Restaurante Miguel Juan, tapes, vins y licors

17
Datos de Miguel Juan, tapes, vins y licors
Precio Medio:
23 €
Valoración Media:
7.2 10
Servicio del vino:
6.2 10
Comida:
7.4 10
Entorno:
6.9 10
Calidad-precio:
7.7 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 13,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


17 Opiniones de Miguel Juan, tapes, vins y licors

A la semana siguiente volvimos a probar cosas pendientes de nuestra anterior visita, esta vez 4 comensales, 2 adultos (mi mujer y yo) y los 2 nanos.

Pedimos:

Patatas picantes y pescadito frito para los niños que repetimos de la anterior visita.
Rapes pequeños con all y pebre: muy ricos pequeños rapes en la tipica salsa de all y pebre de toda la vida pero un poco mas ligera. Muy bien.
Bull amb ceba: es decir tripas de atún con cebolla , curioso y muy rico el pato con una salsa para mojar pan.
Sardina de casco: pato tipico de la zona, consiostente en sardinas con 2 huevos fritos y ajos y pimientos, nos lo prepararon en la mesa, excelnte , bomba de sabor.

Cafés, cervezas y refrescos, total: 54 euros.

Local y entorno ya detallado anteriormente, en la Calle Loreto repleta de bares y mesas en la terraza, nos decimdimos a sentarnos en la terraza, eramos 4 adultos y 2 niños.

Amplia carta de tapas y especialidades de la zona, carta muy atractiva en cuanto a propuestas, nos decidimos por:

Pan i alioli: un poco insulso el alioli.
Patatas Picantes: para los niños, un pelin sosas, acompañadas del mismo alioli y salsa picante.
Croquetas de pollo: caseras y ricas.
Pulpo seco: muy bueno este plato y elaborado de una manera que nunca había probado, gustó mucho.
Sepia a la bruesca: cocida en su propia tinta, muy buen producto y muy rica la sepia.
Pescadito frito: se notaba la frescura del pescado.
Entrecot de vaca gallega: excelente carne y preparada al punto, perfecta.

Para beber cervezas y refrescos. Cafés y un par de pñostres caseros muy ricos, mousse de chocolate con naranja amarga y mouse de queso de cabra con confitura de tomate.

Servicio muy amable, rapido y eficaz pese al gentío congregado allí.

No se la cuenta ya que no pagué yo, pero por lo que me dijeron buena rcp.

Primero estuvo el Miguel Juan. Luego la calle Loreto. Y, aunque eso no sea exactamente así, con ese juego de palabras he querido transmitir el bagaje histórico de esta casa en la ciudad de Dénia. Tasca/bar de toda la vida que ha sabido adaptarse a los tiempos actuales y, alrededor de la cual, han proliferado decenas de negocios hosteleros sin que el Miguel Juan se haya resentido en clientela. Local con encanto, manteniendo la mayor parte de sus elementos originales con mobiliario y estilo tradicional, cuasi retro. A ello se le suma el atavío de los camareros que, más en invierno que ahora, intenta simular la indumentaria de antaño entre los del gremio.

Cenamos en la terraza y pedimos tapas (lo que en el resto del Estado son raciones) al centro para compartir:

- Pan con allioli: Casero, muy rico.

- Huevos: Medio huevo duro con ese mismo allioli, pimiento rojo asado y un pedacito de anchoa en salazón.

- Pulpo seco: delicioso, de los mejores de Dénia.

- Capellà: bacaladilla desecada que se cocina a la llama. Correcta.

- Montadito de figatell: embutido típico de la comarca de La Marina, ya
explicado en otras ocasiones, servido a la manera de las famosas minihamburguesas más que como un montadito.

- Pilotes de putxero: La bola tradicional de carne picada con especias que se coloca en el cocido en los hogares valencianos se sirve también como tapa en muchos bares de la comarca.

- Mouse de queso casero y algunos helados de una conocida marca.

Comifa bien ejecutada con resultados gratificantes. Tomamos además unas cervezas iniciales y una botella de El Miracle garnacha tintorera por recomendación del servicio. Correcto. El personal muy eficaz y profesional en el trato.

A la calle Loreto de patas, y de tapas. Esta vez por la noche.

Esta calle lo tiene todo para que la gente pique y siga, pero no hay costumbre de ello. En mi caso era obligado imitar a la parroquia, pues con la familia no es cuestión de ir p'arriba y p'abajo.

Esta tasca estaba entre las elegidas de antemano. Y por cumplir con la ruta establecida allí que nos presentamos.

Unos refrescos, una botella de agua grande, y una botella de Angosto blanco 2013 para afrontar lo siguiente:

- Dos raciones de pan con tomate y alioli. Innecesario. Sin gracia alguna. Y fíjate de lo que hablamos.

- Patatas bravas. De bolsa. Esas de gajo que las hay hasta de marca blanca. Y con el mismo alioli blanco e insulso. Reconocido por el camarero que son congeladas y que no es el fuerte de Miguel Juan, que conste.

- Buñuelos de bacalao. La gracia de la forma y poco más. Esponjosos si acaso. Decentes.

- Chipirones (puntillas) rebozados. Muy buenos, tanto en sabor como en fritura.

- Pulpo seco. Auténtico manjar de Denia. Algo escasa esta tapa para el precio.

- Sepia bruta (sucia). Dos piezas pequeñas, tiernas y sabrosas, pero les sobraba tinta por un tubo.

No hubo nada más. A tomar helados por la calle que también tienen derecho las heladerías.

El local tiene el encanto de lo antiguo, de lo típico. Te vienen otros a la memoria. Hay si los J.J. tuvieran este espacio...

Desde luego que si vuelvo, no será para sentarme. Pincho y copa, y a la marcha.

En un principi la carta sembla atractiva per la varietat de tapes diferents que ofereix, ben classificades per seccions, fredes, calents, gourmet etc. Però la qualitat de les tapes no està a la altura. Si demanes algún plat calent és probable que arribe gelat a la taula degut al descontrol dels cambrers, s'obliden de plats que has demanat o algún te'l porten repetit.
Ës un lloc om pots trobar tapes pensades en la gastronomia de Dènia i utilitza la materia prima autóctona. També s'ha de tindre en conter el preu, per a mi és més que correcte.

Fuimos a Denia para comer un menú de paso sin pretender demasiado y cual fue la sorpresa!!! comimos un menú que nos sorprendió un arroz caldoso buenísimo y unos postres caseros sorprendentes, nos gusto tanto que volvimos otra vez antes de acabar las vacaciones y no nos defraudaron otro arroz, esta vez de sepia con alcachofas de postres mus de queso de cabra buenísimo.

Local con ambiente y tapas destacable. Tapas tradicionales. pulpo seco, sepionet, cloxinas, ensaladas, peixet.... Con posibilidad de pedir diferentes AOVEs para maridar y precios moderados. Blanco Montenovo 14€.
Hay peros: los aseos no estan de recibo y excesiva parafernalia (espadón y golpetazo) a la hora de los Gintonics.

Después de un largo paseo por la capital de la marina, nos acercamos a la Calle de Loreto , una de las de mayor concentración gastronómica de la ciudad y descubrimos varios locales nuevos con una pinta estupenda desde nuestra ultima visita del año pasado....

Pero como somos gente de pocos riesgos, fuimos a lo seguro.....

Tomamos alcachofas confitadas con anchoas.....Deliciosa tapa, lo que mas gusto...
buñuelos de bacalao, esta vez correctos, pescadito frito, fresco, aquí si no como en otros sitios que prefiero omitir, chipirones enharinados fritos, deliciosos y de ración muy copiosa...Gambas al ajillo , buenas, tellinas, buenísimas y enormes...

Servicio, diligente y eficaz, me quede con ganas de tomar la sepia con mayonesa....

Otra vez sera....Por cierto, creo que la opción del diferentes arroces melosos aquí tambien es una muy buena alternativa y que sirven incluso por raciones individuales.....

Acompañamos toda la cena con vermut de la casa que aparte de estar muy bueno, marida perfectamente con este tipo de platos y sabores variados....

No puedo olvidar y reseñar aquí porque es digno de mención, la variedad de gins y tónicas, la mas amplia que conozco, ciento y pico....

Salu2

Paseando por el pueblo, decidimos cenar en este local, éramos 2 parejas, y una de ellas ya lo había visitado hace 1 año o más.

De beber mientras ojeábamos la carta las señoritas pidieron unos refrescos. Con la carta de vinos pedimos Blanco Nieva 2011 Sauvignon...este variedad no la había catado, resulto para mi gusto algo más ligero en boca que el verdejo. Precio del vino 12,50€

Tampoco teníamos un hambre extrema así que pedimos de picar todo al centro:

- 1 calamares planchas (muy buenos)
- Cazuela de mussola con tomate y cebolla (de lo que más me gusto)
- Pulpo seco, (bueno...pero para estaré en la zona tendría que ser un plato estrella)
- Verduritas a la plancha (tomate, espárragos, cebolla, pimientos, calabacín, berenjena y alcachofa)

Otra quinta tapa que no me acuerdo....

De postre tarta queso con mermelada de tomate ( BUENISIMA!!) y un cortado

Invitación de la casa a un chupito de mistela

La cuenta no llego a 64€

El servicio cercano y agradable

Mantelería poca pero las copas bastante bien

Antigua "tasca" en el centro de Denia.

He leído buenos comentarios sobre su comida, vinos, gintonics... y la verdad son ciertos.

Empezamos por un buen Pulpo seco, con un buen punto de brasa.

Seguidamente un magnífico Arroz a banda. Estupendo de punto, de sabor. Acompañado de un all-i-oli que le iba de maravilla.

Trás la comida rematamos con un GT de Martin Miller´s con Schweppes.
Como anécdota, la forma original de servir la tónica... cual escanciador asturiano. Un agujerito en la chapa y a escanciar!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar