Restaurante Bodegón Almansa

5
Datos de Bodegón Almansa
Precio Medio:
41 €
Valoración Media:
7.1 10
Servicio del vino:
6.2 10
Comida:
7.9 10
Entorno:
7.3 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 37,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


5 Opiniones de Bodegón Almansa

Bodegón se ha afianzado desde hace tiempo como uno de los restaurantes tradicionales mas fiables de la ciudad de Almansa. Sus platos de cuchara, como son las exquisitas alubias con bogavante, sus arroces, carnes (a degustar su magnífico cordero asado)y tapas diversas no nos dejarán indiferentes. La fórmula es bién sencilla, ambiente pulcro y acogedor, y materia prima de extraordinaria calidad, tanto en carnes como en pescado de la cercana costa mediterranea. Elaboraciones fáciles pero bién resueltas. Todo dirigido con la profesionalidad y discrección de Toni, su dueño, y de Dani en la barra, un camarero de abolengo como pocos.
Precio ajustado para lo que ofrece, nos ratificamos en nuestra anterior crítica de 2.010; en mesa el servicio puede mejorar, pero eso no empaña en absoluto el gran atractivo de ésta casa

Restaurante de corte clásico que destaca sobre otras ofertas por varios aspectos, la elaboración de arroces, la utilización de materia prima de primera calidad, su barra y el servicio de ésta.

El local es sumamente acogedor y esta dividido en un salon principal y reservado, además de una amplia barra en la que se puede comer y tapear de manera más informal. La decoración es típica manchega, entre madera y ladrillo cara vista. La vestimenta de las mesas, vajilla y mantelería acorde con el establecimiento.

Respecto a la comida mencionar que se puede degustar desde unos mariscos de Santa Pola, hasta unas cocochas al pil pil, pasando por arroces, carnes, legumbres, gazpacho manchego, etc. Mencion especial merece el apartado de tapas, de nueva inaguración, el cual se articula mediante una extensa carta de pequeñas raciones, opción sumamente interesante ya que alarga la oferta del establecimiento hacia algo más informal y por lo tanto permite o bien comer de esta forma o comenzar la comida con un buen tapeo y un vino por copas. Tambien cabe destacar el impresionante guiso de alubias con bogavante, la calidad de la legumbre y la perfección en la elaboración del fondo de pescado dejan en un segundo lugar al marisco estrella del plato.

Nosotros es esta visita nos decantamos por unos excelentes aperitivos degustados en barra; torreznos caseros con almendras, esquisitos, manita de cerdo a la plancha con langostino, perfecta ejecución y plena de sabor, berenjena ligeramente rebozada con miel, el sutil rebozado le confiere una textura especial, muy buena, chupito de crema de champiñón, perfecto, quizás con algo de exceso lácteo, sepionet de playa, tiernísimo, en su punto, explosión en la boca del cefalópodo, en el que se nota la seña de identidad de la casa, cocina sencilla, sin artificios innecesarios y con una materia prima excelente. Mención aparte merece el servicio de barra, a cargo de un único camarero, el mejor que he visto nunca, atento, servicial, pasional, discreto, pendiente de cada detalle, con ganas de agradar y de hacer bien las cosas, un placer sentarse en un taburete y ser atendido por una persona con este nivel profesional, de diez, desde este foro recomiendo realizar toda la comida en la barra merece la pena.

Tras los entrantes, pasamos a la mesa, y pudimos degustar una arroz a banda, perfecto en su punto y ejecución, y es que cabe destacar que en El Bodegón es donde se sirven los mejores arroces de la zona, el punto de cocción justo, con sabrosos y generosos “tropezones” de rape, emperador, gambas y calamar, el fondo para su elaboración potente de sabor y con el aceite justo, sin formar “lagunas” en la paella, aspecto este último muy importante, porque ya se sabe que en ciertos locales potencias los arroces a base de inundarlos en aceite del sofrito, con la consiguiente pesadez de después. El servicio de mesa enaltece aun más si cabe el de barra, ya que sin llegar a ser malo es bastante más flojo, coincido en el descontento de otros comentarios anteriores vertidos en este foro.

Respecto a los postes, quizas sea el aspecto más mejorable del establecimiento, es conveniente que los actualice y aligere, considero que una elaboración tracional no tiene por que ser recargada ni excesivamente pesada, destaca la leche frita, muy buena, a mi entender el mejor postre.

Otro aspecto que cabe mejorar es el del vino, con unas 40 selectas referencias de Rioja y Ribera en su mayoría, se hechan en falta más oferta de la zona, más inquietud enológica, una selección más cuidada y variada, que busque la sorpresa del comensal y el compromiso con el terruño. Aun asi el servicio es correcto, probamos un Muga crianza, gran caldo clásico, servido a temperatura correcta y en copas schott, lo que ayuda lógicamente a su disfrute.

En definitiva, una de las mejores opciones de la ciudad para darse un clásico homenaje, o tomarse una cerveza con unas tapas y disfrutar de su maravillosa barra-bar.

Bodegon es heredero del conocido Pincelin, tambien de Almansa, en cuanto a filosofia de la restauracion.De hecho la calidad del producto y su elaboracion es muy similar a este, pero a un precio mas razonable. Excelente materia prima en la que no se escatima la calidad, tanto en carnes como en pescado fresco,llegado desde la cercana costa alicantina. Muy buenos salazones, y hortalizas. Suculentos platos de cuchara (se deben probar las magnificas alubias con bogavante). Postres herederos de la tradicion levantina, exquisitos. La elaboracion de los platos es sencilla, sin demasiada creatividad, pero lo que ofrecen en carta esta bien resuelto.
El lugar es pulcro, calido y acogedor; decoracion tipica, pero sin estridencias. El servicio es magnifico en barra, pero en mesa pierde muchos puntos, lo que es una lastima, puesto que desluce un tanto a este restaurante que pretende ser una apuesta honesta en la gastronomia de la ciudad. A pesar de ello, recomendable.

Corroboro todo lo que el anterior compañero comenta de este restaurante, La comida muy buena, bien elaborada, pedimos solomillo de buey,aceptable,Guarnición en estos platos la misma cuatro patatitas fritas a lo pobre y frias, .Chuletillas de cabrito,Aprobada por los pelos. Gazpacho ,muy buenos.
Mi problema fue falta de atención. Para un plato de jamon de bellota se tiraron 25min. y el jamon para costar lo que costo 19.50 sin iva,aprobado por los pelos.Hemos probado ibericos de recebo que le pegan mil vueltas.
El vino, pedi si tenian vino en botella de 500 y el camarero me contesto si,y se marcho.Pense, abra ido a por la carta de vinos.. y al poco llega me abre una botella de el que el quiso,caliente ademas,y se fue,no se preocupo ni de mirar si teniamos copa para el vino,hicimos la prueba de no pedirla y al final se lo tomo en la del agua.Por cierto vino peleon a 10.50 la botella de 500cc.
LA comida tardarón 40min despues del jamón.
LOs postres excelentes,pedimos tarta de queso,milhojas de crema inglesa.Y leche frita pero no les quedaba.
LO que yo busco en un restaurante de categoria como pretende este es principalmente comer bien,pero el trato y servicio,son una parte,el 20%.
Solo volveria a este rest por probar la leche frita.Buena cocina.Pero servicio de un restaurante normal bajo. Y de veras que lo digo con pena,pues los platos que pude ver por la sala tenian muy buena pinta.

Sin llegar a ser tan conocido como el Mesón Pincelín, me sorprende que este buen restaurante no tenga referencias hasta el día de hoy. El local resulta amplio y acogedor con las paredes de ladrillo visto y suele ser muy visitado por personal directivo y de nivel. El servicio resulta muy profesional y de trato agradable y dispone de muy buenas materias primas bien elaboradas. Como entradas pedimos lomo de orza, jamon y ensalada de perdiz en escabeche. Como no podia ser de otra manera, el plato fuerte y de indudable protagonismo de la zona el gazpacho manchego, realmente sensacional. En la carta de vinos bastante amplia predominan los manchegos, teniendo pocas referencias de otras zonas aunque selectas. Tomamos un reserva castillo de Almansa y un Estola gran reserva 1999. Local nada envidiable en calidad como he indicado anteriormente al Meson Pincelin ó al restaurante Casa Valencia igualmente de Almansa. Recomendado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar