hecha que estaba, como lo también lo estaban la cuatro estaciones y la cuatro quesos que probé de mis acompañantes. Las he probado mejores, pero también mucho peores en restaurantes de más prestigio, solera y precio.
En cuanto al vino... Sencillamente no es un negocio que le dedique el más mínimo cuidado. Carta mal organizada, con notable presencia de los tintos (jamás entenderé cómo se puede tener tanto tinto en un restaurante de pasta y pizza), escasos blancos, espumosos y rosados. Copas correctas y servicio que se limita abrir botella, dar a probar y listo. No busco un mejor servicio en estos locales, pero una carta más "sensata" sí cabría esperar.

En definitiva, no es una mala opción si te encuentras por la zona y tienes enroña de pizza buena a precio moderado. De la pasta no puedo hablar porque no tomamos.

Anoche me acerqué a La Nicoletta con il mio amore. He ido con distintas compañía un total de tres veces, por lo que creo que puedo opinar con cierto fundamento sobre el lugar y su oferta.

Tal y como se ha descrito en comentarios precedentes, el local está ubicado en la calle de la Paz, y se divide en planta abja con altillo y, creo, dos plantas altas más. Yo no he pasado de la primera planta, pero en cualquier caso la decoración es muy agradable; se apuesta por la madera y las tonalidades amarillentas, a lo cual contribuye la iluminación. En la planta baja, es visible la cocina a través de una ventana bajo el altillo, que es donde cené ayer. Los baños muy limpios y, efectivamente, existe un ascensor para acceder arriba si no puedes/quieres subir a pie.

El servicio es mayoritariamente amable y atento a la entrada. Acompañan hasta la mesa y hacen los arreglos oportunos (ayer ocupamos una mesa de 4 siendo solo 2, así que se agradecen estas prebendas). Luego es imposible que falle, pues en cada mesa hay un curioso aparatito con tres botones que, al pulsarlos, sirven para que acuda algún camarero, para pedir la cuenta o bien para cancelar alguna de las dos peticiones anteriores. Una parida, pero que en fines de semana resulta muy útil (el local está a reventar de viernes a sábado...).

Lo importante, la comida y la bebida. Respecto a la primera, destacar como ya se ha hecho la abundancia de las raciones. La calidad podría calificarse como media, y las preparaciones son muy correctas. He tenido la oportunidad de probar la pizza calzone di tonno, con buen relleno y masa fina y nada pesada, y la pizza Nicoletta, auténtica aberración gastronómica no por su sabor o textura, ambas muy buenas, sino porque es un coloso de casi 40 cm de diametro, cubierto por arriba y por abajo de masa, y relleno de ingredientes típicos (mozzarela, peperoni, champiñones, jamón york...). Solo para valientes, la verdad. En cuanto a la pasta, el sistema lo basan en la elección de un tipo de pasta (dura, fresca, integral, rellena) a la que se le añade otra salsa a elegir, de la amplia variedad que obra en la carta. He probado penne rigatto con una salsa de salmón que, desde el punto hasta el sabor, me resultó de momento la mejor elección del lugar. No le va a la zaga los orechiette con salsa de tartufo y funghi, deliciosos (ayyy bendita trufa...). En cualquier caso las combinaciones son muchísimas, cada cual que se deje llevar por sus gustos. Lo que no me convenció fue la pasta rellena, creo que ahí el "dente" les patina y sale demasiado dura... De postre una tarta de queso soberbia, realmente nos sorprendió. La sacan en formato de flan, por lo que el nombre de la carta debería ser revisado.

Carta de vinos realmente corta. Disponen de unas 3 referencias de blancos, un par de espumosos y rosados y, en cuanto a tintos, se dividen por D.O. en Riojas, Valencianos y poco más. Pedimos un Mestizaje a muy buen precio (15 € + IVA) que salió caliente. Servicio consistente en descorchar y dar a probar. Luego self-service. Posibilidad de tomar vinos por copas, aunque son el tinto y el rosado de la casa, si no recuerdo mal. También vi que los blancos y rosados salen con cubitera incluída, así que bien... No se le puede exigir más a un local de estas características.

A destacar el aperitivo a base de panes y aceite, bastante ameno a la vez que cobrado sin piedad. Y mi hachazo a la gerencia de La Nicoletta es, sin duda, la NO INCLUSIÓN DEL IVA en los precios reflejados en carta. Sigo diciendo que se trata de una práctica contraria a los derechos de los consumidores, lo dice la Ley y lo dicen los profesionales del sector honrados (que me consta que todavía quedan...). Así que, por favor... Es inadmisible.

Savlo esto, es un buen sitio para cenar improvisada y agradablemente entre semana, siendo indispensable reservar para los viernes o los sábados por la noche. Buena comida, buenos precios (incluso sumando el IVA) y entorno agradable. Cumple.

Saludos.

Reciente apertura de esta franquicia de comida italiana en Valencia. Desconozco en otras ciudades el entorno del restaurante, pero en Valencia han hecho una inversión que muy a largo plazo les debe resultar rentable, porque el restaurante ocupa un edificio entero en una de las calles más emblemáticas de la ciudad, cuenta con varios pisos,y en la decoración interior no han escatimado nada. Gran presencia de clientes extranjeros, esta en una zona muy turistica.

Nosotros cenamos en el primer piso (el camarero te acompaña y llama el ascensor),la decoración por dentro está muy bien, con mucha utilización de maderas y resulta un lugar muy agrabable.

Como aperitivo te sirven un plato con aceite y vinagre y varios tipos de panecillos (con olivas, con cebolla, normal, gresinis).Coincido en el comentario anterior en la abundancia de las raciones. Nosotros eramos dos personas, y pedimos para el centro una ensalada cesar para compartir y luego una pizza tambien para compartir. La ensalada está muy buena, pero es tan grande que se acaba haciendo pesada. Respecto a la pizza, está bien, son de masa finita, pero la calidad de los productos es aceptable. Insisto en la abundancia de las raciones, sobró ensalada y sobró pizza.

De los vinos no puedo opinar porque tomamos cerveza y agua. Disponen de gran variedad de pastas, organizadas por tipo de pasta y salsa. Para ser una franquicia no esta mal, aun asi hay platos bastante subiditos de precio, por ejemplo habia un plato de pasta con salsa de carabineros por 22 euros. ¿?¿?

Restaurante de tres pisos, ocupando una finca en pleno centro de Valencia. Se trata de una franquicia con cuatro restaurantes en Madrid y que ha abierto en Noviembre en Valencia. Reservamos en zona no fumadores y nos ubican en la planta baja. Destaca la cocina acristalada, se puede observar el trabajo de los cocineros. En la mesa hay un plato con aceite y vinagre y te sirven unos panecillos muy ricos y variados (con aceitunas, blanco, gresinis) que te hacen más llevadera la espera. El servicio es jovial aunque un tanto despistado, no retiraron las bebidas que se terminaban; posiblemente sean defectos de juventud aunque la predisposición fue muy buena. Eramos 5 y pedimos una pizza caprichosa para el centro. De masa muy fina y quebradiza, estaba riquisima.

Como platos principales nos decantamos todos por pasta. En mi caso, acudí a las sugerencias y tomé linguelini con salsa de chipirón. Plato muy original y muy abundante, que me encantó. También pedimos un risotto funghi muy sabroso. El resto pidió pasta con distintas salsas. Estaban buenas. A destacar que te las sirven en fuentes para compartir y servir en plato. Todas las raciones eran muy abundantes, tanto es así que al sobrar en algunos casos medias fuentes, les preguntamos si nos las podian preparar para llevarnoslas (en la mesa hay publicidad indicando que sirven comidas a domicilio) a lo que accedieron sin problemas. Para beber cervezas y aguas.

Como postres, solo un tiramisú y un carpaccio de piña con helado, postre este último muy original y recomendable. Terminamos con cafés. Creo que se trata de un restaurante recomendable, muy amplio tiene en la parte superior una zona lounge con televisión y un ascensor para subir a los distintos pisos. Buena opción para comer en el centro.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar