Restaurante Dos Cielos en Barcelona
  

Restaurante Dos Cielos

16
Datos de Dos Cielos
Precio Medio:
130 €
Valoración Media:
8.4 10
Servicio del vino:
7.9 10
Comida:
9.1 10
Entorno:
9.3 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Sant Martí
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 85,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Dos Cielos Azafrán Dos Cielos El Caliz Dos Cielos en Barcelona Buey de mar Restaurante en Barcelona Lagrimas verdes Restaurante Dos Cielos Carabinero de Huelva Dos Cielos Camarones Dos Cielos en Barcelona Restaurante en Barcelona Restaurante Dos Cielos Dos Cielos

16 Opiniones de Dos Cielos

Uno de los restaurantes más "in" de Barcelona por su ubicación, en la planta 24 del Hotel ME, por la agradable terraza donde esperas tomando una copa, por el protagonismo de la cocina (entras por ella) y por la coqueta sala de diseño minimalista. Para los más aficionados se puede comer en la mesa al lado de la cocina, que está a la vista de todos los comensales. La carta de vinos tiene una selección suficiente. Optamos por el Nikolaihof Gruner Veltliner 2007 (35€).

Respecto a la comida, nos habian dicho que los hermanos gemelos Javier y Sergi Torres estaban haciendo una de las cocinas creativas mejores de Barcelona así que pedimos el menú degustación (80€), que presentaba platos excelentes (cazuela de 37 verduritas, la merluza cocinada al vacío con la Gastrovac, un invento de Sergi Torres, que permite obtener un punto al pescado espectacular, no habia visto cosa igual) y otros simplemente buenos. El nivel medio es alto.

El servicio de sala es un poco frío y tras retirarse los hermanos Torres de la cocina (un poco antes de las 12) todo se queda un poco desangelado (el contraste con el trato humano en el Celler de Can Roca es inevitable). Creo que necesitan a un sumiller en sala con más personalidad.

En definitiva, un sitio chic, de moda, con una cocina vanguardista muy bien resulta técnicamente pero al que echo a faltar algo más de alma para acabar de seducir completamente.

En el hotel Me, la línia juvenil y más chic de Meliá hoteles en Barcelona. La verdad es que todo el complejo vale la pena. Yo no fuí por arquitectura, sino por una comida de negocios y en este caso lo que vale es la comida.
Había distintas opciones pero donde hay trufa hay Albert y por eso, pues, optamos por la opción del menú de la trufa. Era un menú muy equilibrado, tanto en sentido sápido como estructural de los platos y su orden.

El menú en cuestión era el siguiente:

Consomé con raviolis de castaña y foie (gran plato que prové anteriormente)
Crema de raíces con bacalao y trufa (un gran plato que me recuerda a la composición de un plato del Bulli: piel bacalao con jugo de trufo y almendras tiernas, excelente todo)
Vieira con trufa (la vieira, una gran vieira pero ya estoy cansado de tanta vieira en todos los restaurantes, perque no se puede hacer unas cigalas con alcachofas y trufa?, un plato de invierno, yo tiro la propuesta en el aire o cielo?¿ )
Liebre (la mejor liebre que he comido en mi vida después de la que hace Jordi Juncá y muy bien acompañada con un brioche)
Sorbete de trufa (Pura trufa pero faltaba algo...)
Peras con chocolate, tofee y vainilla (un gran postre que prové ya en otro restaurante de l'Empordà, en el Empòrium, aunque este de Dos Cielos era muy senzillo de montaje y estaba compuesto por un sorbete, chocolate, una crema de tofee y luego vainilla, en Empòrium era un aire helado de chocolate con caramelos de liofilizados de pera y tofees líquidos de vainilla)

Un gran restaurante que si se va a Barcelona se tiene que visitar, si o si, los gemelos Torres son dos torres. Un gran menú que vale la pena probar.

Extraordinario...Comi en la mesa de la cocina. Producto fresco y de extraordinaria calidad. Bien elaborado con sugerencias sorprendentes y hierbas que exploran sabores...

La materia prima es muy buena y la técnica de elaboración también, todos los platos me han gustado, pero lo que me ha sorprendido ha sido la melosidad del arroz negro con espardeñas. El pan es de elaboración propia, de diferentes tipos y estan muy buenos. A pesar de que la cocina está abierta a la sala no se perciben humos y al no autorizarse fumar el entorno permite una apreciación perfecta de olores y sabores. Hemos comido el menú degustación de 70€ p.p. y estos son los platos:
1- buñuelos de bacalao - muy cremosos y bien fritos
2- pure de tubérculos del amazonas - en el centro habia unas bolitas negras un poco gomosas, especial
3- huevo poche con espinacas, trufa de temporada y caldo de carne - muy rico
4- unas verduras de temporada con setas - muy sabrosas
5- buey de mar con crema de judias pochas - el sabor de las judias enmascara el sabor del buey de mar que casi no se nota - una lástima
6- arroz negro con espardeñas- muy cremoso, espectacular
7- el plato de pescado un dot (mero) - bueno
8- cabrito con espuma de pimienta de duque - bueno
9- postre frutas maceradas con vinagre y helado con hierba buena - muy rico
10- espuma de almendras amargas, crema de bailys, fruta del amazonas - bien

Para acompañar la comida el somelier nos ha recomendado un maridaje, 25 € p.p., compuesto de dos vinos blancos: uno de Málaga un moscatel seco fresco, frutoso y mineral y un vino blanco chardonnay chileno con más cuerpo fermentado en barrica, muy buenos los dos. Y para el último plato una copa de vino negro pero una de las copas que ha servido se le ha quedado un poco corta al terminarse la botella. Para los postres un souternes joven.
Cuando entras en el comedor los hermanos Torres vienen a saludarte y a presentarse, todo un detalle, el servicio es profesional y te hacen sentirte bien, ya que estan atentos pero no molestan.

Excelente! Servicio exquisito, fantastica comida, vinos excelentes... Pedimos el menu personalizado. Todo muy bueno. Comida ligera, innovadora, cocinada con pocas grasas. Hay que destacar el servicio tan profesional. Un equipo veraderamente a la altura de los mejores restaurantes. Sommelier nos recomendo vinos divinos. Calidad / precio muy pero que muy razonable ya que no nos privamos de nada, aperitivos, divinos vinos etc... Sin duda, estrella michelin esta al caer (una ... o dos?). Volvemos seguro.

Los hermanos Javier y Sergio Torres, han unido sus experiencias para hacer un sitio muy agradable con una decoración espectacular en la planta 24 del hotel Me. Es la segunda vez que voy, esta vez por noche buena, y han estado las dos veces estupendas.
En esta ocasión hemos hecho un menú que nos personalizaron, porque ya habiamos hecho el de temporada, un poco del menu de trufa negra y algunos platos de la carta adaptados. Merecen especial mención el arroz con setas y trufas y el royal de liebre, espectacular! No dejar de probar los quesos que tienen una selección muy buena y en su punto.
Dejaros aconsejar por el somelier que es muy agradable y siempre tiene alguna sorpresa bajo la manga, en esta ocasión hemos tomado un Remelluri blanco del 2006 que, salvo la liebre, acompañó la comida muy bien y eso tiene su mérito. En la primera ocasión hicimos maridaje y fue todo un acierto, lo recomiendo sin reservas, eso si lo bueno se paga.
La atención es esmerada y repito el local es precioso, tiene la cocina abierta y es un espectaculo ver como funciona, lo recomiendo para una cena o una celebración, acertareis seguro.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar