Restaurante Casa Navarro

8
Datos de Casa Navarro
Precio Medio:
40 €
Valoración Media:
5.7 10
Servicio del vino:
5.6 10
Comida:
5.5 10
Entorno:
7.4 10
Calidad-precio:
4.6 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 35,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: No

Teléfono


8 Opiniones de Casa Navarro

Después de la grata experiencia que tuve con una celebración familiar, optamos por repetir en Casa Navarro.
El primer detalle que no me ha gustado, estoy acomodandome en la silla y la camarera me pregunta que vino vamos a tomar, "sino me ha dado tiempo a quitar la servilleta del plato". Entiendo que en estos días de Pascua quieran doblar mesas, y doy fé que lo hacen, incluso triplicarán servicio, pero en ese sentido, si tienen posibilidad de hacerlo, que lo hagan, pero sin perjuicio o premuras al cliente .
Para beber hemos tomado un Nodus Brut Nature, dado que el que hemos pedido no lo tenían, y el ofrecido sin referencia en cuanto a precio, bien cobrado. Una caña , una coca-cola y un agua grande.
En cuanto a la comanda, pedimos calamares a la romana, regulares, gomosos. Las tellinas, muy buenas en cuanto a cantidad y calidad.
También hemos pedido paella de foie y alcachofas. Exceso de aceite, buen punto del arroz, pero falto de sal, cuatro trozos de foie, de dudable calidad y con recortes de magro de cerdo resecos a más no poder.
Detalle que no me ha gustado es que se nos cobre 4,5€ de servicio de pan, y no se nos pregunte si lo queremos .
El precio de los 2 helados que han tomado los niños a 4'5€ cada uno. Industriales, por supuesto.
En resumen, servicio muy flojo, calidad de producto media baja y Rcp alta.
Dudo que repita.

Primera visita a Valencia de unos amigos canadienses y les apetecía una paella al lado del mar, "algo típico Valenciano", nos dijeron. Con esos requisitos, decidimos reservar en este restaurante justo en la zona acristalada que da al paseo de La Patacona, y acertamos. Era una apuesta segura, dado que conocemos bien el local tras numerosas comidas familiares.
Era domingo al medio día y el restaurante estaba hasta los topes, con todos sus salones y terrazas completas, además de una lista de espera para los que llegaban sin reserva. Decoración típica valenciana y temperatura del ambiente adecuada para el bullicio y el calor del medio día que reinaba en la calle.
Tras unas cervezas tomamos de entrantes un calamar de playa a la plancha que estaba estupendo, así como unas clochinas valencianas, excelsas. Esto acompañado de pan recién horneado, alioli, tomate y olivada. Para los arroces, dada la gran variedad que disponen, preguntamos si podíamos pedir una paella valenciana así como un arroz de almejas y chipirones. Pese a estar a tope, reitero, nos concedieron la petición de los dos arroces, para alegría de nuestros amigos, y nuestra claro. La paella era de manual: un dedo o menos de arroz, perfecto en su cocción, conejo, pollo y verduras sabrosas así como los caracoles y un poquito de "socarrar" para que la experiencia de nuestros amigos fuera completa. Así nos dio pie a hablar sobre la ortodoxia de la paella, lo que es y lo que no es…claro, según nuestro humilde prisma. El de almejas y chipirones también muy bueno en texturas y sabor.
Para acompañar los arroces, y tras varios intentos fallidos de tomar diferentes vinos valencianos por problemas de existencias, tomamos un vega mar sauvignon blanc, correcto y muy fresco, buen acompañante sobretodo para el arroz de almejas y chipirones. El servicio de vino nos pareció adecuado para el local: presentación del mismo a buena temperatura y descorche, llenado de primera copa, botella en cubitera al lado de la mesa.
De postre un clásico de la casa para compartir: crepe de nata y naranja. Tan bueno como sencillo. Café y chupitos.
Es de señalar la amabilidad y diligencia del servicio, que te atiendan con una sonrisa con tanta carga de trabajo es de reconocer.
Salimos contentos al ver que nuestros amigos habían tomado unos buenos arroces y del buen momento que pasamos en nuestro reencuentro al lado de la playa. Lo dicho: una buena elección para quedar bien con una visita y para comer un buen arroz al lado del mar…y a buen precio.

El pasado domingo fuimos a comer mis dos amigos y yo a este famoso restaurante, estaba lleno , pedimos unos pescaditos fritos muy buenos, abundantes, puntilla rebozada de calidad y de eso entiendo y una paella de langosta de las que quitan el hipo, con un buen fondo y el grano suelto, de beber albariño, chapO.

Repetiremos!!

Situada en un lugar fantastico enfrente de la playa y donde poder pasear luego bien la noche, nos decantamos por la pella (Fuimos solamente a por ella) y la verdad es que no es de las mejores que he probado y de las que te quede un recuerdo esporadico conforme pasa el tiempo, pero por lo general, bastante aceptable. Como entrantes solo pedimos un solo plato, ya que con la paella sabiamos que nos ibamos a quedar satidfechos.

Se ve que no he tenido suerte con el dia para ir a comer una paella valenciana ( me refiero a la de pollo y conejo de toda la vida), este Restaurante no se porque tiene fama de paellas a leña, la nuestra solo vio el gas, menos mal que se podia comer, pero como esas en cualquier menu de poligono, aparte de la paella, calamares buenos, clochinas buenas a un precio un poco caro la verdad, pero bueno es lo que hay en el paseo maritimo, el precio del pan lo voy a decir,una cesta de pan para cinco 7.50 €,me parece una pasada. Las cervezas y los refrescos el precio bien, el vino muy bien, Albariño de calidad bien en cubitera casi lo mejor de la comida porque estuvo frio (20€, no es caro), tengo que decir que nos fuimos sin tomar postre ni cafes. Por si os sirve de algo estabamos deseando salir de alli aparte hizo un dia de poniente insopertable Otra cosa, nada mas llegar pedi una cerveza de botellin y estaba para los alemanes, osea caliente para mi, llegamos a comer a las 14:15 y salimos a las 16:15, dos horas para comernos unos calamares unas clochinas y una paella a gas por mucho que digan a leña Tengo que decir algo positivo y es que despues de 45 minutos esperando en una zona que no iba el aire acondicionado nos cambiaron la mesa a otro salon recien acabado y casi nos quedamos igual,(osea con el mismo calor) total 5 personas dos picadas , paella de pollo y conejo ( a gas, y lo siento si repito lo del gas pero me lleve un desengaño, porque a gas las hago en mi casa), sin postres y sin cafes 150 € . Tengo que deciros que tengo 58 años y he estado en muchisimos Restaurantes de valencia de todos tipos, pero pienso que no elegi el dia adecuado, Si por una de esas voy otra vez a comer a Casa Navarro alomejor cambio de opinion,pero si tengo que pagar yo no ire. Me sabe mal por mi y por el restaurador Navarro (por cierto me toco al lado de una puerta que los portazos me sacaron de quicio, a quien corresponda intentar cuidar esos pequeños detalles porque el cliente se da cuenta de todo) Un saludo Julio de Benimaclet

la estrella es el arroz y como digo a mis amiguetes donde haya un arroz a leña que se quite los demas por lo demas a mi la calidad precio abusivo dos aperitivos paella el señoret para 4 jarra de cerveza agua postre y cafe 160 euros

Sitio con fama de buenos arroces.
Que cuiden esa fama ya que hacer buen arroz no es fácil.
Por lo tanto esto me lleva a pensar que posiblemente el fallo fuera nuestro por no pedir arroz, evidentemente en plan irónico.
Local en un lugar privilegiado, junto a la playa.
De entrantes, puntilla (sosas), all i pebre de anguila (correcto) y mil hojas de perdiz y foie (lo mejor de la comida).
Segundos, chuletillas de lechal (correctas para quien le gusten muy crujientes) ventresca de atún al grill (frita y pasada) horrible la primera vez que me dejo tanto en un plato.
Pero lo mejor esta por llegar, lomo de lubina salvaje con almejas. Se equivocan y sirven una lubina a la espalda, indicamos el error y tras disculparse el camarero, (el más profesional de la sala) traen la misma con una especie de salsa verde por encima con unas almejas crudas y gambas peladas.

La carta de vinos correcta, pedimos Dinastia Vivancos Reserva y traen Crianza, con copas de agua y sin ningún servicio.

Por lo tanto si la fama les viene por el arroz, ¿deberemos los clientes pedir arroces? ¿debería el local eliminar de la carta los platos que no sepan elaborar?

Cada uno que piense lo que quiera, yo si vuelvo (que lo dudo) pediré arroz.

Me ha estrañado que este restaurante no esté comentado, ya que es bastante conocido por los valencianos.

El entorno es bueno si reservas y eliges la ubicación, el de siempre que es una casa típica o la terraza con vistas a la playa de la Patacona son la mejór opción, luego tienes unos añadidos acristalados que pierden el encanto que están detras de la casa.

El servicio del vino es correcto, siempre y cuando no esté abarrotado de gente (supongo que como todos los sitios). La carta de vinos normal, con unos cuantos valencianos a elegir que me gustan.

La comida es valenciana tradicional, en la que la media de la calidad no suele defraudar, la estrella como no, es el arroz, con muchísimas variedades diferentes de paella. Casi siempre que he visitado el local para comer un arroz a llegado a las estectativas, digo casi porque algunas decepciones he tenido(lo suelo frecuentar sobre todo en primavera).

La relación calidad precio es donde creo que está un poco descompensada, aunque puedo entender que estás comiendo con las vistas a la playa dentro de Valencia, es un punto a mejorar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar