Restaurante Can Ferran en Sant Quirze del valles

Restaurante Can Ferran

9
Datos de Can Ferran
Precio Medio:
30 €
Valoración Media:
6.8 10
Servicio del vino:
4.8 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos

Teléfono


9 Opiniones de Can Ferran

Sin duda, un imprescindible si estás por la zona (y puedes ir pronto a comer) No reservan (aunque les he visto guardar alguna mesa en alguna ocasión), ni abren los domingos, ni aceptan tarjetas pero es que... la carta lo vale. Si es la primera vez que vas te recomiendo sus legendarias judías, aunque la mayoría de platos son deliciosos. Cocina tradicional sin muchas pretensiones y basada en la calidad de la materia prima.

Disponen de una carta fija muy básica de cocina tradicional (carnes a la brasa, canelones, sus famosas mongetes del ganxet...) y otra hoja (bastante extensa) con platos de temporada en ocasiones más elaborados. Lo mismo pasa con los postres.

Respecto al vino más de lo mismo: bodega bastante clásica pero como detalle diré que es de los pocos restaurantes que mantienen viva la tradición de usar porrón, pudiendo pedir tu vino en este formato.

Como punto negativo, sus comedores pueden llegar a ser muy bulliciosos (pese a que alguno de ellos ya tiene implementadas soluciones para amortiguar el sonido), por lo que es más recomendable para comidas familiares, de trabajo o con amigos más que para una cita en un entorno íntimo.

Podéis encontrar más sobre el restaurante en su propia web: https://www.masiacanferran.com

 

Sorprende que un restaurante basado en la brasa tenga las colas que este tiene, en un martes a la noche que la mayoria estan cerrados o tienen poquisimos clientes, este restaurante tiene el parking hasta la entrada, tiene mucho merito.
Aunque tambien hay que decir que tienen calidad en la materia prima, sobre todo en las famosas mongetas del ganxet.

Pero vamos a la comida, nos pedimos unos primeros para compartir, caracoles (buenos), ceps (normales) y para segundos mongetas con galtas y pies de cerdo a la brasa.

Los postres estan mas elaborados, me gusto mucho los higos con crema.

La carta de vinos es bastante clasica pero tiene algun vino interesante, pedimos un cava Mestres Coquet 2009 y un tinto Juan Gil 12 meses 2013. La cristaleria deja que desear y porque le pedimos que nos cambiara las copas.

Totalmente de acuerdo con Querubin "Lo del cajero de Servired porque no nos da la gana aceptar tarjetas, está muy bien, y lo de ir de último mohicano, también. Yo lo considero un absoluto desprecio al cliente, pero imagino que tampoco cambiará con esta opinión. Lo que ha sido siempre una magnífica comida, si vamos empeorando el servicio"
A estas alturas y estando los descuentos de los bancos bajo minimos a nivel de targeta no tiene sentido tener el cajero en la puerta, a no ser que tambien les reporte beneficios.
Sin reservas y sin targetas, empezando a fallar el servico, si llegas a la hora, largas colas, habrá que buscar alternativas. Comida correcta, pero ya se acabaron las excusas para ir desde Barcelona con Tuneles de por medio.

Buena opción para no fallar en la comarca del Vallés. Es un restaurante que no destaca en nada pero que tampoco nos defraudará en nada. Cocina catalana sin excesivas complicaciones con la especialidad de la mongetas. Buen surtido de platos y servicio de vino en la linea del tipo de restaurante. Bién lo deben hacer porque siempre suele estar lleno.

No se cuantas veces he comido en este restaurante; la verdad es que ya perdí la cuenta; pero siempre me pido de primero sus esquisitas mongetas; y hoy, no fue distinto; de segundo una carrillera de ternera muy tierna y gustosa.
De postres crema catalana; como la hacia mi abuela.
Para beber agua y vino tinto de la casa.
Aunque su servicio de sala es un poco ajetreado y precisa mejorar; te sientes como en casa; es muy familiar; precios muy correctos y la cocina es la de toda la vida, buenisima.

Este es un restaurante al que envidio. Lo envidio porque aun no cogiendo reservas, no aceptar targetas, no abrir los fines de semana; aun así, llenan siempre.
Y donde estará el secreto me direis??
Pues bien el secreto esta en sus excelentes "mongetas del ganxet" con cansalada. Yo soy amigo de Alberto, uno de los dueños; le he preguntado miles de veces como las hacen, por que a mi no me salen igual; y Dios sabe que lo he intentado...;el no suelta palabra, ni tan solo borracho en alguna fiesta que hemos coincidido.
A parte de esto, tienen la experiencia y el saber hacer de ser una 3a generación en el negocio, el restaurante lleva mas de 50 años, y tambien la mayoria de su plantilla tiene mas de diez años con ellos, eso les da un plus en el saber hacer y compromiso con el restaurante. Su cocina es basicamente catalana tradicional, respetando mucho el producto y las temporadas, cocinando con mimo, tal y como hacian nuestras abuelas; con una presentación actual. Recomiendo los guisos y asados.
El trato al cliente es cordial y familiar.
El precio es el justo, ni mas ni menos. El entorno es ideal; a las afueras de Rubi, entre este y Sant Quirze; parece que este dentro del bosque.
Los postres son mayoritariamente caseros.

Mi ultima visita el pasado martes por la noche, 14 de Abril. Lo del cajero de Servired porque no nos da la gana aceptar tarjetas, está muy bien, y lo de ir de último mohicano, también. Yo lo considero un absoluto desprecio al cliente, pero imagino que tampoco cambiará con esta opinión. Lo que ha sido siempre una magnífica comida, si vamos empeorando el servicio como noté el martes pasado (había prisa por cerrar), acabará por convertirse en no volver. Aún y así correcta escalibada y secreto ibérico. Nos decantamos por una crianza de Abadal, muy, muy buena. Cuidadín. Las empresas no duran siempre (y las de alrededor de Can Ferran, no son excepción).

Restaurante con más de 50 años. Solo decir que allí celebró mi familia muchos acontecimientos entrañables. Cocina casolana catalana de toda la vida. Alta calidad de productos, sencillos, pero buenos. Excelente calidad-precio. Trato familiar, algo atolondrado. El local ha ido mejorando en sus espacios. Entorno envidiable: parece que estés en la montaña. Excelente para grupos y familias. Efectivamente, no aceptan tarjetas de crédito, aunque disponen de cajero para emergencias. No aceptan reservas y siempre lo tienen lleno. El servicio de vino es correcto y ha ido mejorando con el tiempo, pero disponen de una carta clásica y comercial, lógico dado el volumen de su clientela y de su oferta. Un lugar recomendable si se quiere comer bien, a buen precio, y platos de toda la vida.

Gigante restaurante situado muy cerca de Rubí, amplio aparcamiento debido a su gran clientela. No aceptan reservas, ni tarjetas de crédito, tampoco dispone de menu, solo una carta clasica. Su especialidades son las judias con tocino y botifarra, carnes gallegas a la brasa, manitas de ministro, pato y atun deliciosos y demás...Un restaurante que repetimos muy a menudo, muy recomendable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar