Restaurante Eslava

5
Datos de Eslava
Precio Medio:
30 €
Valoración Media:
6.7 10
Servicio del vino:
6.2 10
Comida:
7.6 10
Entorno:
6.6 10
Calidad-precio:
6.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 10,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


5 Opiniones de Eslava

Ambas opciones tienes en locales contigüos. La zona de tapas tiene buena fama con variso premios recientes. Merece mucho la pena y en estos momento figura en 2º puesto de conocida web internacional.

El restaurante vecino es otra cosa, un local pequeño con pocas mesas (máximo 30 comensales y nosotros ya éramos 12), servicio muy profesional (de muchos trienios), bien vestido.
Carta de comidas corta pero variada que incluye alguna de las tapas más famosas y premiadas; para principales estan las diferentes carnes (foie, magret cordero, buey, costillas, tataki de buey..), mientras que los pescados son del dia sin especificar precios.

Carta de vinos suficiente con algun vino local y algun fallo en carta que, como era de esperar acertamos: el blanco de bodegas Habla. Al final nos quedamos con Ocnos 2013, un vino de la sierra de Sevilla, de color ajerezado, muy salino y buena acidez. Agua por supuesto y alguna cerveza (no en mi caso) de barril bien tirada.

Buenas presentaciones de los platos (en especial el magret), buenas raciones en general.

Empezamos por un aperitivo de la casa, individual y al plato.
Seguimos con una tapa marca de la casa: cigarro para Béquer (3.50€): una tapa muy vistosa, del estilo del puro de la Salita: en el interior de una pasta algo crujiente, muy delgada y que da soporte a un combinado de choco, algas y tinta de calamar. Apoya con sensación de ceniza sobre una emulsión de ali oli. Muy recomendable.
Otra tapa premiada y que hay que probar: yema sobre bizcocho de boletus y vino caramelizado (3.50€): el bizcocho a su vez ,sobre salsa de boletus (como borrachito) con reducción de PX, huevo hecho a baja temperatura coronando la tapa y sobre él algo de trufa rallada. Muy recomendable. Servió para probar un buen trozo de pan casero, de miga densa, perfecto para mojar el huevo derramado.
La tercera: setas (de temporada, unas a las que llaman tanas) rehogadas, buenas.

De principales se pidieron varios pescados: corvina, merluza con diferentes preparaciones, y creo bacalao.
De carnes diferentes opciones: foie de oca braseado y compota de calabaza (17€), muy bueno; magret con miel y sidra de Hornachuelos (14€), con espectacular presentación.
Por mi parte, fuí a su especialidad: costillas de cerdo a la miel (16.80€). Bien hechas, de tamaño pequeño, muy tiernas, buena ración, jugosas, fáciles de dehuesar, con enormes papas fritas en compañía.

De postre dos buenos platos con 6 dulces caseros, siendo destacable el turrón de Xixona bañado con chocolate, el tiramisú y el chocolate, todas ellas en buen nivel.

Buen servicio de vino constante en copas, sin atosigar. Buenos cafés finales sin extras.

Tapeo en el famoso Eslava sevillano, última parada en mi periplo por la ciudad. Es mi segunda visita por Sevilla, una visita gastronómica que me ha dejado con bastantes dudas. Sin entrar en valorar la materia prima utilizada en clásicos del tapeo, - la cual creo que es óptima-, y sin comentar en demasía las bondades del servicio, - no muy agradable en líneas generales-, Sevilla me ha parecido muy cara. Precios muy altos sobre todo en vinos, y cantidades exiguas en muchos casos. Por lo que respecta al Eslava, probamos unas croquetas de ternera correctas, unos buenos hojaldre de espinacas y una insulsa charlota de calabacín. Copas mejorables, local incómodo. No sé si es un bar de tapas, un Restaurante o un gastrobar. Sólo sé que no entiendo muy bien su fama.

Simplemente impresionante.
LA cordialidad de Sixto "el dueño y señor del templo gastronómico" ejemplar, el personal de servició inmejorable.
Su cocina y materia prima de lo mejor. Nos deleito con un menú degustación " que no lo suele hacer nunca" que nos dejo a todos impresionados. Los huevos camperos con fondo de boletus, el foie, el solomillo, el pescado, el vino, la selección de postres.
Por el preció que se paga la calidad y la ejecución de las cocciones junto con la mezcla de sabores fue excelente.
Recomendar también su bar de tapeo, hay que disfrutar de las hortiguillas de mar, los huevos, la costilla con miel de romero, la sangre frita, las cabrillas de monte, las carrilleras, un sin fin de sabores y para rematas la digestión un buen Gyn Tonic con un arte andaluz.
Que mas pedir, ojala en Barcelona pudiéramos disfrutar de este tipo de restaurantes y salero andaluz.

Viernes por la noche y el bar de tapas, que es donde queriamos cenar ya que no habia mucha hambre, estaba a tope.
Asi que pasamos a pegar un vistazo al pequeño restaurante que tienen adyacente al de tapas y al disponer de una sola mesa libre la ocupamos.
Conclusion ; que este Restaurante-bar esta bien considerado en Sevilla.
Bueno el local como he mencionado antes es pequeño, no mas de ocho mesas, con una decoracion tranquila, techos altos y bien equipadas las mesas, incluso copas de vino aceptables.
El servicio en todo momente cercano y eficaz, tambien el del vino.Que cuenta con una carta adecuada pero con precios altos, como en toda Sevilla.Nosotros optamos esa noche por un Taberner 06.
En cuanto a la comida fue, un plato de huevos de corral con mousse de setas que estaba realmente bueno, aunque con el tiempo que lleva en carta ( visto el comentario anterior) es un plato que deben de hacerlo con los ojos cerrados.
Y como plato principal yo opte por un solomillo al cabrales, de presentacion sencilla pero de buena calidad y mi señora una magret de pato con frambuesa que tambien resulto rico.
En cuanto al postre pedimos para compartir un Songa que trataba como de un bizcocho con nata y no se que mas, el caso esque a mi me recordo mucho a un tiramisu.
Con esto cenado mas una botella de agua y el servicio del pan, se puede decir que cenamos bastante bien.

Pequeño restaurante con ocho mesas,cómodo y muy sobrio en la decoración,lo cual pasa desapercibido cuando empiezas a comer... La comida buenísima... El foie de oca con chutney de membrillo,reducción de módena y aceite de albahaca... Magistral.
Las chuletitas de cordero... En su punto y de lujo.
Los huevos de "corral" con mousse de setas... Para recordar.
Los postres clásicos pero no defraudan... Tomamos un Juve&Camps Reserva de familia por 22.85 euros... Deben mejorar bastante respecto a las copas... Buen servicio en general.
Junto al restaurante tienen el Bar Eslava,mucha mucha gente y muy buenas tapas.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar