Restaurante Cañadio en Santander
Restaurante Cañadio
País:
España
Provincia:
Localidad:
Cód. Postal:
Tipo de cocina:

Añadir vino por copa

Precio desde:
44,44 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra:
domingos
Nota de cata PRECIO MEDIO:
51 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
7.0
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
6.2
Comida COMIDA
7.8
Precio medio entorno ENTORNO
7.0
RCP CALIDAD-PRECIO
7.0
Opiniones de Cañadio
OPINIONES
16

Restaurante ubicado en la santanderina plaza del mismo nombre.

Local de años de evolución, con un esplendor inicial seguido por una etapa, en que a nivel popular fue decayendo y actualmente otra vez en auge, con gran admiración a su patrón (Paco Quirós) sobre todo por los profesionales de la hostelería.

Comida al mediodía, tres personas, recepción perfecta y acomodación en una mesa amplia, demasiado cercana a las vecinas, bien vestida, en un comedor al 80-90 por ciento de ocupación. Decoración con fuertes colores en paredes.

Carta de de producto con alguna elaboración.

Detalles de la casa, unos aperitivos:

Gazpacho en un vasito, que no me dijo nada (últimamente en Cantabria, que no fue nunca tierra de gazpacho), se oferta como aperitivo en numerosas ocasiones, y

Buñuelo de patata con bacalao, excelente en sabor y textura.

Hemos compartido:

Pateé de perdiz con salmorejo: pase suave, con buen punto, pero con poca identificación en cuanto a su fondo de sabor con la perdiz. Bien presentado, con sus tostaditas recién hechas y con buena armonía con el salmorejo

Y también para compartir, pero emplatado:

Ensalada de bacalao con cebolla confitada y tomate raff: ni me impresiono el bacalao y su base, cuando pruebo estos bacalaos, me acuerdo de los inyectados.

De platos

Capípota (guiso meloso de morro y pata con huevo frito); sabor muy logrado, original su presentación y en conjunto los rey de la comida junto a el buñuelo.

Manitas de cerdo rellenas con escalope de foie: buenas, con original presentación tipo tronco.

Menestra de verduras; bien sin más. Con presentación algo clasicota, cocidas primera y luego rehogas y algunas en tempura. Punto aprobado.

Postres: helado de queso de Liébana, de mango y zumo de naranja.

Servicio, diligente, a veces en cierta demasía (poner nuevos cubiertos sin retirar el plato anterior y sin pedir permiso), sin interesarse mucho en el parecer de los comensales y con cierta desgana en repetir por ejemplo el contenido de los aperitivos.

Cafés,

En cuanto a los vinos, carta con denominaciones varias nacionales y foráneas, sin apreciar falta de algo básico en concreto y con precios muy ligeramente altos.

Hemos tomado Fagus de Coto de hayas T 2006, copas adecuadas, y servicio limitado solo a probar y ahí se acabo.

Buena despedida.

En conjunto luces y sombras.

Restaurante bien ubicado y con una buena cocina.Recomendable de entradas la ensalada de bacalao y las croquetas, sin olvidar las almejas.De segundo cualquier pescado es tratado con mimo.En carnes el solomillo exquisito y las manos rellenas una delicia.De postre el helado de queso muy rico.
La bodega aceptable

Se come bien sobre todo los pescados aqui paco lo clava.
En el tema del vino aunque me cae muy bien se lo tiene un poco creido Teresa ,aunque os podeis dejar aconsejar.
Por lo demas un buen resturante dentro de la plaza mas concurrida por la noche señor nacho porque por el dia no hay ni el tato.

Comida, pastel de puerros para compartir, exquisito.
De segundo Cap i ota plato muy recomendable pero no le regeneraron correctamente con lo que tenía unos toques de frigorífico y cachón en tinta, correcto pero ninguna maravilla.
Carta de vinos bien equilibrada con vinos modernos tanto españoles como extranjeros. Botella de Mauro a 30 €.Total con cafés sin postre 90€.
Local acogedor, servicio familiar destacando la labor de Teresa, merece la pena una visita.

De los tres días que pasamos en Santander, dos de ellos estuvimos tomando pinchos aquí. ¡Excelentes! Os lo recomendamos. No sé cómo se debe cenar dentro (en el salón), pero seguro que muy bien. A 2.25€ por pincho, una variedad pasmosa y un aceptable servicio del vino en barra. Salimos muy satisfechos y con la habitual sensación cuando vuelves del norte de España de que en Barcelona nos toman el pelo con el tapeo.

Situado en la plaza mas concurrida de Santander, en el restaurante Cañadio, Francisco Quiros desarrolla una cocina pura y sin estridencias. Materia prima de primerisima calidad elaborada de forma impecable. En la sala, encantadora como siempre, Teresa nos hace sentir como en casa.

No voy a hacer recomendaciones, porque todos los platos son buenos... dejaos aconsejar por Teresa.

Por la tarde-noche en la barra se pueden tomar vinos por copas y pinchos que haran las delicias de todo aquel que se acerque por alli.

En la carta de vinos podemos encontrar vinos clasicos y tambien novedades correctamente seleccionadas. Desde hace poco se puede disfrutar de una selección de vinos de fuera de nuestras fronteras. Champagnes como Larmandier Bernier por unos 30€, Borgoñas tintos y blancos de buenos productores alrededor de 20€, y algun vino dulce maravilloso, todo ello acompañado de una buena cristaleria y un buen servicio.

Imprecindible para los amantes de la buena mesa y del buen vino, que se acerquen por la zona norte, y que no quieran tener que pedir un prestamo para poder salir a cenar.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar