Restaurante Rosmarino (Hotel Westin Valencia)

Datos de Rosmarino (Hotel Westin Valencia)
Precio Medio:
21 €
Valoración Media:
7.1 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: El Pla del Real
Dirección: Amadeo de Saboya, 16
Código postal: 46010
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


4 Opiniones de Rosmarino (Hotel Westin Valencia)

Suelo ir alguna que otra vez a desayunar a The Westin en Valencia. Los desayunos se sirven en el restaurante Rosmarino. Las veces que he ido me ha gustado bastante. Siempre suele coincidir con el aniversario de algún amigo y/o familiar.

El desayuno es tipo buffet libre y hay una gran variedad. La bollería, con los croissants, los brioches, magdalenas y un largo etcétera es muy bueno. La textura hojaldrada de los primeros es difícil de encontrar en Valencia. Las bandejas calientes con bacon, huevos pasados por agua, morcillitas, etc. está excelente. La colección de panes listos para tostar no desmerece en absoluto. La sección del fiambre, con quesos, embutido y jamón es también deliciosa y mención aparte tiene el salmón marinado. Es sabrosísimo y yo diría que por su sabor parecen marinarlo en la cocina del propio hotel. Ir con niños a desayunar a The Westin es toda una experiencia, les encanta comer allí.

Sí conviene mencionar la calidad del café. Otras veces lo recuerdo magnífico, con cafeteras individuales para la leche y el café. Esta última vez no ha sido así. Parecía más bien de sobre y creo que desmerece mucho en un hotel de esa categoría.

Se puede terminar el desayuna nada menos que brindando con cava. Relación calidad precio aceptable.

Cena celebracion para doce personas. Marco perfecto. Terraza en el patio interior del hotel que te hace parecer que no estas en la ciudada. Muy buena disposicion de mesas , con cristaleria, manteleria, vajilla y cuberteria de buen nivel.
El menu consistió en tres entrantes al centro y un segundo a elegir.
Primer entrante : Wan-Tan de setas con salsa agridulce y fondo picante. Muy buen plato , crujiente, nada aceitoso y con un relleno de setas y morcilla. Original , sabroso y buena combinacion de texturas.
Segundo entrante : Salmon ahumado sobre lecho de patatas fondant. Salmon de calidad , pero las patatas todavia eran superiores. Muy bien cocidas , con una textura y un sabor fuera de lo comun. Se acompaña de una salsa blanca.
Tercer entrante : Salteado de habitas Baby con chipirones y bacon. Mucho sabor y perfecta ejecucion
De plato principal tome solomillo de ternera con salsa de pimienta. carne jugosa, tierna y con notable sabor. la salsa, pese a tener aspecto "maicenoso" estaba francamente buena
Postre : Brownie con helado de chocolate y helado de leche. Muy buen postre. Contundente . A quien no le guste el chocolate que no lo pida , pero si eres amante de ese tipo de postre es para comerte tres.
Muy buen servicio. Profesional, diligente y atento. En ningun momento faltó ni bebida ni pan. Buen ritmo entre plato y plato.
Al ser menu concertado con bebidas incluidas no puedo hablar de la carta de vinos, pero el servicio del mismo fue como el de sala, bueno.
Buenos panes de tomate y chapata cuadrada. Cafe algo mas flojo ,ahi se nota que estas en un hotel. No entiendo lo dificil que es encontrar un buen cafe en un hotel por mas de lujo que sea, como es este caso
La cocina es la clasica que podriamos esperar en un hotel, pero con buena calidad y cocina correcta.Sin duda el marco merece una cena. Lugar idilico . Un oasis de paz, de tranquilidad y observar caer la noche desde su terraza en una compañia tan buena como la que tuve anoche , hace que sea un lugar de recuerdo imborrable.
No puntuo la RPC porque fui invitado, pero aseguro que una cena aqui es una experiencia que oxigena

Restaurante ubicado dentro del hotel westin de Valencia. El edificio es muy bonito y tiene un gran patio interior con una terraza donde también se puede comer.
El local es agradable, está formado por dos partes, una baja en la que las mesas tienen poca separación y otra elevada por unas escaleras con una mayor separación entre mesas.
El servicio para mí fue atento y agradable,el chef nos atendió en varias ocasiones y solicitamos cambiar el plato principal del menú de mi mujer por un pescado a lo que accedieron gustosamente.
Entradas
Chupito de crema de calabaza con mascarpone: estaba muy bueno la mezcla de sabores, pero su tamaño era del todo minimalista.
Mezclum de lechugas finas con láminas de verduras y cherrys con vinagreta de mostaza antigua: estaba buena pero carecía de contenido, sólo mezcla de lechugas , láminas de pepino y un par de tomates cherry.
Plato Principal
Secreto ibérico con trinxat de bacon y setas: estaba exquisito, para mi el mejor plato de toda la comida, el trinxat de bacon era una especie de puré de patata con bacon.
Lubina la espalda, según me dicen mi mujer muy buena y también acompañada por el mismo trinxat de bacon.
Postre
Opera de chocolate con helado de frambuesa: el poste estaba delicioso y la combinación del helado con el chocolate riquísima.
A diferencia de la semana de cuina oberta anterior, uno de los patrocinadores es cruzcampo y está incluido en el precio la degustación de la cerveza cruzcampo especial que estaba muy buena.
Sólo puedo valorar este local con el menú cuina oberta, pero despues de cobrarnos más de 4,00 € por un cortado y casi 6,00 € por una fanta de limón, creo que es desproporcionado algo que me hace bajar la nota de la relación calidad precio.

El ambiente está muy bien, muy elegante y dispone de una terraza muy acogedora que debe estar genial con buen tiempo, tanto de noche como de día.
Nos habían preparado una mesa de 4 para 5 muy apretados, menos mal que fallaron dos personas.
El servicio mediocre. Para realizar la reserva tuve que llamar dos veces para confirmar.
Durante la comida llamé a una camarera que no era la que nos atendia la mesa y me puso una cara como diciendo: pregunta a tu camarera que no es faena mía tu mesa...
La comida correcta. Menu un tanto escaso. Chupito de calabaza con mascarpone, Mezclum de lechugas finas (No muy allá), Secreto ibérico con trinxat de bacon y setas (muy bueno, aunque pienso que no era secreto sino pluma ibérica), de postre: Tarta de chocolate con helado de frambuesa (el chocolate exquisito).
No pedimos vino ya que era el único de la mesa al que le gusta.
El precio aceptable ya que era una oferta especial debido a que era la semana de "cuina oberta" en el que el menu costaba 18 euros (bebida a parte, aunque ofrecian una cerveza de degustación), al final salimos por 25 euros por cabeza al pedir cafés y una botella de agua. Me pareció excesivo 4,25 euros por cada cortado.
No repetiría a no ser por alguna oferta especial por probar la terraza.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar