Restaurante La llar del pages en Capmany
  

Restaurante La llar del pages

10
Datos de La llar del pages
Precio Medio:
47 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
7.4 10
Comida:
8.1 10
Entorno:
7.9 10
Calidad-precio:
7.7 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 27,22 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


10 Opiniones de La llar del pages

Una vez más nos hemos acercado a Capmany antes de que Toni Sabas inicie la temporada del menú de la trufa (tuber melanosporum) durante la que dada su filosofia es difícil conseguir mesa, no atiende a más de 6 o máximo ocho comensales por servicio.

Nos recibe cordialmente como siempre y nos acomoda en la que en las últimas ocasiones ha sido nuestra mesa, departimos un buen rato antes de decidir los platos que eligiríamos  de su cortísima y reducida carta.

A la espera de los platos solicitados nos sirvió dos aperitivos, su clásico humus y un cosomé aprovechando los huesos de la carne de caza cuya temporada ya termina, excelente este último.

Los primero fueron

-Paleta ibérica puro bellota con coca de pan con tomate elaborada por el propio chef.

-Foie a las tres maneras acompañado por tres mermeladas distintas, de vino blanco, rosado y tinto, el foie que con tres distintos tipos de elaboración prepara con mimo el chef y que explica con pasión el proceso de las mismas a la hora del servicio.

Como plato principal

-Carrillera de cerdo ibérico con aligot cocida durante 36 horas a baja temperatura.

-Lomo de ciervo con mermelada de escalibada

Estos últimos dos platos exquisitos y especialmente el lomo de ciervo que cocina como todos los platos de caza conjuntamente con el chef Jean Louis Neichel ya jubilado que se desplaza cada temporada a Capmany con el que mantiene una gran amistad y con el que trabajó en su bi estrellado restaurante de Barcelona. 

Excelente pan que amasa y hornea el propio chef.

El cava nature mil-lèsima del cercano celler Oliveda del que siempre que comemos en La Llar aprovechamos para reponer nuestra bodega maridó perfectamente con todos los platos.

No tomamos postres y terminamos con unos buenos cafés que corrieron por cuenta de la casa.

Nos despedimos y quedamos emplazados para una próxima visita.

 

 

  • Carrillera de cerdo ibérico

  • Lomo de ciervo

Después de no haber podido compaginar nuestra agenda con la disponibilidad de mesas libres durante la temporada de la trufa y que para mi infortunio me perdí, ayer pudimos reservar sin problema para la comida del dia de hoy.

Como siempre la amabilidad y simpatia de Toni nos hace sentir muy a gusto en su restaurante, su corta carta y sus platos elaborados con pasión a mi particularmente los disfruto con mucha satisfacción.

Los aperitivos humus de garbanzos y gelatina de vermut blanco con aceituna y patatas chips.

Los entrantes fueron ensalada mezclum con queso de cabra caliente envuelto en una fina capa de pasta filo, nueces y membrillo y anchoas de L'Escala con coca de pan con tomate hecha en casa, anchoas de muy buena calidad y generosa ración aliñadas con buen aceite de oliva.

Seguimos con carrillera de cerdo ibérico cocida a baja temperatura acompañada de aligot y cordero deshuesado cocido también a baja temperatura con salsa de la reducción de su propio jugo y acompañamiento de esparragos verdes, mini patatas cocidas al horno, judias de Kenia envueltas con una fina capa de tocino ibérico, sanfaina y escalonias confitadas, un plato de reciente incorporación en la carta con un resultado más que satisfactorio.

Buen pan amasado y cocido en casa.

No pedimos postres.

Una botella de agua mineral de un litro y un vino de la D.O. Empordà, Bonfill tinto joven con crianza a base de garnacha, cariñena y cabernet sauvignon de Celler Arché Pagés de la misma población de Capmany.

Cafés por cuenta de la casa

Tengo que agradecer muy sinceramente a Toni el detalle que ha tenido al obsequiarme con una buena porción de mantequilla con trufa que según me ha dicho era a modo de compensación por no haber podido conseguir mesa durante el menú de la trufa. Muchísimas gracias

Como en casa te sientes en este pequeño restaurante máxime cuando Toni Sabas como siempre te recibe y atiende con la hospitalidad que le caracteriza.
De entrada sus clásicos aperitivos humus de garbanzos uno con aceite de trufa y el otro sin aceite, que memoria recordando que mi mujer no es precisamente amante de este preciado tubérculo y sopa de calabaza.
Además de los apetecibles panecillos que elabora él mismo, nos trajo como novedad el resultado de uno de los últimos experimentos en los que está inmerso, pan elaborado con masa madre, un excelente pan tanto de textura como de sabor y que mojado con aceite y sal sabe realmente al pan de "antes".
De primeros pedimos la ensalada mezclum con queso de cabra tibio y el foie a las tres maneras descrito ya en un post anterior, los segundos rodaballo a la plancha acompañados de tirabeques y cebolla caramelizada, guarnición que fué sustituida por la que acompaña normalmente el plato, samfaina que no es precisamente de nuestro agrado.
Un solo postre, el tiramisú de elaboración propia
Un botella de agua y un cava brut del vecino celler Oliveda.
Los cafés fueron cortesía de Toni
Un agradable reencuentro para degustar sus ya clásicos platos.

Ubicado en un pequeño pueblo del Alt Empordà, muy cercano a la frontera con Francia te encuentras este restaurante tan especial. La misma persona en sala que en cocina. Quién hace de su pasión, su profesión no suele deufradarte y desde luego que aquí la máxima se aplica al 100%. Resulta muy curioso que quien te toma el pedido, te cocine el plato y te asesore en el vino y que encima las 3 cosas le salgan muy pero que muy bien.

Carta de cocina de mercado catalana actualizada con opciones muy atractivas. Los platos que probamos nos resultaron todos deliciosos desde el primero al último. Matrícula de honor para la terrina de foie micuit con carpaccio de magret de pato ahumado y reduccion de vinagre Forvm, y para el cochinillo cocinado a baja temperatura con la piel caramelizada crujiente. El bacalao confitado con piquillos y alcachofas de uno de los niños también nos encantó (lo poco que me dejaron probar) y genial también la botifarra esparracada con setas y el rodaballo con samfaina y tirabeques. Siguieron con nota los postres, exquisita tatin..

También muy bueno el pan elaborado por él mismo con una miga deliciosa.

Por lo que respecta al vino, excelente el servicio y buena oferta. La carta tiene propuestas principalmente de la zona (algunos ejemplos: Arché Pagés, Terra Remota, Oliveda, Oliver Conti, ...) pero sin olvidar otras D.O's. Nos decantamos por un vino tinto de una bodega local que nos gustó mucho y con una excelente RCP, el JOC tinto de Jordi Oliver, un coupage de garnacha, syrah, cabernet sauvignon y cabernet franc del 2012 que nos acompañó muy bien toda la comida y que nos pareció que tenia una genial RCP.

Sin duda recomiendo visitar este restaurante.

Es lo que mejor define a mi mujer y a mí. A ella no le gusta el marisco, el foie, la trufa, la carne de caza...., a pesar de todo no pone impedimentos a la hora de compartir mesa.
Dado que se inicia la temporada de la trufa visitamos una vez más al chef Toni Sabas para degustar los platos que prepara con tan exquisito tubérculo.
Recibidos como la amabilidad y simpatía que le caracteriza nos acomoda en una de las mesas del comedor, le comentamos que la trufa es uno de los elementos que no le gustan a mi mujer
De aperitivo nos sirve un humus con aceite de trufa y un caldo de ave, a uno de los aperitivos de humus le suprimió el aceite de trufa.
Los primeros fueron una ensalada tibia de mezclum con queso de cabra, nueces y membrillo y carpaccio de pato con trufa rallada regado con aceite trufado.
Los segundos corvina a la plancha con cebolla confitada y escalopa de foie fresco a la plancha con parmentier de pera y reducción de garnacha con una generosa ración de trufa laminada.
De postre un excelente tiramisú elaborado por Toni.
Buen pan elaborado así mismo por el chef.
Una botella de agua y un chardonnay del vecino Celler Oliveda que maridó perfectamente con la comida.
Dos buenos cafés acompañados de petit fours a los que fuimos invitados cerraron la comida.
Como curiosidad Toni nos trajo a la mesa las trufas que utiliza y que son de Km O puesto que su proveedor está en la cercana población de Darnius.

Llegó la temporada con una muy buena producción de setas así que tal como habíamos acordado nos dirigimos a Capmany para que Toni Sabas nos deleitara con su propuesta de menú.
Como siempre nos recibe con la cordialidad que le caracteriza, comentamos como se estaba desarrollando esta temporada con una inhabitual y excesiva pluviometría y seguidamente nos acomodó en la mesa.
Como no podía ser de otra forma nos decantamos por su propuesta de menú de las setas, empezamos con un doble aperitivo, hummus de garbanzos y gazpacho de bogavante, original y refrescante este último.
Los primeros fueron ravioli de pato relleno de distintos tipos de setas acompañado de crema de trompetas de la muerte, original plato al sustituir la clásica pasta del ravioli por láminas de magret de pato, seguimos con canelón crujiente hecho con pasta brik relleno de setas, langostinos y un sofrito de cebolla y panceta.
Para los segundos optamos por tomar las dos propuestas que ofrecía el menú:
Calamar relleno de setas y las propias patas del calamar y ternera con setas servido en un cuenco con sopa de setas.
El postre pastel de queso mascarpone con setas caramelizadas y regado con mermelada de trompetas de la muerte.
Excelente el pan que elabora el propio Toni.
Agua mineral de litro y cava brut mil-lesimé del vecino celler Oliveda por el que terminada la comida pasamos para reponer existencias de vino y cava.
Cafés por cortesía de la casa acompañados por un exquisito bombón de chocolate amargo elaborado con chocolate de Simón Coll.
Salimos satisfechos, como no podía ser de otra manera tanto por la propuesta de menú como por la amabilidad, cercanía y simpatia de este gran chef.
Esperamos reencontrarnos para degustar el menú de la trufa.

Es lo que mejor define a Toni Sabas, recibe a los clientes, los acomoda en la mesa, recomienda platos y vinos, los sirve y además los cocina todo ello ejercido con la maestría de director de orquesta.
Se abastece de buenos productos de reconocidos productores y los transforma y elabora con gran pasión hasta que los sirve a sus comensales.
Empezamos con el aperitivo consistente en un puré de garbanzos y una crema de guisantes
Tomamos una esqueixada de bacalao con escalibada y foie de tres maneras descrito ya en el anterior comentario, iba acompañado de tres mermeladas distintas, manzana, melocotón y plátano elaboradas también por el propio chef.
Seguimos con corbina a la plancha acompañada con tirabeques, alcachofas y zanahorias y bacalao confitado a 53º acompañado de pimientos del piquillo y espárragos verdes, los pescados de máxima calidad, tratados con esmero y con un correcto punto de cocción, las verduras cocidas al vapor.
Buen pan elaborado también por el chef
Un solo postre, tiramisú del que mi mujer es una gran degustadora y que encontró excelente.
Toni a petición nuestra nos recomendó un chardonnay criado en barrica Rigau Ros del vecino Celler Oliveda. Una botella de agua.
Dos cafés acompañados de mignardises elaboradas con chocolate Simón Coll con fabrica en Sant Sadurní d'Anoia población de la que es original Toni Sabas y a los que fuimos invitados.
Vale la pena desplazarse hasta Capmany si estás por la zona, sentarte en este acogedor restaurante y dejarte llevar por las sugerencias del chef.
Quedamos emplazados a la temporada de setas para una nueva visita

En nuestro periplo al Celler de Can Roca donde teníamos una reserva el dia 8 de marzo, visitamos varios restaurantes de l'Empordà. Empezamos por La LLar del Pagés, donde fuimos a almorzar el viernes 07 de marzo al mediodía.
No voy a describir de nuevo al restaurante, pues ya lo hice en el comentario de nuestra cena del 31 de Enero, fecha de nuestra primera visita.
Llegamos a las 13h con una pareja de amigos y fuimos recibidos muy cordialmente por el chef y anfitrión Toni Sabas que nos colocó en la mesa que habíamos reservado. Fuimos los únicos comensales, pienso sinceramente que se merecería una mayor afluencia de público, su cocina, elaborada con producto de proximidad, es de gran calidad.

Dado que teníamos mucho que mostrar a nuestros amigos durante la tarde por el Alt Empordà, optamos por una comida rápida y elegimos comer a la carta.

Comenzamos por unos aperitivos, consistentes en un Caldo de guisantes frescos servido en una tacita y un mejillón con chips y gelée de vermouth Ambos muy buenos y bien presentados.

Nuestros amigos tomaron ambos lo mismo, comenzaron cada uno con una Ensalada mesclum con queso de cabra caliente, nueces y membrillo que encontraron deliciosa y siguieron también ambos con un Rodaballo con sanfaina que también apreciaron muchísimo. Porciones importantes en ambos platos

MC y yo también tomamos ambos lo mismo, pero distintamente de nuestros amigos. De primero nos deleitamos compartiendo unos Foies de tres maneras, mi-cuit, terrina fría y curado a la sal elaborados y preparados con gran maestría por Toni Sabas, que estaban buenísimos. Para los amantes del foiegras como nosotros, un "vrai régal".
Seguimos con unas "Botifarres Esparracades ( butifarras trituradas y mezcladas) con girgolas y demiglace muy gustosas y bien cocinadas. MC muy a pesar suyo no pude acabarse su plato, pues la porción era muy generosa.

El pan con el que acompañamos la comida fue bueno, artesano, echo por el Chef. En mi precedente comentario escribí que hubiese preferido, a los pequeños panecillos redondos que nos sirvieron, un tipo de pan más rústico. Esta vez mis deseos se han visto satisfechos... lo que es de agradecer.

No tomamos postre, excepto nuestra amiga que degustó un buena Mousse de limón finalizamos con 2 cafés/persona. La segunda ronda ofrecida por el Chef. Regamos la comida con un vino tinto de agricultura biológica Camino Terra Remota D.O Empordà 2011 de cepages 35% syrah, 35% garnatxa negra,20% Cabernet Sauvignon y 10% Tempranillo, vino redondo y suave que acompaño perfectamente la comida. También bebimos una botella de Fontvella de 1l. La cuenta ascendió a 36,20 €/ persona para nuestros amigos y 27,22€/persona para nosotros que compartimos un entrante. Excelente RCP.
Volveremos a mas tardar cuando se inicie la temporada de setas.

El pasado sábado 31 de enero nos desplazamos al Alt Empordà, principalmente para descubrir La Llar del Pagès y degustar su menú de temporada de trufa. Este encantador restaurante, situado en en una casa centenaria del bonito pueblo de Capmany, es muy coqueto y acogedor y está decorado con muchísimo gusto. Entre sus paredes de piedra y bajo sus voltes catalanas sus amplias mesas están bien vestidas y bien separadas las unas de las otras. Buenas copas, buena vajilla y buen servicio de sala y de vino. Nada mas llegar, ya nos sentimos como en casa.

Fuimos acogidos por el chef y anfitrión, Toni Sabas, que actualmente dirige en solitario la sala y los fogones. Nada mas intercambiar algunas palabras, se da uno cuenta enseguida que está delante de un apasionado de la gastronomía y de un buen conocedor de la cocina y de los productos y vinos del Empordà, al que se puede hacer plena confianza y dejarse llevar. Su cocina elaborada con una excelente materia prima de temporada, está inspirada por Neichel, con quien colaboró algún tiempo y por la cocina empordanesa con un toque creativo personal.

Comenzamos el menú, con unos snacks : Humus trufado y Caldo de ave trufado Deliciosssssos...

De primero tomamos una ensalada mesclum con trufa fresca laminada y vinagreta de nueces Comienza la embriaguez de los sentidos, la trufa inunda las papilas gustativas y la nariz...
De segundo siguió un huevo trufado cocido a baja temperatura sobre parmentier oh la la, la trufa en do mayor. Hubiésemos repetido
Seguimos con un bacalao a la muselina de trufa y calçots El bacalao estaba de antología.
A continuación tomamos dos canelones trufados excelentes.

Aquí se acababa el menú antes del postre, pero nosotros optamos por añadir un nuevo plato de la carta que compartimos y que pedimos al inicio de la cena ya que su elaboración es de 35 mn.
Trufa entera cocida al horno con una picada de Tocino y verduritas, envuelta en panceta ibérica y cerrada con hojaldre. Gozada total, difícil de explicar, muy muy muy muy bueno...

Hasta aquí MC y yo estamos totalmente de acuerdo en decir que fue una cena excelente. Con el postre vienen las discrepancias. Se trataba de una crema de mascarpone trufada Para mi, el contraste entre el queso y la trufa lo encontré un poco chocante pero no me desagradó, MC no pudo comerlo, sus papilas no asimilaron la preparación, así que tuve que hacer un sacrificio y la ayudé. Lo mas flojo de la cena, sino esta hubiese sido de 9 o de 10.
Finalizamos con dos buenos cafés, invitación de la casa, y mignardises, unos muy buenos lentes artesanos.

El pan es bueno, artesano, pequeños panecillos redondos echos en casa. Sin embargo ambos hubiésemos preferido más bien un tipo de pan casero más rústico, de tipo pagès...

Regamos la cena con un Chardonnay del Celler Oliveda, que nos aconsejo Toni Sabas, un Rigau Ros 2012 D.O Empordà reserva, fermentado en barrica de roble, que encontramos excelente y que acompaño perfectamente toda la cena y una botella grande de agua. Tanto nos gusto el vino que al dia siguiente antes de volver para casa fuimos al Celler y compramos 6 botellas.
Pagamos 82,17 €/persona (menú 44 €) La RCP es excelente. Restaurante muy recomendable. El Chef, con quien mantuvimos una interesante conversación sobre gastronomía y vinos, es encantador... El restaurante está recomendado por la guía Michelin. Volveremos el próximo 7 de marzo para degustar nuevamente la cocina de Toni Sabas, camino del Celler de Can Roca.

Pequeño restaurante situado en un pueblo con mucho encanto en el Alto Ampurdán, con un máximo de 5 mesas. Tipo de cocina mediterranea de temporada. Bastante elaborada sin queres tener muchas pretenciones dando mucha importancia a la calidad del producto. a carta se complementa con pequeñas referencias de temporada como el menú de la trufa o la temporada de setas. Trabaja muy bien el Foie. El chef, Toni Sabas, ha sido discipulo de Neichel. Recomendable. Buena relacion calidad precio. Pequeña bodega con varias referencias D.O. Empordà.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar