Restaurante Zorzal (CERRADO) en Madrid
Restaurante Zorzal (CERRADO)
País:
España
Provincia:
Localidad:
Zona:
Dirección:
Cód. Postal:
Tipo de cocina:
Añadir vino por copa
Precio desde:
48,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Nota de cata PRECIO MEDIO:
54 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
6.4
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
7.0
Comida COMIDA
6.7
Precio medio entorno ENTORNO
6.7
RCP CALIDAD-PRECIO
4.8
Opiniones de Zorzal (CERRADO)
OPINIONES
7

Cena. Pez limón (carpaccio) con tartar de aguacate. Más que correcto. Corvina con puerros, de alta escuela por la cocción (perfecta). Acompañan unas nueces de macadamia a la entrada y unas arbequinas. Pan normal. Copa de Blanco verdejo Rueda, creo recordar que Aina. Bien. Teja acompañando café final. Cenado correctísimamente y bien atendido por Sergio, que se brindó a explicaciones de todo tipo.
Anécdota: dos tipos que llegan con la Michelin del 2007 pensando que el local era el Zaranda (en ese año estaba realmente ahí)...ni pajotera de castellano...Zorzal les llamó al Zaranda de Eduardo Dato (donde están ahora), les reservó mesa, les pidió taxi y les invitó a dos copas de cava mientras esperaban...un 10 en atención.

La primera vez que acudí a este restaurante para cenar, nos desaconsejaron el menú degustación por "excesiva cantidad para cenar", pedimos a la carta y quedamos bastante satisfechos, eso sí, 55/pers.
Cual no sería nuestra sorpresa cuando, un año después, volvemos a comer (para pedir el menú que venía en su pagina web) y nos dice el jefe de sala "que lo han quitado porque nadie lo pedía" y que la página web no está actualizada por que se la hacen "B.D.F." (by de face), es decir, gratis, un amigo.
El resultado de la visita a 58/pers, con platos de risa como el pez limón (del que pedimos 2 raciones por consejo del jefe de sala), es bastante decepcionante, todavía no se han enterado que lo de cobrar de más por ser segundo restaurante de... ya no se lleva. Así estaba de vacío....

Repetimos después de un año, acudiendo con unos amigos que no lo conocían y deseosos de probar el menú degustación que aparecía en la web pero, sorpresa, lo habían quitado. Tomamos de la carta renovada (no actualizada tampoco en la web) 5 medias raciones por persona: pez limón (ridículo plato en cantidad y concepción), coca con escalivada (bueno)/arroz de sepia (sabroso pero con el arroz algo duro), bacalao club ranero (muy bueno), rabo de toro/arroz de pato (ambos buenos) y de postres, baba de ron/sopa de chocolate (correctos sin más).
Para beber blanco Agaliú (18 eu) y un atractivo cigales Sang Nova (24 eu). Carta de vinos corta con precios al 200%. El entorno, servicio de vino y sala siguen siendo buenos.

Debo corregir mi crítica de hace un año; creo que se tambalea la claridad de su oferta. Algo tuvo que fallar, para que cuatro personas, sin excesos, saliésemos a 55 euros por cubierto y quedásemos poco satisfechos de la experiencia y con algo de hambre. Cuando los platos siguen una esencia tradicional renovada y de calidad, no puede ser presentada en dosis tan escasas. Entendería esa limitación cuantitativa cuando la técnica, la innovación, la suprema calidad se viese reflejada en cada plato, pero cuando esto no es así, no se puede justificar. Cada plato era un suspiro que se diluía en dos/tres bocados, no dejando por ello, excesivo recuerdo y siendo insuficiente. Este restaurante dudo que naciera con esa vocación. Deben reconducir esta política de falsas y ocultas aspiraciones y más en estos tiempos, donde la apuesta debe ser clara y a precios moderados. Será lo que tiene Madrid o ser el hermano pequeño de Zaranda.

Empezamos con unos aperitivos...con aceitunas, nueces de macadamia, una crema de paté y una espuma de brandada que estaba muy rica. Después llegó el menú degustación. El parmentier de patata con huevo y velo de tocino muy bien....nos recordó -salvando las distancias- al plato "del huevo a la gallina" de Arzac. La ortiguilla de mar escarchada tambien estupenda y crujiente. El Bacalao con estofado de sus callos tambien un acierto....sobre todo los "callitos", con una textura y un sabor sorprendentes. Finaliza el menú con un rabo de toro deshuesado y estofado al vino tinto muy bien elaborado, aunque en uno de los platos se escapó algún huesecillo. Al postre, el bizcocho de dátiles acompañado de espuma de almendras y sopa de chocolate. Acompañamos la cena con un albariño, Lazas, y un somontano, Olvena 2005. El restuarante es pequeño y con una decoración muy agradable. El servicio bueno y sobre todo con ritmo en el menú degustación, que es algo de agradecer...y además se puede fumar¡¡¡. En general, una cena estupenda, de nivel, a un precio moderado para la calidad del producto.

Muy interesante este restaurante que combina diseño, buen trato al cliente, calidad en su materia prima y toques de sofisticación en sus elaboraciones.

Un local pequeño, pero muy bien montado. Un servicio cordial y muy profesional. Y una propuesta gastronomica que combina platos tradicionales con toques de autor.

Platos en los que se nota calidad en la materia prima y buena elaboración, pero que en ocasiones les falta conjunción...

La carta de vinos algo corta, pero bastante sugerente. Las recomendaciones del maitre, bastante buenas... al menos en mi caso.

En definitiva, Zorzal es una casa donde se percibe, tanto en el trato como en el plato, un cariño especial por la gastronomía y en todo lo que la rodea; gusta, aunque sin llegar a entusiasmar; y para este gastrónomo bien mereze la pena una visita.

No quisiera extenderme demasiado, pero si quereis una opinion mas detallada podeis verla en http://gastronomodesaparecido.wordpress.com/

He aquí un restaurante algo tramposo: el maître, que aparenta ser simpático pero que al final te das cuenta que representa muy bien su papel, te desaconseja el menú Zorzal (39 € + IVA), porque por la noche puede ser algo contundente, y claro, si una persona de la mesa le hace caso, porque no es de mucho comer, la otra tampoco puede. Así que a comer de la carta, que tiene unos precios de restaurante de lujo, casi. Y así, en vez de los cinco platos del degustación (incluido el postre), te tienes que conformar con un entrante compartido (chantarella con huevo a baja temperatura), un plato principal (salmonete sobre pipirrana; rabo de toro, éste excelente) y un postre (brioche, muy goloso; tarta fina de manzana, regular), amén de los aperitivos (brandada de bacalao en copita, etc.). Por diez euros más nos habríamos hartado de comer, en cambio, con este sistema de noche, poquito...

La carta de vinos, muy escueta, sí, y presentada de una manera informal, a tono con el local... Los precios, sorpresa, están muy contenidos. Nos recomendó el maître un rosado, Inurrieta Mediodía, creo 2005, D. O. Navarra, bastante bueno. Las copas, bien, creo que las de tinto son mejores...

El servicio, quitando al maître en la primera hora y un camarero de Lavapiés, deja bastante que desear, las camareras son del montón. A los postres ya no te hacen ni caso, te arrojan a la mesa la cuenta y las tarjetas, etc., y ni te despiden bien.

50 € por persona, no volvemos.

Importante restaurante con gran personalidad y claridad en su oferta:platos tradicionales con toques únicos, entorno y servicio atractivos, a precios contenidos.
Sergio, tipo dinámico, inquieto y con un trato muy cercano, dirigió nuestra cena acertadamente. Nos alejó del menú degustación (36€+Iva) al poder resultar muy abundante para la cena. Nos recomendó unos vinos muy atractivos:Blanco Agaliú (Cost.Segre) 16€ fresco, ligero y aromático y un tinto de Madrid:Tagonius Shyrah (2 copas 7€) profundo y goloso.
Finalmente, dos personas, tomamos: chupito crema Marmitako (entrante de la casa, destacadísimo), Arroz cremoso de chipirón (excelente), Pimientos de piquillo rellenos de changurro (muy flojo); Calamar en dos texturas (muy bueno), ventresca de Atún rojo con acompañamiento original (excelente). De postre el brioche empapado en nata y huevo caramelizado (muy bueno). Precio por persona: 50€. Muy buena relación precio/calidad. Estupendos panes. Carta de vinos algo escueta; copas Spiegelau, servicio correcto.
Nos gustó mucho y eso que no probamos el pisto con huevo, el rabo de toro, las manitas, la mollejas, la oreja, alitas de pollo, cochinillo, las alubias…. Volveremos seguro.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar