Restaurante Chantarella

6
Datos de Chantarella
Precio Medio:
55 €
Valoración Media:
7.1 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
6.3 10
Calidad-precio:
7.3 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Chamartín
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


6 Opiniones de Chantarella

Hemos comido ya varias veces en este sitio y no deja de sorprenderme.

El local es amplio, moderno y agradable tanto en el espacio de restaurante como en la barra. La atención es siempre amable y profesional.

Si hay algo que destacar del sitio es su formato: barra, mesas altas, mesas bajas, salon....Aqui se puede venir de tapas, medias raciones, menú o comida/cena formal, toda esta oferta gira en torno a una cocina de muy alto nivel y una carta coherente y homogenea.

Platos como la empanadilla de huevo, el socarrat o los raviolis de pato justifican la visita pero hay muchos otros que además van cambiando con la temporada.

Los precios son contenidos tanto en la barra como en el restaurante. La ultima vez compartimos raciones y tapas para probar de todo entre varios comensales y salimos a unos 30€ con un vino muy decente.

Reservé pensando que iba a ser imposible cojer mesa y cuando llegamos estábamos solos. Era lunes, pero junto a nosotros sólo ocuparon otra mesa y ya.
La comida bastante buena, con una elaboración muy delicada y materia prima excelente. Croquetas caseras con salmorejo, parrillada de verduras para compartir. De segundos la papada de cerdo y un arroz negro. Un detalle es que nos comentaron que como el arroz iba a tardar ya que les había salido un poco salado e iban a elaborarlo otra vez nos sacaron unos raviolis rellenos de foie con chatarelas muy ricos. El vino un Vallegarcía Voignier, perfectamente servido.
Me gustó bastante y el entorno es muy agradable, volveré a ir y recomendaré.

Comida para dos en Chantarella. Creo que hoy la premiada jefa de sala no estaba en el restaurante ya que al mando habia tres chicas que han cumplido con su trabajo, amables, serviciales, atentas, intentando agradar. La decoración del restaurante no enamora, es funcional, si bien a algunos tramos de la pared le haria falta una mano de pintura ya que (si uno se fija) hay algunos churretones por las paredes.
La carta no es extensa, es suficiente, pero bastante restringida: 4 carnes, 3 pescados, algunos entrantes y algunos primeros. Nos ofrecieron 3 posibilidades mas fuera de carta, aunque sin especificar el precio.
Pedimos dos cervezas, acompañadas de unas aceitunas, mientras elegiamos el menu. Como aperitivo probamos una crema de patata con foie muy apetecible...pero apetecible sin mas. Como entrantes para compartir media racion de anchoas del cantabrico con ali oli, muy buenas las anchoas, un arroz negro con chipirones, gran plato, posiblemente lo mejor (y estaba fuera de carta) y un foie, que estaba bueno...pero bueno sin mas. Como platos principales, una corvina (muy buena segun mi compañero de mesa) y un bacalao al pilpil, del cual quiero decir que la materia prima era deliciosa, si bien el pilpil y la presentacion del plato rozaban lo estrepitoso ¿cómo se puede acompañar un bacalao al pilpil de unas patatas paja? He pedido opinion a lo largo de la tarde a algunos restauradores que conozco y la opinion ha sido unanime: no pega ni con cola. Por otra parte la salsa no estaba redonda, no era un pil pil feten...era simplemente un pil pil.
No pedimos postre, dos cafes (sin petit fours) y un gin tonic y un ron con coca cola (ambas copas invitacion). Mi intencion era pedir un PX, pero no habia ni una sola botella en el restaurante de PX, pese a que habia tres anunciados en la carta. Es mi destino, pedir vino (o para comer o de postre) y que no haya.
El vino fue un Sanz Sauvignon Blanc (20 euros) bastante aceptable. La carta de vinos es muy diplomatica: sus riojas, sus riberas y esos vinitos ajenos al publico en general, pero bastante habituales para las personas que frecuentan restaurantes o compran vinos en bodegas (Casalobos, Mas de Leda, Cepas Viejas, Viognier, Quercus, Martue...), es decir, diplomatica...sin mas. Precios x2.
Una cuestion sobre el pan: los que disfrutamos mojando pan en las salsas agradeceriamos que se dispusiera de pan de barra, con miga, para mojar, y no los panecitos de aceite o de pita, o de tonteriita que se sirve en muchos restaurantes y que no es pan ni es nada.
La cuenta: 120 euros. Es decir, se come bien...pero no te apetece volver.
En definitiva, por debajo de mis espectativas. Al apaladar: correcto. Al corazon: ni fu ni fa.

Es mi segundo comentario en verema de Chantarella, no es difícil averiguar que soy un enamorado de este restaurante.Lo he visitado hoy con mi mujer tras una visita al médico y tengo que decir que no solo no se ha convertido en el típico restaurante burgués que abunda en la zona del Bernabéu(Aldaba,Señorío de Alcocer o Puerta 57) sino que Chantarella se encamina hacia la bistronomie a velocidad de crucero.
El servicio es profesional y discreto dirigido por Mª José Monterrubio.Con la ayuda de una sola camarera dirige una sala en la que estábamos almorzando 25 personas y tanto el servicio de mesa como el del vino es muy eficaz.
La comida es excepcional.Nos pusieron un aperitivo espectacular:habas con almejas.Potente el sabor del caldo y sutiles las habas,las almejas espectaculares.De primero optamos por una parrillada de verduras y un arroz negro con calamares.La combinación del calamar y la textura quemada del arroz para poner los pelos de punta.
De segundos:carrilleras de ternera(gelatinosas pero rotundas) y una papada de cerdo ibérico,con un toque a pimentón,pure,espárragos que le hacen meritorio de ser un plato mítico no sólo de Chantarella sino de la restauraciuón madrileña.
De postres, macedonia de frutas y una torrija caramelizada de antología.La carta de vinos es suficiente a unos precios asequibles,tomamos un Estancia Piedra de toro a 20E.Mi mujer tomo un café y yo una copa de Cardhu que corrieron a cuenta de la casa.
En definitiva,una de las 5 ó 6 mejores cocinas de Madrid,un servicio ejemplar y una relación calidad-precio buenísima hacen de Chantarella un restaurante muy recomendable para amantes de la buena mesa.La decoración sólo correcta pasa inadvertida ante sus otras virtudes.
Hermanos Díaz en cocina,Mº José en sala,seguid así...

He visitado chantarella en tres ocasiones apadrinado por mi amigo Borja ... y serán muchas más.La decoración es simplemente correcta pero tanto el servicio como la comida son espectaculares.El servicio lo dirige con maestría Mª Jose Monterrubio(Premio nacional de gastronomia 2008),la carta de vinos es correcta con precios muy buenos y en la cocina ofician los hermanos Díaz y ofrecen una cocina de mercado creativa y muy sabrosa.Platos muy buenos como el timbal de cous-cous,la papada de cerdo ibérico y el premiado cochinillo además de unos postres muy conseguidos.Pero lo mejor de este restaurante es la relación calidad-precio ya que en la cuenta no meten muchos extras.Por 65E puedes tomar un exceñlente menú degustación y al lado del Bernabeu...

Buenas críticas y recuerdos de hace dos años que queríamos contrastar. Entorno minimalista y algo frío.
Cocina elevada, sincera, no muy abundante, con alguna falta de imaginación y a precios elevados.
Destacable el pisto con empanadillade huevo, el atún a la plancha y el bizcocho fluido de chocolate. Más corrientes el risotto con colmenillas, el bacalao con cebollitas glaseadas y la piña asada con helado de coco.
Servicio algo atolondrado y nervioso que Maria José trata de pulir. Buen trato.
Carta de vinos muy limitada, sobre todo en referencias alternativas (p. ej un sólo Jumilla Carchelo 99 que pedimos y que resultó correcto sin más)
Servicio de vino desconocido ya que pedimos nos lo decantaran y sólo Mª José nos sirvió; Copas Schott correctas (las del licor, Riedel).

Buena cena, pero a 80 euros. Será que esto es Madrid

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar