Restaurante Hotel del Oso

Datos de Hotel del Oso
Precio Medio:
32 €
Valoración Media:
6.7 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.6 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Cantabria
Localidad: Cosgaya
Dirección: Carretera C-621 km 14
Código postal: 39582
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 26,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


16 Opiniones de Hotel del Oso

No llegaría a recomendar un largo viaje para visitarlo, pero estando en la zona es una buena recomendación. Cocina tradicional, buen producto en general, precios ajustados y un buen servicio , profesional y ágil que dulcifica sus habituales aglomeraciones, al menos en verano. El servicio sonríe, te atiende y se fija que no es poco.Esta vez me gustó menos el cocido lebaniego, con los garbanzos excesivamente cocidos, pero es una opción que no hay que dejar pasar. Buena carne, con queso de Tresviso, riquísima. Raciones generosas, buenos postres , de calidad. Carta de vinos amplia, algo desequilibrada, pero suficiente en un restaurante así. Si pasas por Cosgalla, entra al Hotel del oso, diría...

El pasado mes de agosto estuve de vacaciones con mi esposa en Cantabria, magnífico pais, donde la armonia de sus tonalidades verdes y azules configura unos paisajes de una belleza excepcional, como igualmente lo es la calidad de los productos de su amplia oferta gastronómica . Como en cada uno de nuestros viajes hemos aprovechado para descubrir nuevos restaurantes. Sobre 20 visitados, todos de un buen nivel, hemos seleccionado 8 : 2 en la Marina Occidental (Annua y Casa Uzquiza), 1 en Liebana (Hotel El Oso), 2 en la Transmiera ( El Galeon y Juan de la Cosa), 1 en Santander (El Serbal), 1 en los valles de Saja-Besaya (Meson La Bolera), y 1 en la Marina Oriental(Casa Felipe). (Visitar cada restaurante para leer nuestra opinión)

Estuvimos alojados 3 noches en el Hotel del Oso *** situado en pleno corazón del Valle de Liébana, en Cosgaya. Es un hotel rústico, muy típico y muy acogedor atravesado por un rio, con una bonita piscina y muy cerca del Parque Nacional de los Picos de Europa. El servicio es impecable y la amabilidad y la simpatía de todo el personal es digna de elogio. Hay que destacar que casi todo el personal del hotel es femenino y va vestido con el traje regional lebaniego. La entrada del Hotel está custodiada por 2 enormes cancerberos ( 2 simpáticos Sanbernardos). Durante nuestra estancia pudimos apreciar la excelente cocina que preparan en su restaurante y degustar sus desayunos buffet (10€/persona) que son excepcionales tanto en calidad como en surtido. La reposteria casera y en particular sus crêpes son TOP de TOP.

En cuanto al Restaurante, no recordamos exactamente el detalle de lo que comimos en cada una de nuestras tres cenas (10,11 y 12 de agosto), pero si que nos acordamos de la exquisitez de sus carnes rojas y de sus lechazos, del magnífico cocido montañés (no pudimos degustar el cocido lebaniego porque solo lo preparan al mediodia) de sus buenas sopas y excelentes ensaladas de queso y anchoas de Santoña, de verduras etc. .. Sin olvidar sus postres caseros y tipicos de la zona que son de excelente elaboración.. La carta de vinos es correcta.

El precio medio del restaurante todo incluido (vino, agua, cafés...) es de 30€/persona

Hotel y Restaurante super recomendables si se está en La Liebana. Volveremos en cuanto tengamos la ocasión.

Visita relampago a un lugar que invita al reposo.

Comida informal con Rabas, San Jacobo con pimientos de Padrón y tarta de queso. Otras cosas encima de la mesa como cocido, sopas, chuletas y otras lindezas.

Para beber Tomás Postigo Crz. 2009. Ha estado T. Postigo por alli unos dias dandose la buena vida, no os digo más.

Merece la pena.

Hacia muchos años que no visitaba este restaurante y todavia recuerdo la pareja de San Bernardos que custodiaban la entrada y que ya no estan.
Se trata de un hotel rustico, todo piedra y madera, situado junto a la orilla del rio en plenos Picos de Europa.
El salon es amplio y la estetica sigue la linea del hotel todo en piedra y grandes vigas de madera, las ventanas dejan ver las montañas al fondo.
Las mesas tienen una correcta separacion y estan bien vestidas, vajilla, cuberteria y cristaleria correctas.
Las camareras dispensan un trato agradable a la vez que eficaz y todas ellas visten el traje tipico lebaniego.
Al ser un dia bastante caluroso desestimamos pedir cocido lebaniego, el plato estrella del restaurante y nos decidimos por una ensalada de bacalao y guacamole, 15,2€, muy buena y con una excelente presentacion y un chuleton de ternera 27€ de aprox. 1 kg, buen sabor de la carne conseguido gracias a que la hacen a la brasa, quizas fuera necesario acompañarlo de un plato refractario o una piedra ya que los ultimos trozos se te quedan bastante frios.
De postres, helados de orujo con miel y chocolate blanco, 4,50 c/u, con un sabor bastante conseguido.
La carta de vinos es de corte bastante clasico, Riojas y Riberas entre los que podias encontrar alguna que otra añada antigua y algun guiño a otras D.O, elegimos para la ocasion un Remelluri Reserva 04 a 23€, servicio de descorche y prueba.
Terminamos con unos cafes y unos chupitos de orujo.
Si estas por la zona es de visita obligada.

Nos desplazamos de nuevo a Cosgaya a disfrutar de una agradable comida en un dia un poco nublado pero con buena temperatura.

Tomamos un aperitivo en las remodeladas terrazas disfrutando del paisaje y de la tranquilidad.

Pasamos al comedor, donde tras las ultimas remodelaciones han conseguido mas luminosidad quitando el gotele y aplicando nueva iluminacion.

Vajilla y cuberteria mas que correcta y copas correctas.

Para 4 personas pedimos:
* Rabas de calamar fresco, impecables, sabrosas y tersas. Increibles.
* Consomé de cocido, reconfortante + consome de sopa de gallina identico
* Ensalada de verduras, quesos de liebana y frutos secos, diferente y gustosa, nos trajeron un platillo con mas avellanas y madre mia que sabor. Verduras al dente y repollo hilado muy rico.
* Cocido montañes, como siempre espectacular, los garbanzos pequeñitos y suaves y las viandas muy sabrosas.
* Merluza a la plancha, de San Vicente segun nos dijeron, perfecta de punto y fresquisima. Dos lomos de buen tamaño con verduras.
* Lechazo asado, una paletilla delantera deliciosa, jugosa y tostadita por fuera.
* San Jacobo de toda la vida. Tan grande como mi cara y relleno de jamon serrano y queso de liebana. Acompañado de pimientos de padron y patatas. Lo deguste con pausa y me duro 30 minutos.
* Postres caseros, arroz con leche, canonigo y helados.

Para beber una botella de Abadia Retuerta SE 2006, bien de temperatura y servicio, en un momento excelente para el consumo. La disfrutamos.

Un sitio para volver mil veces, para echar el dia de excursion y tomarte un cafe de sobremesa en las terrazas hasta bien entrada la tarde. Momentos para relajarse y ver lo bueno de la vida.

El Hotel del Oso es muy conocido en toda la zona y sigue haciendo honor a su fama. Visitamos el comedor por la noche por lo que no probé su famoso cocido lebaniego. Optamos por unas ensaladas, bocartes rebozados, entrecot a la plancha y lechazo asado. Todos los platos con un nivel notable de calidad. Servicio atento y profesional. Los precios, a cambio, son más altos de los que se encuentra en otros buenos restaurantes de la zona. Lo veo un sitio más para visitar en pareja que un sitio para ir un grupo abundante con niños.

Bonito edificio en piedra de estilo montañés en el que hotel y restaurante comparten espacio. Tanto el exterior como el interior están bien cuidados y decorados. El recetario es clásico, con especialidades de la cocina de la zona de Liébana. Pedimos el clásico cocido lebaniego, eso sí recomendable tomar una única ración para cada dos, pues son enormes. Presentado con una bonita sopera, esta resultó excelente, aunque un poco fria. A continuación la gran fuente con los característicos garbanzos lebaniegos, pequeños y en su punto, excelentes las carnes y el relleno. Pedimos también chuletón, para mi gusto lo más espectacular. Por 25 euros nos sirvieron un chuletón de un kilo ochocientos gramos, de un tamaño enorme, pero en su justo punto, una carne de sabor delicioso, de gran calidad se fundía en la boca, pese a su enorme grosor. Al postre, obviamente, no llegamos. El servicio del vino es correcto, este llega a su justa temperatura y es adecuadamente servido.

En definitiva buen sitio, si lo que se quiere es comer comida casera bien hecha y sin grandes especulaciones gastrómomicas. Eso sí, la carne de las que más me han gustado. A años liz de otros chuletones probados en asadores o restaurantes vascos de prestigio en Madrid y, además, de mayor calidad y cantidad y a menos de la mitas de precio. Recomendable.

Todos habláis del Cocido Lebaniego. Lo siento no lo probé.
Quedará en mi recuerdo por un entecote con un sabor que hacía años que no probaba.
Casi lloro mientras me lo comía.
No hablo de cantidad. sólo de calidad.
volvería con los ojos cerrados mañana mismo.

Me esperaba bastante más de este restaurante, en vista de los comentarios tan favorables vertidos hasta ahora. El local es agradable, aunque el restaurante es quizás la estancia menos lograda de este encantador hotel. La atención es correcta y los precios contenidos. Otras cosa es el nivel de su cocina. El cocido lebaniego no justifica el desplazamiento, y eso que resulta su plato estrella. La sopa con la que se inicia está muy rica, pero los garbanzos y las viandas se quedan muy por debajo. Además de esto, y para empezar la comida, comimos anchoas con pimientos, que no resultó nada especial. Los postres son también bastante vulgarotes. La carta de vinos no está mal, pero las copas son inadecuadas. Si vuelvo a Liébana, probaré en otro local, aunque quizás salga con peor opinión.

Es un hotel tradicional, enclavado en uno de los lugares más bonitos, con una comida excelente pero tradicional, la relación calidad precio es muy buena y la atención es correcta y amable yo lo recomendaría como uno de los mejores sitios para comer en Liébana. No entiendo los comentarios de Gaspar, si lo que quieres es alta cocina no es que el restaurante esté mal, es que te equivocaste de sitio. De tus recomendaciones sin comentarios, yo te hago una pero eso sí, llevaté 120€ en el bolsillo para tí solito y si prefieres un menú degustación 80€. Restaurante el Bohio, avd de Castilla La Mancha, 81 Illescas, (Toledo): buena carta de vinos (premio Goumet a la mejor carta 2005) cocina moderna e innovadora con sabores tradicionales, gastronomía refinada, representación correcta y servicio excelente.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar