Restaurante Tepic en Madrid
  

Restaurante Tepic

4
Datos de Tepic
Precio Medio:
28 €
Valoración Media:
6.5 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.4 10
Entorno:
6.0 10
Calidad-precio:
6.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Chamberí
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Mexicana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


4 Opiniones de Tepic

Crítica procedente de mi anterior visita capitalina, a la cual nos nos vinimos buscando espectáculos y gastronomías cosas nuevas que no sean fáciles de encontrar en mi propia ciudad, porque moverse pa’ na, como que es tontería ¿o no? ☺

Entorno: Lugar con ambientación un tanto cool. Muy limpio. Mesas apretatidas, pero con distancia suficientes. Sillas muy cómodas. Se está aceptablemente bien. Hay que asegurarse bien la reserva, pues con la mía se liaron. El día que fui no me tenían registrado (y eso que había llamado un par de horas antes para decir que iría media hora más tarde y no me pusieron problemas) y, al mes siguiente, me llamaron, el mismo día, para decirme si iba a ir o no. En fin, problema menor, pues fueron muy amables y nos colocaron en una mesa rápidamente.

Mesas de tamaño justito, poco -casi nada- vestidas. Correcta cubertería. Acústica con un exceso de sonoridad, aunque los españoles -la mayoría- pecamos de este defecto.

Servicio del vino: No se comenta, pues tiramos por la opción margaritas, las cuales, dicho sea de paso, estaban excelentes.

Comida: Iniciando el relato por los “peros”, quizá cabría señalar, como crítica, que van un tanto acelerados. Tanto es así que en algún momento me llegué a preguntar si, más que en un mejicano, estaba en un chino, con más de un plato a la vez en la mesa y como ésta es de dimensiones escasas, pues ya se pueden imaginar.

A la hora de la comanda tomamos, además del aperitivo que te ofrecen (una especie de atún desmigado con una salsa semejante a la mayonesa), la flauta de chicharrón de queso (buena, aunque un pelín -muy poco- salada para mi gusto), los tacos de pastor. Muy buenos... 6 tortitas para los dos, con ingrediente proporcionado, y acompañados de lima para que riegues la carne. Yo lo probé de las dos maneras y mejor, desde luego, con la lima. Buenas -aunque ciertamente peligrosas- las 2 salsas de acompañamiento. Y, por último, las enchiladas (3) de pollo y mole verde (quizá debía haber pedido el rojo, pero me aconsejaron el verde). Correctas de sabor y textura y muy bueno el mole.

Comida y cantidades suficiente para los dos.

Postre no tomamos.

50 euritos, que dejan una buena RCP.

Evidentemente, y más con los mejicanos a los que tengo fácil acceso, pues me pareció un sitio aceptable y recomendable para todos aquellos que, en su ciudad, pocas opciones tengan en relación a este tipo de comida.

Pd. Aunque sea con retraso, gracias Rosa.

Cena de sábado en TEPIC, el mexicano de Chueca, que lleva ya bastantes años abiertos y se ha consolidado como una opción muy a tener en cuenta para quienes gusten de esta gastronomía (cuentan con un premio Metrópoli al mejor restaurante de cocina extranjera en 2008).

Para quien no haya estado, se trata de un local de tamaño medio (unas veinte mesas), con varios comedores, con paredes de ladrillo visto, decorados en tonos blancos y suaves. El sitio es bastante sobrio y minimalista, no hay ni sombreros, ni calaveras, ni fotos de luchadores. Nada de tipismos, como ellos se definen, esto es un “Urban mex restaurant”

Carta bastante amplia, no sólo los clásicos tacos, también tienen enchiladas, tacos vegetarianos, ensaladas, y hasta sopas y cremas.

Tres personas, todo a compartir, pedimos:

“Totopos Tepic”: abundante ración de unos deliciosos nachos caseros, servidos con carne, guacamole, queso fundido y pico de gallo. Muy ricos, creo que los mejores que hemos tomado.

“Panuchos Yucatecos”: Se trata de unas tortas de maíz gruesas con cochinita pibil y cebolla morada por encima. Muy sabrosas.

“Tacos al pastor”: Dicen que es su especialidad, y doy fe que están buenísimos. Carne bien adobada, servida con cebolla dulce, perejil y piña picadita. Acompañados de 6 tortillas caseras calentitas.

“Enchiladas verdes gratinadas”: No están mal, pero fue el plato que nos dijo menos. Tres rollitos de maíz rellenos de pollo adobado con especias, y con una salsa verde muy sabrosa.

Los platos pican lo justo (más bien poco), pero te dejan unos cuenquitos con varias salsas picantes por si quieres darle más alegría a la comida.

Para beber, pedimos un tinto mexicano de la Baja California, “L.A. Cetto”, que cuenta con varios premios internacionales, hecho con uva “petit sirah”, goloso y fácil de beber, servido a buena temperatura, que acompañó la comanda a la perfección.

Servicio muy atento. Manteles individuales de piel trenzada y servilletas de celulosa. Con un café, pagamos 70 euros, un precio muy correcto para lo consumido. Nos ha gustado mucho, volveremos y lo recomendaremos.

  • vino mexicano

  • panuchos

  • enchilada

Restaurante de cocina urban-mex y situado en pleno barrio de Chueca. Podemos decir que es una taquería moderna más que un tex-mex. Ambiente cosmopolita, moderno, informal con un servicio eficiente y muy atento. Disponen de tres saloncitos sin decoración alguna (predominan los blancos de las paredes y el negro del techo), excepto algunos cactus, dando un ambiente urbano pero íntimo y sin esterereotipos mexicanos.

Carta no especialmente larga distribuida entre sopas, ensaladas, platillos, tacos y alguna enchilada.

Como detalle de la casa, una tortillitas de maíz con queso y chipotle.

Comida para tres personas:

Entrantes a compartir:

- Flauta de chicharrón de queso y flor de calabaza: Fina capa de queso a la plancha enrollada y rellena de la popular flor. Original y suave. Aceptables.

- Nuestras quesadillas: Tortillas de maíz rellenas de queso y hutlacoche (hongo parásito del maíz). Buenas.

- Guacamole: Cremoso y dando total protagonismo al guacamole; la lima, el chile y el cilantro pasan desapercibidos. Nos gusta algo más fuerte aunque resultó agradable de comer. Se presentó con totopos muy crujientitos.

- Panuchos yucatecos: Tradicionales gorditas de maíz rellenas de fríjol negro y cochinita pibil (carne de cerdo guisada con achiote) y presentadas con cebolla morada. Muy ricos.

Segundos:

- 2 x Tacos de Pastor con queso (opcional): Carne de cerdo aderezada con achiote y chiles y mezclada con cebolla, cilantro y piña, todo muy picadito. Finalmente se gratina con queso. Nos comentaron que la carne se prepara con el popular trompo (la carne se asa lentamente insertada en una barra de hierro giratoria similar a las de los shawarma libaneses y doner-kebabs turcos).

- Alambre de res: Carne de ternera asada como si fuera una brocheta (de ahí el nombre). Se presenta mezclada con cebolla, pimiento y tocino, todo ello gratinado con queso.

En ambos casos, creemos que le sobra el gratinado de queso pues apelmaza en demasía la carne. Los tacos y el alambre se sirvieron con una cazuela que contenía las tortillas de maíz sobre las que servirse la carne.

Pedimos salsas picantes que acompañaran los segundos y nos pusieron unas excelentes salsas de chile chipotle, salsa verde de pastor y salsa de chile de árbol. Tuvieron el detalle de no cobrarlas.

Postres:

- Una margarita de fresa: Podría decirse que es un sorbete muy cremoso de fresa más que un cóctel. En cualquier caso, muy rico y refrescante.

- Crepas de cajeta: Popular postre centroamericano con dulce leche sobre unas crepes de masa muy fina. Lo acompañaba un helado de vainilla con nueces muy picaditas. Solo apto para los muy golosones. Agradable.

No hay carta de vinos, aunque disponen de un par de vinos mexicanos. A cambio, disponen de tres o cuatro cervezas aztecas y algún que otro cóctel. También ofertan las populares micheladas (una mezcla de cerveza, limón, sal, etc) que dejamos para otra ocasión. Nosotros tomamos un par de margaritas clásicas con el toque personal del cointreau. No puntúo el apartado de vinos por tanto.

Precio total: 117.98€ (incluido IVA, las dos margaritas a 6.80€ y una botella de agua de ½ litro a 2€).

Nota: El precio por persona indicado es lo que estimo que costaría comer en este local con IVA y servicio incluidos y sin bebidas

Situado en el barrio de Chueca, con lo que eso implica con respecto al "ambiente" que lo rodea. Decoracion fashionosa, acorde con la mayoria de los parroquianos. Servicio muy atento, amable y eficaz. Tomamos unos minitaquitos (panuchos) de cochinita pibil (deliciosos, pero racion escasa), guacamole (corriente), tacos de pastor (sabrosos y bien de punto, pero falta un pelin de atrevimiento en el sazonamiento) y enmolada (esta si bien sazonada y con buen mole poblano). Para beber margaritas y cerveza (no hay carta de vinos). Correcta RCP. Es de los buenos mejicanos de Madrid, recomendable. Ojo! restaurante de fumadores.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar