Restaurante Appetite en Valencia
Restaurante Appetite
País:
España
Provincia:
Localidad:
Cód. Postal:
Tipo de cocina:
Añadir vino por copa
Precio desde:
23,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Nota de cata PRECIO MEDIO:
32 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
6.9
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
6.1
Comida COMIDA
7.8
Precio medio entorno ENTORNO
6.3
RCP CALIDAD-PRECIO
7.0
Opiniones de Appetite
OPINIONES
20

La cocina de fusión es un invento que gusta a unos pocos y parece desconcertar a la mayoría... Habiendo disfrutado del concepto en ocasiones previas la posibilidad de disfrutar de los platos de este restaurante con los ilusionantes vinos del proyecto de Agustí Torelló Roca era una oportunidad irrenunciable.... Comenzamos con bastante puntualidad en una noche excepcionalmente lluviosa para lo que es Valencia... con la presencia de Agustí Torello Jr y de Roberto Campos, su distribuidor en Valencia. De entrada Wanton Skins con ceviche de gambas armonizado con el cava brut AT Roca. Un plato con su atractivo punto de picante, no apto para los que no les guste el cilantro, fresco, con personalidad, y muy, muy rico...
Seguimos con BBQ lemongrass beef en base de noodles de arroz armonizado con el AT Rica brut rosé, más serio, bien perfilado, un plato que es fácil de disfrutar.
Seguimos con una ensalada de pollo tandori con yogurt y mango chtneys sobre pappadams armonizado con el blanco Floral de AT Roca, muy bien.
A continuación pato al curry rojo tailandés de coco y lychees... tremendo, el plato de la noche, picantito, atractivo y con enorme profundidad... wooow !!! se armonizó con el tinto Sileo de AT Roca.
El postre fue una apple pie con helado de Bayleys.... muy bueno, para redondear el festival.... de nuevo con cava rosado.
Por 26€ diría que la RCP fue estratosférica......

Tenía muchas ganas de conocer Appetite, porque por diferentes fuentes debía ser algo excepcional. No fue así. Fuimos cuatro amigos un lunes, que nos parecía tranquilo. El ambiente es cálido, aunque las mesas son pequeñas para los comensales que caben en el lugar. De hecho, tuvieron que cambiarnos de mesa a una alta porque la nuestra, al lado de la puerta, estaba invadida por un grupo sentado al lado. El servicio me pareció cálido y excepcional. Las chicas son muy atentas. Fue lo mejor de la noche. La comida no estuvo mal. No tomamos el menú thai porque nos advirtieron que la base era picante, y preferimos el menú omakase. Nadie te dice qué es hasta que te lo sirven. Tienes que ir preparado para cualquier sorpresa. Pedimos el de seis platos, pero los primeros eran tapas. Cuando terminaron los principales, nos quedamos con hambre y pedimos uno más. La carta de vinos es amplia, pero no para todos los bolsillos. Una botella de vino valenciano de gama media costó unos 20 euros. Al final la cuenta subió a casi 40 euros por persona. Por ese precio hay en esta época muchos lugares donde se come mejor. Es un buen lugar, con gente atenta, en un barrio (Russafa) donde es complicado aparcar, pero que valdría la pena si no fuera por la malísima relación calidad/precio.

Hacia tiempo que no salia muy satisfecha de un restaurante pero por fin encontre Apettite.

Me ha encantado.

Bueno para mi el unico punto negativo a sido lo pequeño que es local y esa noche había un grupo grande asi que el ambiente era de gritos y poco intimo...

Pero....

La comida que se nos me pareció muy muy notable.

Nos sirvieron entre otras cosas:

unas quesadillas reinterpretadas: increibles!!! con toques dulces y queso fresco, muy buenas

Un tajin de pescado (que es lo que menos me gusto) muy bien realizado

unos noodles con carne y setas(no recuerdo cual) los mejores noodles que habia probado.

Y de postre una tarta de almendras coco y mascarpone que... no ha sabido a muy poco porque nos dieron una porción a compartir entre 4.

Quiero insistir en que se nota la maestria en la realización, en los detalles, no hay fallos.

Los pescados sin ninguna espina, todos los platos (salvo la tarta) perfectamente divisible por 4 (es que a mi de eso de todo al centro y luego tener que pelear porque hay un quinto trozo no me gusta), los platos equilibrados y con un toque inventivo sorprendente pero que sobresale lo justo, materias primas de gran calidad muy bien aprovechadas.

La calidad precio me parece hoy por hoy en Valencia de las mejores que conozco.

Vale, quizás tampoco es para tanto como ponen por ahí pero este restaurante es muy honesto (no tan mediático/presumido, calidad muy alta, ejecución perfecta, precio accesible) y los restaurantes honestos en valencia son muy escasos.

Hemos bebido un Mestizaje siempre perfecto a mi gusto.

Repetiré.

Quiero repetir lo antes posible y eso es muy buena señal.

Primera visita al restaurante, menos mal que reservamos porque llenan, varias personas intentaron sin reserva cenar. Creo que no tienen carta, optamos por el menú "omakase" de 6 platos.La filosofía de la cocinera es no tener carta y decantarse por el menú, que varia cada día según los productos. Aunque no puedo confirmar si tienen o no carta, porque ibamos al menú.

Preguntan antes alguna intolerancia a los alimentos, y preferencia por el nivel de picante, pedimos que nos añadan lo muy picante como aditivo al plato. Los platos de fuerte influencia asíatica, creo que cocinera es tailandesa,salió al final de la noche para preguntarnos qué tal todo.

Recuerdo unos triángulos con curry excelentes, unas almejas con verduras riquísimas con un caldo riquísmo y una excelente parte del cerdo grasa cocinado a muchisimas horas y con un sabor muy similar al cochinillo.Parte exterior crujiente pero el interior muy jugoso y carnoso.

Aunque mi comentario aporte poco, respecto a la elaboración de sus platos, en su página web o en su perfil de FB se puede comprobar muchos de sus platos. La ejecución es correcta y variada y el contraste de sabores no acaba desvirtuando la idea de cada plato.

No vi la carta de vinos ni elegí, pero como querían tinto cenamos con cervezas y dos botellas de Trílogía.

Desde que descubrí este restaurante en Verema tenía muchas ganas de probarlo, y viendo las opiniones se me hacía la boca agua.

Tras mi visita, puedo decir que me gustó pero que esperaba bastante más.

Local agradable. Sábado a mediodía, con la mitad de las mesas completas.

Servicio agradable, atento y eficiente. No hay carta, se trata de un menú semiabierto, ya que te preguntan si hay algo que no te gusta, si quieres que no te pongan algún ingrediente, qué punto de picante prefieres, si te va más la cocina oriental o la mediterránea...

Nosotros dijimos que preferíamos recetas sin pescado y que nos gustaban las recetas picantes y orientales.

Elegimos el menú corto, 5 platos y postre (26 € por persona).

- Pan libanés con mermelada de higos, rúcula y jamón serrano. Normalito.

- Wanton de cerdo y gambas, con salsa de soja. Rico.

- Ensalada de pulpo con Kumato. Flojito.

- Langostinos con rebozado de fideos crujientes y mayonesa de wasabi. Muy rico.

- Guisado de ternera con pastel de patata. Correcto.

- Crumble de pera con mascarpone y mango. Flojo.

Pues eso. Viendo los comentarios y las fotos que Appetite tiene en Facebook lo que he probado en mi visita me ha sabido a poco. Casi cualquier cosa que veo en las fotos me apetece más que lo que nos sacaron, la verdad. Nada era picante ni demasiado exótico... Esperaba más platos con curry, con chile, cilantro...

La próxima vez se lo haré saber, a ver si tenemos suerte y por la mesa aparecen los matambritos, los noodles...

En general el menú me pareció poco consistente, quizás el de 7 platos más postre nos hubiera dejado más satisfechos.

No tomamos vino, sólo cerveza (Alhambra, 2,80 €) y agua (Evian, 3 €).

En la cocina sólo está Bonnie, y es increíble lo rápido que saca los platos, es una máquina. Al final de la comida salió a preguntar qué tal. Muy amable.

A tener en cuenta lo bien que funciona el restaurante con sólo dos personas, una en sala y otra en la cocina. Más de uno debería tomar nota.

Así que mi nota final sería de un 6,5. Lo que comimos estaba bien, pero esperábamos algo más original, menos visto, más elaborado tal vez...

De todas formas, nos dejó buen sabor de boca y volveremos.

Este restaurante es una prueba más de que se puede disfrutar de una cocina muy buena y creativa sin necesidad de arruinarse.

Desde que fui a Appetite por primera vez en el mes de junio, he ido en numerosas ocasiones.
Cada comida es un verdadero regalo para los sentidos. Bonnie hace magia en la cocina, y siempre te sorprende.
Los rollitos rellenos de cangrejo, los rollitos vietnamitas, los mejillones con lemongrass, acompañados de un pan roti que te transporta al Sudeste Asiático, la lubina caramelizada, el matambrito con fideos,y por supuesto los postres, desde el fantástico tiramisú con frutos rojos (mi favorito), hasta los crepes rellenos de Nutella, y helado de chocolate casero (ñammmmmm, pasando por las tortitas con platanos flambeados......
Arantxa, que está en la sala, te atiende siempre con una sonrisa, y te aconseja siempre muy bien con el vino.
La relacion calidad precio es excelente
Gracias por regalarme los sentidos cada vez que voy.

En mi primera visita la sensación fue flojita, el restaurante estaba a tope tardaron 30 minutos en traernos el primer plato el servicio fue muy lento. Y la comida normalita, el menu de 5 platos es tirando a escaso. El postre un tiramisu que no nos gusto. El personal amable.
A lo mejor tuvieron un mal día.

Hemos pasado por Appetite en dos ocasiones y la experiencia siempre ha sido muy grata.
La primera vez destacaron las croquetas de gambas con ali-oli de mango y por supuesto el matambrito, y la segunda vez una gambas envueltas en fideo fino frito con mayonesa de wasabi, y el curry que nos hizo Bonnie para acabar - un biryani de cordero más que logrado.
Los postres son siempre excelentes, y además hay buena carta de vinos y una selección muy interesante de cócteles. Arantxa lleva la sala de una forma personal y agradable y sabe aconsejar la bebida según la comida elegida.
Dos experiencias agradables que aseguran que volveremos.

2ª visita al local.En la 1ª probamos el menu degustacion corto(5 platos +postre), y salimos encantados .La comida estupenda,variada, bien ejecutada,original y buena cantidad.Por eso quisimos repetir.
Reservamos jueves tarde para cena del sabado.Me cogen la reserva,sin problema alguno.El sabado me llaman a mediodia para confirmar la reserva.Hasta aqui todo correcto.Pero cual es nuestra sorpresa cuando al llegar al local,nos comentan que esa noche no se puede cenar de carta,solo con menu degustacion.No le comento nada a la chica que regenta el local(desconozco su nombre), pero pienso que me lo podia haber comentado.Puedo entender ,tal vez, que haya sido algun contratiempo de ultima hora,pero al no darnos ninguna explicacion del motivo,nos quedamos un tanto sorprendios, ya que teniamos ganas de probar cosas nuevas.Al menos el menu no fue exactamente el mismo,lo van variando,cambiaron 2 o 3 platos.
Resumiendo, la comida sigue siendo muy buena, el precio bastante competitivo tambien,pero explicar las cosas es mejor que callarselas,esa es mi opinion,siendo que la chica nos pregunto si ya conociamos el local.
El servicio, por otra parte,un poco desbordado.
Otro tema es el vino.Pedimos un blanco de Almansa, creo que el Adaras barrica,muy bueno,pero al estar en una mesa bastante encajonada al lado de la barra de la entrada,y no haber sitio sufienciente para colocar la cubitera,optan, con nuestro beneplacito por colocar el vino con su cubitera en la barra.A nosotros no nos importo, pero al menos, podian en algun momento,dada la incomodidad de la situacion,haber estado un poco atentos al servicio del vino.De hecho, tuve que pedir una servilleta para que no se nos vertiera toda el agua de la cubitera cada vez que servia el vino.
Eso si, el camarero, muy voluntarioso, venia cada 10 minutos para preguntar que tal iba todo.Tal vez el fallo fue mio por no decirselo en ese momento, pero tambien creo que era algo evidente.
Resumiendo, 2ª visita un poco agridulce.La comida sigue estupenda, pero el servicio un tanto desbordado y con fallos un tanto graves.
Deseo que los subsanen, ya que el sitio vale la pena.
Por ultimo ,no cobreis 3 euros por una Alhambra reserva 1925.En el super no llega a 1 euro.Me parece bastante abusivo.Hay detalles y detalles.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar