Restaurante Copenhagen en Valencia

Restaurante Copenhagen

Datos de Copenhagen
Precio Medio:
20 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
6.2 10
Comida:
7.1 10
Entorno:
7.2 10
Calidad-precio:
7.2 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Dirección: C/ Literato Azorin 8
Código postal: 46006
Tipo de cocina: Vegetariana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 13,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


18 Opiniones de Copenhagen

No es la primera vez que visito este restaurante de Russafa, lleno como suele estar siempre. No soy vegetariana, pero me divierte de vez en cuando este tipo de cocina y en el caso de este restaurante, tan bien elaborada y el personal que lo atiende, muy amable. Esta vez tomamos unos platos para compartir: Pâté de Berengenas muy rico. Gambas vegetales al ajillo, con una textura muy conseguida, pero para mi gusto le faltaría un poco de sal, aunque bastante buenas. Croquetas de Boletus con avellanas, muy recomendables y Quesadillas que me encantaron. De postre tarta de violetas, tan buena como original y para beber un chardonnay "Verá de Estena".
Seguiré volviendo a este restaurante de vez en cuando... Me gusta su comida.

Cocina vegetariana mediterránea, con tintes orientales, tal y como indican en su carta, este establecimiento ofrece un excelente servicio y unas cuidadas instalaciones.

Me resulta interesante visitar ocasionalmente algún establecimiento de esta orientación, pues obtiene con ingredientes tan sutiles (a excepción de la rúcula) unas sabores agradables y a veces sorprendentes.

Se agradece una larga lista de cervezas.

Menú de mediodía, 10 euros más bebidas; precio más que razonable.

Local lleno total en lunes amedio día con mucho funcionamiento de menús, mayoritariamente gente joven, predominio del sexo femenino y llamativa presencia de [email protected]
Carta más amplia de lo habitual en este tipo de locales, elaboraciones interesantes. Carta de vinos suficiente, variadas y con vinos poco habituales (salvo en algunos valencianos que serán los de más salida). Destacable la presencia de múltiples cervezas, muchas artesanales.

Mesas juntas pero sin estar en paralelo sino más bien espalda con espalda lo que está mejor tolerado. Cubiertos, platos, copas normales. Servicio amable y voluntarioso.

Era la primera visita para dos de los tres, así que optamos por pedir platos al centro aunque alguno fuera más difícil de compartir pero con la intención de conocer más de esta cocina.

Sobre la mesa unas aceitunas negras por cortesía de la casa. Aceite ecológico de la sierra Magina y una cerveza Vipa, una de las intensas, sabrosas y alcohólicas. Seguimos con un Malpaso 2008 muy goloso.

Para compartir:
Hummus con pan árabe: buena presentación y sabor.
Gambas vegetales al ajillo: tan curiosas como faltas de sabor y de sal.
Croquetas mixtas: 3 de cada, de boletus con avellanas tostadas y de gorgonzola con nueces e higos y ralladura de lima: ambas muy buenas e interesante combinación de productos.
Enrollado de mil hojas de berenjena con queso scamorza y tapenade con base de tomate seco. De lo mejor, salen 4 unidades y repetirías fácilmente.
Hamburguesa Russafa: hamburguesa de soja con tomate seco, cebolla caramelizada, mezclum y queso cheddar vegano sobre base de polenta acompañado de patatas fritas en gajos estilo mediterráneo: muy buena presencia, imitando una hamburguesa carnívora.
Arroz aromático con curry hindú, buñuelos de tofu y berenjena: el arroz algo falto de sabor por mucho que lo mezclaras con un curry muy agradable.

Para postres: tarta de violeta: consiste en un cremoso de queso con una base de galletas
Helado de té verde con fruta deshidratada y cereales: correcto de sabor sin alardes pero no hay nada de integración entre los ingredientes; los cereales en la base, encima el helado y espolvoreado encima los frutos deshidratados que en realidad eran más calabazates que otra cosa,
Dos cafés
No hubo opción de chupitos ni nada más, pues aunque el servicio fue rápido ya andaban cerrando y como siempre empezamos y acabamos los últimos

Un lugar que disfrutan los vegetarianos y que es tolerable para los que no lo somos, pues consiguen una cocina algo más elaborada y bien presentada de lo habitual.

Fui a finales de 2013 por una comida de empresa, donde comimos el menú. Personalmente no soy vegetariano, más bien me considero carnívoro, no obstante comí todo aquello que me pusieron delante, donde tomé una crema de calabaza bastante bien presentada y buena, además tomé un Fiochi de pera muy bueno. Como postre tomé un brownie de chocolate blanco que no era ninguna maravilla, la verdad, estaba bueno pero nada que recordaré durante mucho tiempo, ademas no fué un pedazo demasiado grande...

Me gusta mucho la comida vegetariana, así que cuando por fin convencí a unos amigos para ir a comer allí, no me lo pensé dos veces. Tomamos un menú de medio día, aunque era entre semana, reservé e hice bien, ya que el local prácticamente se llenó.

De primero podíamos elegir entre crema de calabaza con parmesano o ensalada de legumbres y verduras, La crema estaba muy rica, nada pesada y con una fusión perfecta entre la calabaza y el queso, además, como hacía algo de frío, sentaba genial. De segundo había verduras al horno con huevo a la plancha o una fajita de seitan. Todos pedimos la fajita, estaba jugosa y con una salsa de tomate y pimiento muy rica. De postre todos pedimos un brownie de chocolate blanco y fresa, aunque estaba algo denso y la fresa no se notaba mucho, pero para los amantes del chocolate sería perfecta.

Para beber decidimos apostar por cervezas, ya que tienen una gran selección y pedimos la génesis de naranja, que no habíamos probado antes.

El precio del menú era de 10€ con bebidas a parte.

Conseguí mesa tras varios intentos para un sábado (como se me ocurre llamar un viernes para un sábado, que cabeza la mía).
El único pero que le pondría seria lo de los turnos (a mi me agobia tener que mirar el reloj en una cena...) A SU FAVOR, DIRE QUE EN NINGUN MOMENTO NOS METIERON PRISA NINGUNA Y EL TIEMPO DE LOS PLATOS FUE CASI PERFECTO.

Mientras ojeamos la carta pedimos un par de copas de vino blanco (Verdejo) No estoy seguro, pero creo recordar que era un Finca La Colina.
Luego seguimos la cena con agua.

Mientras ojeamos la carta, nos sacaron unas aceitunas variadas y muy logradas.

Tomamos:
- 1/2 ración croquetas de boletus y avellanas tostadas, muy ricas.
- Rollitos de primavera, estaban perfectos, no se notaba el aceite, no como los de Dani....
- Paté de pipas de girasol con crudités y tostaditas, una mezcla de sabores que combinaba a la perfección.
-Enrollado de milhojas de berenjena (Queso scarmoza, tomate desecado y tapenade), lo más flojo de la cena, porque para mi gusto fue algo pesado. Estaba bueno, pero no me esperaba que fuera así de denso.

Luego tomamos un par de infusiones.

Me gusto la decoración y el servicio. No tengo la nota así que no puedo desglosar los precios, eso sí recuerdo que no salimos ni a 16€ por persona, así que creo que la RCP es de 10!

Ya hemos visitado en varias ocasiones este restaurante, así que actualizo comentario sobre el que me parece uno de los restaurantes más interesantes del tan de moda barrio de Ruzafa, al margen de su apuesta ovolactovegetariana.
En fines de semana se pone algo complicado conseguir mesa, por lo que es recomendable reservar, sobre todo ahora que apetece más estar en la terraza.
Esta vez tomamos guacamole con chips de yuca, bastante rico el guacamole, aunque me sigue sorprendiendo el comino frente al uso del cilantro, que le daría un toque más fresco.
Nunca habíamos pedido las patatas bravas... y es un plato que desaconsejo. Tal vez el único aliciente es que las patatas no son congeladas, pero no son nada del otro mundo y quedan algo insulsas. Teniendo platos tan interesantes como tienen las obviaría...
Los rollitos de primavera bastante buenos, aunque salieron algo aceitosas, cosa que no nos había pasado en otras ocasiones que los habíamos pedido. Aún así, están bastante buenos y bien merecen la pena.
Quesadilla de pan libanés, muy rica tanto el pan como los ingredientes, al igual que la pasta thai que preparan, en este caso con udon, verduras y jengibre. Pedimos ambos platos, que se suponen principales, al centro, lo que te permite probar más platos de la carta.
De postre una tarta de castaña y chocolate muy buena, bastante equilibrada de dulzor y se nota que es casera, lo que sube varios puntos.
La selección de vinos es bastante variada, extensa y bien escogida. Buen peso de los vinos blancos, que son los que realmente van bien con este tipo de cocina y copas de buena calidad. Servicio correcto, muy cercano y amable en todo momento.

Lo dicho, un restaurante a tener muy en cuenta en la zona de Ruzafa.

Depués de mucho tiempo con la intención de acuidir a un restaurante vegetariano, mi mujer y yo vistamos este restaurante guiados por los comentarios de Verema.

El local esta decorado con un estilo moderno, muy luminoso y bastante minimalista lo que, a nosotros, nos facilita el disfrute de la comida.

En cuanto a los platos que probamos, con la carta en la mano ya aprecias que, aunque estes en un vegetariano, no vas a cenar solo ensalada; en nuestro caso tomamos:

- Mini hamburguesas de tofu --> Estaban muy sabrosas y la verdad es que nos gustaron mucho. (y eso a pesar de que nosotros somos dos carnivoros empedernidos)

- Guacamole --> Muy bien elaborado (nada de guacamole industrial) y la ración fue bastante generosa, a pesar de eso nos quedamos con ganas de repetir.

- Spring rolls --> Deliciosos, nada aceitosos y acompañados de una salsa agridulce muy buena (no era la tipica del chino)

- Pate de berenjena con sabor a morcilla --> Este plato nos sorprendió, además de por lo bueno que estaba, por que con los ojos cerrados cualquiera podría pensar que realmente esta cominedo un pate de morcilla!!

- Croquetas de setas --> Exquisitas, quizá fue el plato que más nos gustó y, del mismo modo que el guacamole, la racón era generosisima para dos personas.

- El nombre del postre no lo puedo recordar, solo decir que normalemente nos suelen defraudar en cambio en este caso nos encantó y nos supo a poco (no por la cantidad, si no por el sabor).

En cuanto a la bebida tomamos cerveza, refrescos y agua por lo que no puedo valorar el vino.

En conclusión, recomendaría este restaurante a todos los carnivoros excepticos para que vean que también se puede disfrutar de una cena sin tocar la carne.

Fuímos por primera vez guíados por las recomendaciones de compañeros y las buenas críticas. Pedimos, para compartir entre cuatro, croquetas de boletus, quesadillas, humus, milhojas de berenjena, pasta estilo thai y de postre tarta de queso y otro postre que llevaba fruta de la pasión. Todo estaba muy bueno y bien elaborado, pero la pasta thai y la tarta de queso nos parecieron soberbios. La decoración del local y la buena acústica nos hicieron la estancia muy agradable. El servicio fue amable pero lentísimo. Esta fue la única pega.

Es nuestra quinta vez , y nunca hemos salido defraudados, y ademos es de los restaurantes , que no necesitamos tomar almax despues de comer, han puesto nuevos platos en la carta, como las mininpizzas, con sabor marroqui, sabor a morcilla? y tomate con mozarella , los kebak de verduras y queso , croquetas de calabacin y queso feta , patatas bravas, y filete de pollo? Con patatas, en realidad era un hongo rebozado, . Pero tenia todo el sabor del pollo, muy bueno. De postre bombones de algarrobas con helado de avellana. Tienen una exrensa carta de cervezas , tanto valencianas, como extrangeras, buena atencion , y hoy hemos sido atendidos rapidisimamente, otros dias son quizas mas lentos pero nunca en exceso, muy bien . para repetir, Todo con 3cervezas , una copa devino, y un agua . Dos infusiones, y un cafe 79 euros BRCP volveremos seguro.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar