Restaurante Pizzería Brel en El Campello

Restaurante Pizzería Brel

5
Datos de Pizzería Brel
Precio Medio:
37 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
7.6 10
Comida:
7.9 10
Entorno:
7.9 10
Calidad-precio:
7.9 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Tipo de cocina: Italiana, Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 35,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Miercoles no festivos (en Invierno)

Teléfono


5 Opiniones de Pizzería Brel

Resumen

VISITADO: Enero de 2018

PRECIO: €€€ (menos de 35€ por persona sin bebidas)

DISTINCIONES: Bodega; De lo bueno lo mejor; Relacion satisfacción precio; Guía Michelín; Guía Repsol; Recomendado; Terraza

Hacía como un año que no visitamos el restaurante Brel y la verdad es que me siento bastante tonto de no haberlo hecho antes. Si en aquel momento salimos satisfechos en este nos gustó incluso más.

Este defecto que tengo de no repetir demasiado los sitios, tratando de encontrar nuevas perlas, hace que de vez en cuando ignores los elefantes púrpura que tienes delante de los ojos. Este es el caso del restaurante Brel.

Precio:

─ La nota de esta comida fue de 43€ por persona todo incluido y de 31€ por persona sin incluir las bebidas (vino, agua, cafés, cervezas, refrescos, copas…).

Puedes ver el detalle de los platos en el VIDEO: https://youtu.be/lcDy1opjtwE?list=PLvIfEVSUflzdj51umDY4VrJkhZNtP9I5y

RESUMEN
VISITADO: Febrero de 2017
PRECIO: €€ (menos de 25€ por persona sin bebidas)
DISTINCIONES: Relacion satisfacción precioGuía MichelínGuía RepsolRecomendadoTerraza

La última experiencia que había tenido en el restaurante Brel, había sido sencillamente espectacular por lo que estaba en mi lista de tareas el volver a repetir este lugar. Sin poder decir que la cena no estuvo bien, que estubo muy bien, si pienso que hubo diferencia con respecto a la experiencia anterior.

Precio:
─ La nota de esta comida fue de 35€ por persona todo incluido y de 24€ por persona sin incluir las bebidas (vino, agua, cafés, cervezas, refrescos, copas…).

Platos (todo a compartir):
─ Foie (1 x 8,90€). Excelente. Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo o por qué no llaman foie cuando no lo es (en el sentido estricto de la palabra). Aparte de ésto que se empieza ver con más frecuencia de la deseada, decir que el plato estuvo espectacular y lo que le daba el toque verdaderamente maravilloso, eran la rebanadas de pan bríoche con las que lo sirvieron.
─ Vieiras al wok (1 x 14,90€). Muy buenas. En este plato me pareció que los distintos ingredientes eran de primera calidad pero que juntos le faltaba algo. En una especie de cuenco venía una sopa naranja y en el sumergido trozos de vieira. La sopa tenía un sabor marcadamente tailandés donde destacaba la leche de coco y un puntito de picante muy bien conseguido. La vieira, venía cortada en unos trozos regulares con buen sabor; es decir todo por separado buenísimo pero junto puede mejorar.
─ Pad thai de calamar (1 x 13,75€). Muy buenos. Aquí también el plato sorprende mucho en su presentación, pues en un bol vienen multitud de tiras de calamar que parecen tallarines de pasta. No sé cuál será la técnica para llegar a ese resultado, pero debo decir que el sabor me gustó aunque le pondría el pero de que había muchos kikos en el plato, porque el toque crujiente es perfecto, pero en algunos bocados el sabor del maíz imperaba
─ Oreja de cerdo con salsa mar y montaña (1 x 10,90€). Bueno. A mí me gustó aunque debo dar la razón a Ana de que el sabor es demasiado potente, tanto el de la oreja propiamente, como el de la salsa con un sabor bastante intenso a gamba. Sólo pedir si realmente te gustan los sabores muy potentes.

Postres:
─ Imposible pedir, por desgracia.

https://youtu.be/ZjUnxhMCwIk

Muchas veces son los que hemos ido a tomar alguna de sus pastas o pizzas a este veterano local situado en pleno paseo marítimo de El Campello. Lo hemos visto evolucionar desde una honesta pizzería hasta lo que es hoy: un restaurante a tener en cuenta tanto por su actualizada oferta culinaria como por su cuidada carta de vinos. Además de incluir algunas pizzas de autor y platos de pasta fresca casera, se apuesta por una inquieta cocina liderada por Gregory Rome, moderna tanto en elaboraciones como en presentaciones.

Sala con ambiente moderno pero muy acogedora con vistas a la cocina acristalada. Además, una luminosa terraza ideal para comer o cenar con vistas a la playa. Servicio joven pero con ilusión por hacerlo bien, pasando por alto algunos despistes sin mayor importancia.

Comida para 7 personas:

Entrantes a compartir

- 2 x Pericana con nísperos y turrón: Atrevida versión de un clásico de la tierra con tiras de capellanes en salazón mezcladas con daditos de níspero, sobre una base de la popular salmorreta, todo ello presentado dentro de una lata de conserva. El emplatado se termina con tierra de turrón que apenas aportaba nada salvo cierto toque decorativo.

- 2 x Cebollas al horno con salsa romanesco de tomates verdes y albahaca: Excelente ensalada resultado de asar unas cebollas moradas muy dulces. Se presentaron con una agradable salsa elaborada a partir de tomates verdes.

- Mejillones al curry verde: Una buena cazuela llena de mejillones de tamaño medio y muy frescos con una salsa elaborada con leche de coco, nata y curry verde. Una maravilla a repetir en futuras visitas. La salsa de quitarse el sombrero.

Segundos:

- Papardelle con burrata y albahaca: Pasta casera con una salsa muy sabrosa preparada con tomates naturales, tomates secos, albahaca fresca, AOVE y queso burrata. Buen plato para los adictos a la pasta.

- Pizza de salmón: Elaborada con abundante salmón ahumado, hierbabuena, espinacas frescas, queso de la cueva y por supuesto tomate natural. Masa de pizza delicada y bien horneada, como siempre.

- 2 x Doble calzones Mary Poppins: Generosos calzones rellenos de carne gallega picada, tomate natural, champiñones, parmesano y tiras de beicon. No fallan.

- 3 x Pizza Piamonte: Pizza vegetariana muy suave con alcachofas naturales y confitadas y un surtido de setas silvestres: cardo, boletus y gulas de monte. La pizza se termina a pie de mesa echando salsa de yema de huevo trufado, queso parmesano y trufa negra rallada. No me equivoqué al pedirla.

Postre:

- 3 x Mousse de chocolate: Una bola de chocolate belga con un relleno cremoso de chocolate. Al lado, una lágrima cremosa de chocolate blanco. Bien.

- 2 x Applered: Discreto postre a partir de compota de manzana, manzana salteada y crumble de galletas.

- 1 x Zumo de naranja natural.

- DO Alicante: Divertido postre presentado en el interior de una amplia copa de vino. Contenía una mousse de queso con un sorbete de vino tinto además de unas escamas de queso curado de Callosa d'en Sarrià. Postre bien concebido y terminado.

En cuanto al servicio del vino, doble salto mortal hacia adelante. Carta no especialmente larga pero arriesgada para el entorno tan turístico, sin perderse en convencionalismos comerciales y a precios razonables. Se presenta el maitre con una tablet que facilita la búsqueda. Los puse a prueba buscando por vinos de Madrid y me aparecieron la Bruja Avería, El Hombre Bala y la Mujer Cañón. Nos decidimos por el joven monastrell de Rafa Bernabé: Tragolargo 2013 (15€ inc IVA), servido a temperatura perfecta y copas adecuadas.

Precio total: 246.10 (incluido IVA, las dos botellas de vino, cuatro botellas de agua pequeñas a 1.85€, dos jarras de cerveza a 2.25€, dos cervezas Alhambra Reserva a 2.85€, dos refrescos, un café y cuatro tés bien preparados).

Nota: El precio por persona indicado es lo que estimo que costaría un entrante, un segundo y un postre, con IVA y sin bebidas.

Me propone un amigo/cliente que comamos en esta Pizzería. Yo accedo con reparos porque lo que recuerdo de este lugar 15 años ha, es que era una vulgar pizzería en primeria línea de playa dirigida a turistas sin ninguna pretensión.

Sin embargo me he visto sorprendido por un local que ha evolucionado, no sólo en su ambiente y decoración sino en su oferta gastronómica. Al parecer el chef viene de un stage en una escuela de hostelería suiza y ha imprimido una nota de elaboración y sofisticación a toda la carta, en la que además ha aumentado considerablemente la oferta.

Ensaladas, entrantes variados, pasta fresca, carnes y pizzas. Estamos por tanto ante una trattoria propiamente dicha, pero con una calidad en la ejecución que la situa un peldaño, tal vez dos por encima de otros establecimeintos del mismo estilo.

Probamos las endivias al roquefort, que sirven con un mousse o espuma de roquefort muy suave. Una ensalada de queso de cabra con buena materia prima, un hojaldre de setas bastante bueno y un chuleton de ternera algo pasado de punto. Imperdonable, y así se lo hicimos saber al maitre que lo acompañen con patatas fritas congeladas. Según él lo hacen por exigencia de la numerosa clientela británica que les visita.

Especial mención merece la carta de vinos, comprensiva de una muy buena selección y con notas de cata. Dejamos que Rafa, el maitre, nos aconseje y nos trae una botella de Ermita de San Felices crianza, que hace honor a la bodega de donde proviene, Santiago Ijalba.

Recomendable

Visitamos el local en el marco de la 1ª Jornada Gastronómica "CLUB DE VINOS ESTEBAN DE LA ROSA", sorprendiéndonos gratamente al comprobar que nos encontrábamos no en una Pizzería al uso, sino más bien casi en una especie de Trattoría apuntando maneras gastronómicas internacionales.
Está sita en un entorno excelente, frente a la Playa de El Campello. El Paseo Marítimo es muy ruidoso en verano, pero recomendamos la visita a este restaurante en días cálidos de Invierno y Primavera.
Los chefs a cargo, Rome Gregory y Romero Pamela realizan un gran trabajo en cocina; la confección de los platos no se toman a la ligera, sino más bien, concienzudamente pues desde el primer momento nos percatamos de que aman su trabajo.
En sala observamos cierta confusión, pero entendemos que ello obedece a la dificultad de maridar 12 vinos con los distintos platos del menú. Las botellas andubieron de un lado a otro y hubo cierta dificultad para manejar el tempo entre plato y plato.
Servicio del vino, razonablemente bueno, pero el aficionado esperará mucho más en una visita más reposada.
Disfrutamos con una pequeña selección de canapés de la casa, inicial. Una espuma de roquefort a posteriori nos reconfortó y preparó el paladar para lo que se nos venía encima.
Las gambas a la Brel es un plato algo picante que maridó muy mal con los vinos. Una especie de salsa de tomate picante con gambas previamente peladas. Correcto.
A mí me subyugó el plato siguiente: la pasta a los tres colores. Tagliatelle con setas frescas, 4 quesos y pesto rojo casero. No he probado en ningún local de la zona del Sureste español, pasta tan rica como la aquí elaborada: pasta fresca. Y muy buenas salsas. Nuestra enhorabuena a los cocineros.
Un sorbete de cítricos nos esperaba a continuación, y para rematar, el OPÍPARO AL FOIE GRAS Y TRUFAS, un solimillo de ternara con eso, foie gras y trufas freescas. Carne tierna, de buena calidad en un maridaje perfecto.
El postre nos dejó algo más indiferente, así que no lo mencionaremos.
En suma, un "italiano" sui-géneris muy recomendable en la zona de Alicante.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar