Restaurante Les Maduixes en Valencia

Restaurante Les Maduixes

Datos de Les Maduixes
Precio Medio:
19 €
Valoración Media:
5.0 10
Servicio del vino:
4.5 10
Comida:
6.0 10
Entorno:
5.3 10
Calidad-precio:
4.7 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Camins del Grau
Dirección: Daoiz y Velarde, 4
Código postal: 46021
Tipo de cocina: Vegetariana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos

Teléfono


8 Opiniones de Les Maduixes

Había probado al cocina de este restaurante en par de caterings anteriormente, pero no había estado nunca en el local. Decoración sencilla, con un punto colonial que logra transmitir cierta calma, acompañada de un servicio atento, amable y pausado, hacen que te sientas bien. Buena distribución de las mesas que hace que te sientas a gusto, sobre todo cuando se llenó el local y en ningún momento tuvimos la impresión de agobio.
Cocina vegetariana que, junto con Copenhagen, me parece la oferta más interesante de la ciudad. Por cierto, ayer viernes noche ambos llenos hasta la bandera.
Es una cocina sencilla pero bien elaborada y con ciertos detalles en las presentaciones de los platos.
Tomamos al centro una escalivada, buena pero sin más, y una tabla de patés vegetales. Tres patés, uno tipo humus de garbanzo, otro de aceitunas negras, tipo tapenade, y por último un paté de una especie de pericana, bastante buena. A excepción de este último, la propuesta no es muy original pero estaban muy bueno.
De segundos compartí un cous-cous vegetal con seitán muy rico, con un punto picante que me encantó y un plato que no pude terminar, por lo abundante de la ración. El cous-cous es un plato sencillo de preparar y no menos sencillo de arruinar, y este estaba realmente bueno.
El otro plato principal fue un pastel de puerros y queso gorgonzola. Una especie de quiche, menos jugosa pero de sabor más potente.
De postre tomamos un tiramisú muy ligero que remató una cena sencilla pero bien elaborada. En la cocina vegetariana se debe tener mucha imaginación y darle a cada plato un toque distintivo para no resultar monótona, máxime si el cliente no es vegetariano. En mi opinión este restaurante consigue hacerte olvidar que estás en un vegetariano y disfrutas de la cocina.
La carta de vinos sorprende por su variedad, con algunos vinos ecológicos, por aquello de hacer más "vegetariano" el local y referencias muy interesantes para este tipo de cocina. Copas sencillas y servicio atento pero no esmerado en el tema del vino.
Fuimos a cenar con un amigo vegetariano, la verdad, pero no dudaremos en volver, pues merece la pena.

Pese a ser fin de semana y estar a tope, se conviritio en un sitio tranquilo. No permiten fumar. La decoración es un poco extraña con predominancia de muebles todos blancos. Copas y manteleria sencillitas.
Se trata de un restaurante vegetariano, ojito con los vegetarianos mas estrictos, porque utilizan lacteos en muchos platos. Respecto a la comida, probamos una ensalada con frutos secos muy flojita y con escaso aliño, quizas hubiera ganado algo con más aliño. Unas croquetas de setas muy buenas, y una escalibada coronada por una rodaja de queso de cabra y un poco de pesto.Los dos ultimos platos estabas bien, el primero muy flojo

Como platos principales pedimos:

-Arroz basmati con almendras y setas, no estaba mal, aunque se acaba haciendo pesado
-Pastel de puerros. No gustó nada.
-Canelones de setas, segun la gente el mejor plato de todos
-Hojaldre de verduras, bueno

No tomamos vino.Precio con agua, cervezas, cafe y con varios postres de una especie de bizcocho de chocolate, que no resaltó nada.

En definitiva, como conclusión un vegetariano para salir del paso.Creo que ningun plato termina destacando

Quizá habíamos creado demasiadas expectativas (mi pareja y yo) frente a este restaurante, pero la verdad es que nos decepcionó. Fuimos a carta. Recuerdo una crema de verduras medianamente bien resuelta, sin estridencias, una ensalada normalita con rábano y una salsa que sí tenía un toque especial, pero que puesto que no estaba bien mezclada se quedó toda abajo, y no la descubrimos hasta el final, y una lasaña de verduras también muy normal. Los postres, completamente olvidados. El servicio del vino no existe, te lo dejan en la mesa y ya te arreglas tú. La decoración intenta ser original pero no acaba de conseguirlo. El ambiente, en general, es como a medio camino. No sé cómo explicarlo. Ah, y el local es ruidoso.

No está mal, pero tampoco volveré.

La primera vez que visitaba este restaurante del que habían dicho que era de los mejores vegetarianos de Valencia. Optamos por un menú de mediodía compuesto por 3 platos y postre a 15 euros, en mi caso una más que típica ensalada base de lechuga, cebolleta, rábano y poco más, una crema muy floja de calabacín y una aceptable fideuá de algas, con los fideos algo pasados de cocción, para rematar una tarta de requesón y ciruelas buena. Quizás si hubieramos pedido platos de la carta la cosa hubiera mejorado un poco, pero vamos pienso que un buen restaurante debe tener un buen menú, no me sirve que tengas que pedir de la carta para ver la calidad real de un restaurante. Servicio pésimo en el que los camareros parecían que estaban enfadados contigo.

Este quizás sea uno de los mejores vegetarianos que he visitado, y sin duda en valencia de los que mejor calidad pueden esperarse, la decoración del local destaca por una conjunción de la claridad con tonos que matizan y priorizan la mesa, pese a que una renovación seria bien acogida.
La carta como denominador común de los vegetarianos que he visitado, queda más bien corta, aunque el local intenta reforzarla con incorporaciones temporales que sorprenden gratamente, en especial los entrantes. Destaco los patés vegetales y la sensación de disfrutar comida casera, cuidada, esmerada en su preparación y presentación. Su éxito queda patente por el simple detalle que es muy difícil encontrar mesa si no se ha reservado previamente, aunque con los horarios trasnochados he acudido a horas tempranas para lo tradicional en España y he podido obtener mesa.
El servicio es bueno, aunque en ocasiones puede verse que se desborda cuando el local esta lleno, lo que no llega a perjudicar el servicio y la atención al cliente es muy buena.
La carta de vinos queda algo corta para lo que se puede esperar, pero si es contundente en cuando a denominaciones de origen y cosechas bien seleccionadas, el comensal puede disfrutar de un buen vino aunque quizás no servido en su forma más excelente.
La relación calidad precio es aceptable, se puede ajustar a distintas carteras, el precio variará en consonancia con la selección de la carta y la importancia que se le otorgue a un buen vino.
Visita muy recomendable

Les Maduixes es un restaurante muy recomendable y una opción sana. Conviene reservar o bien acudir pronto, ya que el local no es muy grande.

Excelente restaurante vegetariano con una decoración algo clásica. Cocina "casera" bien elaborada y atractiva. Servicio del vino casi inexistente con copas flojitas. El servicio de sala resulta cercano y agradable. Muy buen RCP.

Restaurante vegetariano, acogedor y buena cocina. Carta no muy extensa pero bien elaborada. Excelentes sus cremas como entrantes, de remolacha, calabacín,etc. Las ensaladas sabrosas y muy buena la moussaka que pedí yo. Singular y recomendable la paella de algas. Para postre un helado de requeson con dátiles, sencillamente de lo mejor que he probado. Si se combina con manzana asada bocato di cardinale. Buen servicio del vino, con algunas referencias interesantes, nosotros pedimos un riesling y rematamos con un albariño. Repetiremos.
El local apenas tiene unas 11 mesas, con lo que es recomendable reservar. Entre semana menu 11€.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar