Restaurante La Bodega del Vero en Barbastro
  

Restaurante La Bodega del Vero

4
Datos de La Bodega del Vero
Precio Medio:
42 €
Valoración Media:
6.5 10
Servicio del vino:
4.8 10
Comida:
7.4 10
Entorno:
7.4 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 31,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: domingo

Teléfono

Restaurante La Bodega del Vero

4 Opiniones de La Bodega del Vero

Por recomendación de algunos amigos ( por cierto, alguno de ellos, foreros), decidimos reservar y cenar el Viernes Santo en esta bodega-tienda reconvertida en restaurante en su sótano.
Al igual que en anteriores comentarios, el lugar bien merece una cena, romántica (ideal) o para una agradable velada entre amigos. Eso sí, como bien señala Pelos, parece ser que se han añadido más mesas (desconozco la anterior disposición) y el nivel de ruido ambiental dista de ser tranquilo. A pesar de ello, el local me gustó mucho. La atención recibida por los camareros, notable. En cuanto a la comida, decidimos elegir un Risotto, el Foie fresco como entrantes y luego, visto y aconsejado el Chuletón de Buey (de kilo aprox.) compartimos éste como único segundo plato. De los tres, el foie bien, el risotto mejor ( muy bueno) y la puntilla...para el Chuletón. Bueno, pero de la factura final, nos pesó: 37€ por el plato, nos pareció desmesurado, la verdad.
Los postres bien, sobre todo una Fondue de Chocolate Negro caliente con frutas del tiempo.
En cuanto al vino, al igual que la comida, no hay carta y decidimos pedir un Andrés Meler, bueno y con un precio calcado a lo que suele ser venta al público ( unos 23€ ). Todas las mesas recibían decantador, aunque quizás lo que deslucía un poco eran las copas (tratándose del lugar donde era). Simples, por definición.
Por todo lo demás y resumiendo, la cena muy bién, pero repito que la factura final algo subidita, sí.

Comer o cenar en este lugar es un auténtico placer. Y no sólo por lo servido, si no por el lugar y la sensación que trasmite. Fue una antigua chocolatería según nos explicaron.Ahora es una bodega, con olor a bodega, que aunque recargada, no dejas de mirar a todos los lados, y te gusta. Pero lo haces tranquilamente. Si vas a la Bodega del Vero, ves sin prisa. Es cierto que no son muy rápidos en el servicio (cuando estan algo atareados, si no...sí). Las tertulias (ya he estado 3 veces) son como estar en casa con los amigos, no celeran para nada tu marcha (muy importante).
Empezamos con una cata de aceites. Sublime uno de ellos, el aceite ecológico de la zona, OTTO. Arbequina y Empeltre si no recuerdo mal. Acto seguido una ensalada de ventresca, lechuga, anchoas y tomate de Barbastro, que para quién no lo conozca, es uno de los mejores tomates que puedes llegar a comer (sobre todo en su temporada). Seguimos con un jabugo y pan con tomate.Que jamón y que pan!!.Mucho mejor que otros tòmaquet de sitios de renombre. Después una tabla de quesos de la zona. Exquisitos y bastante variedad. Un risotto con trufa de Graus (zona recolectora), hongos y parmesano , para compartir. Estupenda melosidad, sabor exacto y sin predominio de uno u otros ingredientes. Se pidió un chuleton para dos y yo opté esta vez por algo que siempre me recomendaron pero que nunca había probado...Craso error!!. El Magret de Pato braseado...DELICIOSO EN MAYÚSCULAS. Servido en una piedra para darle un último toque. El acompañamiento, salsa de frutos rojos. Tenia miedo con la salsa, por que habitualmente en otros restaurantes suelen ser o muy densas o muy fuertes o muy azucaradas. Pues bien, nada de todo esto mencionado. PERFECTA.Semilíquida, suave y afrutada con un dulzor justo. La mezcla de ambos, carne y salsa es como siempre suelo decir "de GULA". El postre: obligada la fondue de chocolate BRESCO y frutas. Os recomiendo comprarlo en la tienda y hacerlo al baño María para preparar fresas con chocolate y costrarlas en el frigo durante 2 horas.
Todo ello se regó con Secastilla y Enate reserva. Dignos de semejante comida.
¿Quién da más calidad por este precio?...Difícil señores míos, difícil. Buen provecho.

Revisita a este local de Barbastro. Imprescindible la visita previa al colmado, aunque esta vez, no sñe si por el largo puente, algo escaso de materias primas.

En el restaurante tomamos la tabla de quesos de la zona (correcta), la tabla de ibéricos (correcta, también) y una minitabla de foies micuits (bien). Una ensalada verde con tomate (muy rico) y un chuletón de tamaño familiar para compartir (muy bueno)

Bebimos tres botellas de Marboré.

Café con chocolates a modo de petit fours

Éramos 7 y salimos por 222 euros (aprox: 31 euros por persona)

Toda la carta es oral (vinos inlcuidos). El vino es mejor no dejarse aconsejar, porque te ofrecen las bodegas nuevas (no sé si lo hacen con buena intención, espero que si)

El local está más lleno de mesas que la última visita, lo que hace que haya perdido encanto.

Servicio del vino: lo decantan pero se olvidan de tí.

Antigua fábrica de chocolate convertida en restaurante y la clásica tienda de comestibles y delicatessen. El restaurante en el sótano, iluminado con velas, algo de luz eléctrica y la chimenea, completamente rodeados de botellas.

Servicio y atención excepcional. Carta oral donde te recitan los platos que ofrecen. Muy recomendables las tablas de quesos y de embutidos de la zona, la selección de foies -desde los micuits hasta los frescos, las setas, el chuletón hecho a la brasa y, en temporada, el estofado de jabalí. Raciones abundantes.

Vinos del somontano, aunque en la bodega que os rodea hay muchas joyas de otras denominaciones. No os dejéis aconsejar porque tienden a ofrecer vinos de gama media-baja y creo que con eso se equivocan.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar