Restaurante Sant Pau (CERRADO): La perla de Sant Pol de Mar


Como sucede cuando uno visita un restaurante de esta categoría, expectativa y cierto nerviosismo el día señalado en el que tras unos meses de espera toca visitarlo. Expectativas muchas veces con cierto grado de incertidumbre, al haber leído multitud de críticas previas, buenas y no tan buenas. Entre las negativas, la de algunos comensales que critican la falta de emoción en la cocina de Carme Ruscalleda. Pues a mi, francamente, me emocionó la experiencia, que sin duda pienso repetir en el futuro.

Llegada a las 13:30 y nos aposentan de inmediato en una de las mesas frente a los grandes ventanales que dan al jardín. Comedor de pequeño formato, con unas 9 mesas convenientemente separadas y con mantelerías y vajillas de cortesía de primera categoría. Me gustó mucho el ambiente de la sala, se respira tranquilidad y el tamaño del local y actitud del servicio se apartan de otros restaurantes de mayor tamaño y con un servicio algo más alocado. Unas copas de cava de aperitivo y nos presentan las cartas, de las que elegimos el menú degustación (159€/persona) con el maridaje de vinos (60€/persona). Acto seguido nos presentan el pan que nos serviran con la comida, una barra acabada de hacer (una para cada mesa que queda en una mesita adyacente y que te van cortando y sirviendo según se consume) de costra gruesa y gran sabor. El sumiller nos comenta el "juego" que nos propone, nos irá sirviendo vinos con cada plato pero sin decirnos de cuales se trata, sólo nos los identificará tras acabar cada pase, cuando nos retire las copas a la espera del siguiente plato. Jugaremos a adivinar de que vinos se trata. Me gusto mucho la propuesta, en la que además TODOS los vinos servidos durante la comida eran catalanes, ademas de un mallorquín. Y Empieza el espectáculo:

- "Plánctulas", calabaza, nabo, vinagreta de Plancton: un aperitivo algo insípido, sobretodo textura, la calabaza casi cruda y la vinagreta de plancton en forma de espagetis semi-líquidos. Curiosos, para abrir boca.

- Coca de Xató, tortilla, salchicha, olivas, boquerón y piñones: una tartaleta finísima, con su salsa de xató y escarola que se mezclaba con el resto de ingredientes. Sabor a tope, la cosa se empieza a animar

- Dim sum de shitake, flor de loto, papada ibérica: uno de los platos que combina cierto toque oriental, presente en otros platos, con las materias primas más de cercanía. Para comérselo de un bocado y repetir, repetir, repetir!

Estos tres primeros pases conformaron los aperitivos, regados con un blanco D.O. Plà de Bages, Abadal Picapoll 2013.

-Guisantes con butifarra "tecno": Guisantes lágrima, tiernísimos, dulces, con una butifarra semilíquida esfericicada. Dos únicos productos, magistralmente cocinados y combinados. Un plato de 10. El vino servido fue un Xarel.lo 2013 de Cellers Nadal, D.O. penedès.

- Miso y dados de foie: caldo de miso, otro toque oriental para acompañar un foie que se deshacía literalmente en boca, un plato reconfortante y muy bien conjuntado. Lo acompañó una copa de Malvasía seca de Sitges, del Hospital Sant Joan Baptiste.

- Langostino y alcachofas: Langostinos de primera categoría, fresquísimos, cocinados al punto (sin ese acabado semi-crudo que ahora se lleva) excelsos, las alcachofas en texturas (fritas y en crema, que ligaba el plato) un plato increible. El vino servido fue un Velo Rosé, Tiana Negre de la D.O. Binissalem.

- Gambas sobre tosta de mar: un elogio a la cocina de pescadores, que cocinaban una tostada de pan mojada en suquet de pescado para posteriormente freirla. Sobre ella, unas gambas que al igual que los langostinos del plato anterior estaban perfectamente ejecutadas, una materia de primerísima calidad de la que uno podría comerse toneladas. Otro plato sublime. Una copa de blanco Sota els Angels 2012 de la D.O. Empordà maridó perctamente este pase.

- Rape con cítricos: lomo de rape fresco y jugoso, de nuevo una cocción perfecta, con toque cítrico y de cilantro, fusión de cocina mediterránea con un toque oriental. Rico. El vino fue un blanco Clos d'Agón 2011, D.O. Catalunya.

- El pase de carne consistía en una elección entre dos posibles, siendo dos comensales cada uno eligió uno para probar ambos: Carrillera de ternera (no recuerdo el resto de ingredientes) pero estaba deliciosa y Lomo de ciervo, poderoso de sabor y espectacular el punto (ligeramente crudo). Los dos platos bestiales. La ternera, maridada con un tinto del Priorat Planetes de Nin 2012, el ciervo con un tinto de la D.O. Conca de Barberà, Blankaforti 2013.

El pre-postre fue un triple pase de queso Cantell, combinando pan, vino, azucar i nueces, servido en tres texturas diferentes, a cual más sabroso. Un blanco de Monstant, Blanc Flor 2011 lo acompañó

Acto seguido, comenzaron los postres:

-Aromas de Montserrat con romero. En formato chupito, desengrasante y perfecto para dar pase a los siguientes postres.

- Estrella de hielo, piña, coco y menta picante. Refrescante y dulce, acompañado de una copa de cava de las bodegas Llopart, Nectar Terrenal de la D.O. cava. Gran postre

- Castañas y Marula, con naranja, chocolate y pimienta: postre de inspiración africana, la marula es un licor que se produce a partir del arbol del mismo nombre, el postre se servía sobre un tronco de dicho arbol, preciosa presentación y sabores contundentes para un broche perfecto a todo el menú. Después de este postre realmente ya no queda hambre para más.

Cafés y unos espectaculares petit fours, conformados por un Dragón sobre un soporte de metal y cuyas diferentes partes del cuerpo son los susodichos petit fours (chocolate blanco, negro, hojaldre con cabello de angel y piñones, cookies de chocolate, cookies con especias, brick de menta y Philo de regaliz y sidral). Absolutamente genial.

En las mesitas del jardín terminamos la experiencia cuatro horas y media después, con una copa de cava y un gintónic). Carme Ruscalleda salió a saludar a todas las mesas e interesarse por el servicio.

Una gran experiencia, en mi opinión comparable en cuanto a satisfacción al Celler de Can Roca, el otro triestrellado que he tenido la ocasión de visitar aunque son conceptos gastronómicos diferentes y sobre gustos, ya se sabe.... Aquí se prima la materia prima local y las raíces y la tradición del recetario, con toques de vanguardia en las técnicas utilizadas. En cuanto pueda, repetiré!!

  1. #1

    JaviValencia

    Te felicito por la maravillosa experiencia en uno de los grandes y también por haberla trasladado al foro. Un personaje entrañable Carme.

    Un cordial saludo

    Javi

  2. #2

    Imperial Vs72

    el menos mediático de largo de los grandes restaurantes españoles, seguramente por la forma de ser de Carme, poco dada a aparecer en los medios...

    a mi me encantó la delicadeza que destila su cocina, en la que las cosas más "simples" se realzan de forma maravillosa; esos guisantes o las judías son de las cosas que te hacen preguntarte qué comes tú en casa cuando tomas algo que se llama igual

    Saludos

  3. #3

    Gastiola

    Te haces de rogar últimamente pero menuda "vuelta a los ruedos"..... Tremendo homenaje, sin duda.
    Eso es lo que todos deseamos, satisfacción total en todos los aspectos. Poco que decir, simplemente enhorabuena. Un saludo.

  4. #4

    Atni

    en respuesta a Gastiola
    Ver mensaje de Gastiola

    Sí, lo cierto es que últimamente no comento mucho porque visito restaurantes cerca de casa que en muchos casos ya he comentado una o dos veces y no quiero repetirme demasiado... Pero en este caso tenía que hacerlo, la experiencia mereció mucho la pena! :) Saludos!

  5. #6

    Atni

    en respuesta a Imperial Vs72
    Ver mensaje de Imperial Vs72

    Sí, a mi me pasó con platos como los guisantes o el marisco, pensé "en mi vida sabré cocinar estos ingredientes con ese punto" :D

  6. #7

    Miguelbc

    Mira que lleva años en mi punto de mira... Siempre me ha caido simpatica esta mujer.

  7. #8

    oscar4435

    Tengo un recuerdo entrañable de esa mujer , dejándonos la trona de su nieta para mi niña y echándome la bronca cuando la quise despertar para hacernos una foto con ella , por supuesto no la desperté .

    Me pasa como con subijana , son grandes cocineros , pero mediaticamente olvidados , creo yo.

  8. #9

    Atni

    en respuesta a oscar4435
    Ver mensaje de oscar4435

    Es lo que digo, todo era muy familiar, empezando por la propia Carme y el resto del servicio, pausado, tranquilo como si no tuviesen "las cámaras delante" ni ninguna presión por estar constantemente vigilados, algo de agradecer. Supongo que, a pesar de las tres estrellas, el hecho de no aparecer entre los 100 mejores de la lista "Restaurant" les quita mucha presión, no así como el Celler u otros, que siempre tienen mil ojos encima vigilando y valorando todo lo que hacen ;)

  9. #10

    Joan Thomas

    Tendré que volver. Hace ya bastantes años que no he visitado el restaurante y tu comentario me ha rememorado grandes momentos gastronómicos. Su cocina es excelente y el menú que tomaste me parece magnifico. Enhorabuena por ese gran momento...

    Un saludo

    Joan

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar