Restaurante Nou Racó en El Palmar
  

Restaurante Nou Racó

17
Datos de Nou Racó
Precio Medio:
46 €
Valoración Media:
6.3 10
Servicio del vino:
4.7 10
Comida:
5.8 10
Entorno:
8.9 10
Calidad-precio:
3.9 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Nou Racó Nou Racó Nou Racó en El Palmar

17 Opiniones de Nou Racó

Sin duda, es el mejor entorno y paisaje para disfrutar de una buena comida o cena, pero el problema es que eso no existe. La carta no varía apenas en años y el servicio cada año ha ido a menos, menos profesional y camareros de temporada sin suficiente experiencia para un sitio tan exquisito y tan mal aprovechado.
Hasta 45 minutos de espera desde que nos sentamos hasta que trajeron el entrante sin un triste aperitivo que te engañase el tiempoo y el estómago ni mucho menos una bebida.
por un entrante de fritura para dos, un tartare de atun con aguacate y wasabi para no poder saborear nada más y una mini zarzuela de rape (1 mini trozo), dos almejas y dos gambas+un vino el más barato por cierto 20€ y muy bueno y una botella d3 agua y un cafe (90€)

deseando terminar para irme a mi casa del pésimo servicio y el poco partido que se saca a un entorno así.
En mi opinión un sitio de esas características debía estar por encima de los restaurantes tradicionales, con un trato exquisito y profesional, detalles al cliente, aperitivos de comida o bebida, sin tiempos de espera con atención personalizada.....pq el entorno no es todo y el precio es desorbitado para cantidad ínfima

Por fin hemos ido a este restaurante del que tanto hemos oído hablar. Y para todos los gustos. La verdad es que casi todo hacía referencia a lo mágico de su entorno, cosa que es totalmente cierta, pero a mi me interesaba más la parte gastronómica, en la que me habían dicho de todo. Y me he llevado una grata sorpresa. Ayer fui a comer y como fue una decisión de última hora no encargamos ninguno de sus arroces, cosa que pretendo hacer en breve. Elegimos para empezar Tartar de salmón sobre tostas de cebolla y langostinos al ajillo. Luego yo me pedí la Zarzuela de rape y mi acompañante Rodaballo a la plancha. Para beber tomamos Belondrade y Lurton. Y de postre sorbete de café. Estaba todo buenísimo. Imagino que por el hecho de ser jueves el restaurante estaba tranquilo, cosa que agradecimos muchísimo, y nos atendieron perfectamente. No hubo tiempos de espera, la atención muy correcta y la sensación tras la comida es que nos encantó. Que volveremos porque hay muchas cosas que queremos probar, como los arroces melosos y las paellas a leña. Ya os contaré qué tal...

Un verdadero desastre!!!!!!!! Como bonito...precioso,pero deja mucho que desear la calidad y sobre todo el servicio.Hoy he ido a comer con mesa reservada y arroz encargado, a las 14:45 nos sentábamos en la mesa y hasta las 15:15 no han venido a tomar nota ni siquiera de la bebida, eran las 15:45 cuando nos han traído el primer entrante(tomate con ventresca), las 16:10 el segundo, recomendado por "la metre" de la cual comentare ahora,(revuelto de setas),y el último entrante 16:20(tellinas),claro después de casi dos horas y a falta del arroz he salido a fumar y cual es mi sorpresa que veo a la metre fuera fumándose tranquilamente un cigarro con unos clientes que habían terminado su comida,lo cual me parecería correcto si en el restaurante todo funcionara bien, pero eramos mas de 4 mesas con platos vacíos y mirándonos entre nosotros, eran las 16:45 cuando nos han traído el arroz, frió, pasado y soso, muy soso. Solo había un camarero para toda la sala, que el pobre hombre no sabia donde meterse debido al caos.Eran las 17:15 cuando hemos terminado de comer y hemos pedido postre y café, hasta eso ha tardado 20 minutos más.
La cuenta........la recomendación de las setas 40€ !!!!!!!!! una media de 18€ por entrante.....19€ la ración de arroz a banda.Total, 45€ por persona, contando que una de ellas no ha pedido plato, El precio,dentro de lo que cabe, me lo esperaba,menos lo de las setas eso si, que claro no estaban en la carta...Lo que de verdad esperaba era haber tenido la deferencia de pasarse por la mesa a disculparse por el servicio o simplemente justificarse.........
Me ha parecido una tomadura de pelo, es una lástima que con el dinero que han invertido,el entorno tan ideal,y todo lo que desde fuera promete... dejen al mando a una persona con tan poca profesionalidad.
Mi sensación es que realmente, no les importa la satisfacción del cliente, porque al estar en un lugar privilegiado llenan por castigo, es una verdadera lástima.

El pasado Sábado tuvimos (mi señora y yo) la ocasión de acudir a este local en la celebración de una boda civil.

Había estado con anterioridad, cuando se llamaba de otra manera (Racó de L’Olla) y la imagen que albergaba en la mente era de un sitio donde se cocinaban buenos arroces, para “guiris”, caros y donde se servían en mantel de papel y con sillas de anea. Tengo que decir que la primera imagen que me llevé al entrar en el local fue radicalmente distinta. El sitio, reformado totalmente, con suelo de parqué y prácticamente acristalado en su totalidad, no causaba esa sensación y posteriormente lo confirmé. Nada quedaba de ese antiguo “Racó de L’Olla” de silla de anea y mantel de papel.

No conocíamos a nadie, así que consultamos a una chica que habia en la entrada, en una especie de guardarropia, sobre donde era el evento. Nos indicaron el salón inmediatamente.
El sitio estaba abarrotado, el movimiento era constante, tanto fuera como dentro podíamos observar los restos de bodas civiles y el movimiento de invitados, en los alrdedores del complejo calculo que podria haber más de cien personas. Parece que tiene cierto éxito. He de decir que el entorno es espectacular.

Entramos en el salón y nos ofrecieron el aperitivo. Se trataba de una combinación de fríos y calientes, donde he de decir que lo que más me agradó sin duda fue el Jamón, un 5 jotas sin discusión. Respecto a los bocaditos y demás, bien a secas, para matar el rato y algo el hambre antes de la comida. En mi opinión lo que debe ser un aperitivo, pero sin aspavientos.

Respecto al menú.

Nos ofrecieron una ensalada de perdiz, aderezada con frutos secos, y trocitos sofritos de ave. La verdad fue de nuestro agrado, aunque esperábamos algo más de originalidad. Para ser justos, la originalidad de los platos de un evento, no dependen del local, ya que son los novios los que eligen (tendremos que volver para ver que tienen en carta y si acompaña con lo que vimos este fin de semana).

El plato principal era arroz con langostinos. Soy valenciano, me he criado aquí y conozco bien los productos de mi tierra, y no se me caen los anillos al decir que en esta ocasión ha sido una de las mejores arroces en paella que he probado nunca. Me alegro que haya sido en mi tierra, habría sido muy frustrante para mi que me la hubieran ofrecido en Madrid o en cualquier otra ciudad. Excelente respecto al arroz.

Puesto que pedí repetir el plato de arroz, no pude probar los espárragos que iban detrás, así que no puedo opinar.

Lo que sí probé fue el postre, una especie de pirámide de chocolate con cierto toque de naranja, algo empalagosa para mi gusto, pero tampoco es que yo sea especialmente goloso.
Respecto de los vinos, muy sencillitos, desconozco si por ausencia de variedad del local o por elección de los novios (Marques de Riscal, Lagunilla y Dominio de la Vega, selección bastante corriente)

El servicio correcto sin más, que en los tiempos que corren ya es mucho.

En resumen y en mi opinión, un sitio para ir a lo seguro, sin inventos. Arroces excelentes y platos típicos, no es un sitio para buscar innovaciones.Si es así me parece que puntúa bastante alto, si lo que se busca es cocina de autor, no creo que se lleve una gran impresión.

El entorno, como el arroz, impresionante. Para disfrutarlo.

Mi nota 8 de 10

Acudí al Nou Racó, después de muchos años sin acercarme a este restaurante y he de añadir que observo un deterioro extraordinario de la calidad del producto. Soy Director de Hotel y experto en restauración desde hace mas de 30 años y me sentí profundamente decepcionado.
Por partes.
Nuestra mesa estaba en un comedor de banquetes, con mesas rectangulares y centro de flores artificiales (el mismo de las bodas) Suelo de tarima flotante y sillas de banquetes con las fundas de raso. El reparto de las mesas en la sala, dejado caer de cualquier manera, sin órden alguno.
1.- Primera sorpresa, 2 euros por persona de servicio. Como a mediados del siglo XX.
2.- No tienen propuesta para niños, en un lugar que destaca positivamente por su zona de juegos y espacios verdes, y donde había tantos niños como adultos.
3.- Primer entrante, 12 euros + IVA. Boquerón de mercado frito. Muy buenos pero escasos. Ocho boquerones en un plato de presentación. Ridículo.
4.- Segundo entrante, 16 euros + IVA. All-i-pebre (En la albufera) Si los mas antiguos del lugar hubieran probado ese plato, los hubieran expulsado de su término municipal. Patatas duras y cocidas por separado del resto del guiso. Las anguilas, duras y por terminar su cocción. Guiso deslabazado y sin sabor, servido frío. Muy deficiente.
5.- Plato de resistencia de varios, 18 euros + IVA. Carrillera de ternera en su jugo. Bien ejecutado sin mas, un plato de carne sabroso y de muy bajo coste. No se debe cobrar a precio de solomillo de ternera. Justito.
6.- 2º plato del resto. Fideuá de fideo fino de chipirones. 18 euro + IVA. Un desastre. Prueben a hacer una fideuá, sin sofrito, sin caldo alguno, dándole como único sabor el eñadido de unos cuantos chi`pirones dejados caer a mitad de cocción, junto con la tinta. Solamente sabía a eso. Hubo que pedir all-i-oli para darle algo de sabor al plato. Allí se quedó la mitad, y eso es hablar bien de ella.
Como algunos os podéis imaginar, no pedimos postre ni café, por auténtico miedo.
Este restaurante es uno de los causantes de que en determinadas ciudades del centro de España, digan que en cualquier sitio se comen mejores arroces que en Valencia.

Comida multitudinaria prevista para la terraza pero la lluvia nos obliga a utilizar un salón. Todo el restaurante ha sido renovado y el interior tampoco desmerece. Pedimos unas picaditas al centro, anchoas, blanquet y ensaladas. Poco se puede decir, correcto aunque ningún plato requiere una saber hacer especial. De segundo carnes (en mi caso solomillo de muy buena calidad) y pescados que parece no eran del todo correctos y además estaban muy hechos. De postre repostería o fruta que en mi caso se trato de algo parecido a una mousse de chocolate. El resumen es bien sin entusiasmar.
Amplia y cuidada carta de vinos donde hay de todo, incluso una buena selección de champanes (más de 3000 botellas en bodega). Tomamos el Summa de Marques de Griñon y Terra Gaudas. Ambos servidos algo calientes y enfriados en cubitera. Por supuesto para una mesa como la nuestra de 20 comensales no cabía servicio de vino. Las copas, cubertería, etc. de buena calidad. Cortesía del restaurante una botellas de cava al terminar.
Mejora sobre la gestión anterior y supongo que a mediodía hará buenos arroces pero de momento lo mejor del restaurante es el entorno que lo rodea

Hace algunos años estuve allí en una boda, pero el pasado viernes tuve una comida de empresa. He de destacar, que el sitio no se parece en nada al que visité hace algunos años, tan solo uno de los salones conserva la decoración, el resto a sido totalmente reformado y prima los salones con tarima en el suelo y cristaleras con vistas a la Albufera.

Tuvimos que comer en el salón que se mantiene con la decoración más tradicional (puesto que estabamos en zona de fumadores). He de decir, que es un gusto poder observar las barcas de la Albufera pasar mientras estás almorzando. El entorno es inigualable.

Respecto a la comida, pedimos arroz del senyoret. Soy alguien a quien le agrada mucho la comida valenciana, y que presume de un buen paladar, y debo decir que este estaba muy bien hecho. Los he probado mejores, pero el del pasado viernes, bien merece un notable alto. Mis compañeros salieron muy contentos del sitio, tanto por el plato principal (que ya he nombrado) como por los entrantes basados en marisco de temporada.

El servicio, aunque no muy rápido fue correcto en el trato y educado en las formas.

Recomiendo este sitio, para eventos laborales y quizá para alguna cena intima. En cuanto tenga oportunidad creo que volveré.

Los precios, fueron en la media de la zona, ni caros ni baratos, salimos aproximadamente a 35 euros por cabeza, que para lo que comimos no estuvo en absoluto mal.

El restaurante se encuentra en la carretera del Palmar, dentro de La Albufera, bonito local de diseño anexo a una antigua barraca valenciana . Enorme y preparado para grandes celebraciones,consta de varios salones, a destacar las cristaleras con increibles vistas a la Albufera y su terraza superior,con un ambiente magnífico. En planta baja, bonitos jardines, junto la Albufera.
Nosotros comimos dentro de la Barraca, totalmente transformada en comedor, Unas entradas, ibéricos, ensalada de ventresca y croquetas, luego fidegua para compartir y de plato principal carrillada, muy buena. De postre brochetas de frutas con chocolate.
Fui a un evento organizado y mas del 80 % de los participantes eran extranjeros, alucinaron con Valencia y su entorno. Es un buen sitio para gente de fuera, a nosotros nos atendieron muy bien, pero los precios parecen un poco elevados ( arroz más económico 18 euros, ración). Servicio de vinos inexistente, pero buenas copas.

Volvi a este restaurante despues de muchos años, anteriormente acudía con frecuencia con los anteriores propietarios. Puedo resumir el restaurante bonita decoración y paisaje pero muy mal servicio:mas de 30 minutos esperando que retiraran los platos, 20 minutos mas en preguntarnos que deseabamos de postre y 1.30 minutos desde que pedimos la cuenta insistiendo en que teniamos prisa. Toda la gente estaba igual y me parecia vengorzoso que cuando alguien se quejaba tan solo decían que en 15 o 20 minutos la traerían. No creo que hoy en dia se puedan permitir estos lujos este tipo de restaurantes donde la comida es buena pero no tanto como para aguantar el nefasto servicio y trato al cliente. Y de verdad que no he exagerado los tiempos de espera.

El local y el entorno es fabuloso, parquing, parque para los niños, jardín, terrazas, local amplio, luminoso y agradable.
El maitre un poco despistado (3 h para comer) el resto del servicio atento y cubriendole las espaldas.
La comida estuvo muy bien pero por cerveza y cola, agua, vino (Rafael Cambra Uno)dos entrantes, arroz negro(2 prs), un postre compartido y 2 cafes 117 € aunque el local sea espectacular, despues de tres horas esperando esta un poco descompensado. A este precio poco arroz comeremos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar