Restaurante Mercado de San Miguel

5
Datos de Mercado de San Miguel
Precio Medio:
32 €
Valoración Media:
6.9 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
6.6 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Centro
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



5 Opiniones de Mercado de San Miguel

El mercado de San Miguel, al igual que el centro gastronómico del Corte Inglés, es un buen punto de encuentro para los amantes del tapeo. Situado, cerca de la Plaza Mayor este antiguo mercado de abastos, se ha convertido en una referencia donde degustar productos de calidad en sus diferentes puestos de venta. Hay puestos de carnicería, donde degustar "in situ" entre otras, la carne de retinto de Extremadura o la Morucha de Salamanca, de diferentes quesos artesanos, de charcutería y embutidos, donde destacaría el jamón de Guijuelo, de especialidades gastronómicas, como el cocido, los callos ... las pizzas italianas, las croquetas, diferentes tipos de arroces, de frutas y verduras, de pasta y legumbres, de pescados y frutos del mar, como las diferentes variedades de ostras, salmón ahumado, anchoas de Santoña, conservas gallegas, mejillones, bacalao, percebes, gambas, calamares, langostinos, almejas ... sushi , de pastelería, como chocolates, helados, turrones, yogourts , y como no de cervezas, vermouths, jerez y diferentes vinos. La mayoría de productos pueden consumirse "in situ" o pueden comprarse para llevar.

El ambiente que se respira es muy agradable, para disfrutarlo solo hay que comprar los productos y elegir una mesa en cualquier lugar del mercado para degustarlos, lo que parece fácil pero que en horas punta debe ser muy difícil. Entre las 13 y las 14h tuvimos bastantes dificultades para encontrar una mesa y dos taburetes (yo comí de pie).

Comimos y compartimos:

un cucurucho de patas de calamares que estaban buenos.
una ración de 100 g de jamón ibérico de bellota, DO Guijuelo superior...humm y
9 croquetas: 3 de bacalao, 3 de langostinos y 3 de morcilla Muy buenas, aunque un poco tibias.

De postre MC tomó un yogurt ecológico a base de te rojo y albaricoques, Anaïs, un helado de yogurt, con dulce de leche, caramelo y pepitas de chocolate, que encontró muy bueno y yo tomé un chupito de yogurt a base de mojito. Los tres para chuparse los dedos.

Para beber optamos por 3 buenas cerveza de barril.

La cuenta ascendió a 19,60 €/persona. Buena RCP. Es una buena experiencia visitar ese mercado ya sea al mediodía o por la noche. Abren de 10h a 24h sin interrupción, excepto los jueves, viernes y sábados que cierran a las 2 h de la mañana.

Visita efectuada a las 14 horas del sábado 21. Por tanto lleno total. Buena idea y concepto. Para uno que va la primera vez es un caos, pero si se hace el ánimo y gestiona bien el caos, termina resultando hasta agradable. Estuvimos dando una vuelta y viendo las posibilidades. Al ser la primera vez vas un poco perdido y nos paramos en la cervecería de la entrada (gambas sin gracia y ¿congeladas?)pulpo bueno.Estuvimos después en la zona del jamón y queso (bien) con vino imperial 5€ copa. Rematamos en la vinoteca enfrente del caviar con una copa de Billecart Salmon Rose (12 € ) y un poco de caviar.

Resumiendo, para ir de vez en cuando esta muy bien. Cuando vuelva, al ya conocer es resultara mejor, pues ya vas a tiro hecho y perfecto.

Aunque sí es cierto que la cantidad de guiris y turistas en general es alta, merece la pena un paseo por el sitio.

Oferta de vinos interesante y espumosos en el puesto en cuestión, mínimo a 3€ la copa, que de un vino como el Wrongo Dongo es un atraco, en copa razonable, eso sí.

Nos pilló rematando el día, así que fue algo fugaz (bueno, quizas no tanto), dependiendo del puesto resulta más o menos caro (aunque la mayoría pica alto) y merece más o menos la pena, pasamos por el de sushi, que fue el que más aprovechamos y del que mejor se podía disfrutar, ya que al estar en un rincón, estaba con menos gente, además, al tener una oferta tan triste de japoneses en Zaragoza, encontrar algo un poco mejor, pues decidimos aprovechar, pidiendo unos 4 por barba (a 1€ o 1,5€ si es de atún), y una cerveza japonesa para acompañar (2,5€). Del resto de puestos, un par de croquetas del Lhardy (¿2€?) bastante flojas, que me habìa quedado con las ganas en el bar, y un par de montaditos, en el puesto de salazonas (1€), bastante mejores.

Se puede ir, aunque sea de forma puntual, para el turista, parada obligada.

Más calmados y con menos gente nos decidimos a aventurarnos y explorarlo todo un poco más detenidamente.
Es una buena idea en la que todo lo que puedes comprar para llevarte lo puedes consumir allí y digo todo, por que en la cervecería central, en el cartel indica el precio por cocinar los productos del mercado, pero no preguntamos si todos, solo algunos ni como, pero es una opción para seguirla.
Un puesto que me llamo mucho la atención es el de caviar, con distintos tipos y acompañados o con champagne o con vodka, tiene un precio fijo por una degustación de caviar, pero no tomamos allí nada, hay que dejar cosas para la próxima vez.
Para las ostras, que es uno de los puestos que mas publico tiene y que más tiempo te hace perder en su espera, hay un truco que recomiendo, acercaros a la pescadería que hay mas adelante, merece la pena ver sus esplendidos productos allí expuestos y si necesitas algo especial habla con ellos, pero también tienen unas ostras suculentas que te las abren allí, y unas almejas gallegas deliciosas que también te las abren, cargado con tu “mercancía” te vas a una vinoteca (no me fije en el nombre) que es fácil de ver, por su variada y amplia variedad de champagnes y/o cavas por copas y con una espera minima a disfrutar de tu elección. En esa misma vinotera tienen una amplia exposición de vinos que en la mayoría de los casos los puedes degustar por copas, pero si te pides una botella y no te la has terminado y te la quieres llevar, en una bolsa “metalizada” la hacen el vacío y te llevas ese resto de vino a tu casa.
Merece la pena tomarte una jamoncito en la esquina del mostrador de la charcutería, te pides alguno de los muchos panes de la panadería central, una tablita de quesos con tu elección, o en la cervecería una estupenda ensaladilla rusa con erizos y unas cigalas cocidas acompañado con una fresca y bien tirada cerveza. También hay un pequeño local que solo venden botellas de vino, por lo que vimos solo de una marca determinada en cada momento, el otro día era vino CUNE, bien por copas, por botellas o medias botellas, puedes coger tu botella y las copas que necesites y te vas comprando la comida por los distintos puestos.
Hay otro que merece la pena probar por sus ahumados, bacalaos, arenques, sardinas, salmones….
Rematamos con unos mini pestiños fritos, bañados con miel comprados en la tienda del horno de San Onofre/La Santiaguesa.
La verdad es que el sitio merece la pena y es una buena opción, pero sea el día que sea, se llena, y hay otro truquito que ha nosotros nos salio de perlas, en vez de llegar con toda la marea humana a las 14,00h y tirarte la “tira” de tiempo, llegas a las 13,00h, organizas la “logística” y cuando llega la marea, tu ya estas preparado a degustar los alimentos que has comprado y casi sin agobios.

El mercado de San Miguel, cercano a la plaza Mayor de Madrid, cerro sus puertas para reabrirlo totalmente remodelado, en su interior encontramos puestos al "uso" en los que además de comprar para llevártelo, puedes elegir las viandas y comerlas allí mismo, en general son productos gourmet, cuenta con bares y tienda de vinos donde puedes comprar la referencia que mas te guste y pedir copas para tomarlo con los productos que vayas adquiriendo, es ya famoso su puesto de Ostras y la pastelería del Horno de San Onofre, estuvimos una mañana de diario y había bastante gente con problemas en algunos de sus puestos, no quiero ni imaginarme los fines de semana y/o puentes, la calidad de sus productos en general es buena, pero no así el espacio para comerlos, o en esquinas del propio escaparate o en algún rincón de las barras destinadas para ello (siempre que este libre alguna esquinita), con paciencia y unas risas es al menos una opción distinta.
P.D.: Para copas, esta muy cerca el Gintonizer, para tomar algún gin.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar