Restaurante Echaurren en Ezcaray
  

Restaurante Echaurren

27
Datos de Echaurren
Precio Medio:
53 €
Valoración Media:
7.1 10
Servicio del vino:
6.4 10
Comida:
7.9 10
Entorno:
7.3 10
Calidad-precio:
5.9 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Riojana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


27 Opiniones de Echaurren

Primeramente comentar que en las cronicas anteriores hay una mezcolanza de dos restaurantes distintos. El viejo Echaurren, el de toda la vida y el Portal del Echaurren con 30 plazas y que esta en posesión de una Estrella Michelin.

Hoy comí en el viejo Echaurren. Bullicioso, con clientela familiar y a tope. Escogimos el menú Tierra (40.00 €)

Estaba compuesto por una terrina de queso y miel, las croquetas de Marisa, los caparrones con chorizo, papada y guindilla, el rape con boletus, la albóndiga con "parmentier" de patatas y la tarta de queso y arandanos. Muy completo y contundente. A buen nivel, sobresaliendo el plato de cuchara : los caparrones.

Lo mas flojo quizas el rape y el postre.
Y el servicio del vino, solo me llenaron la copa una vez.

Bebimos un Alma Tobia, un rosado con algo de barrica a 20 €.

Hacia 10 años que no estaba, parece que no hubiese pasado el tiempo. Es bueno o malo ? jeje

Cuando pienso en un galán de los antiguos, caballeroso, impecable, seductor. Imagino un señor de delicado acento francés, engominado, de fino bigote impecablemente perfilado, de esmoquin negro y camisa blanca impoluta. Imagino una persona que sabe tratar a una dama, abrirle la puerta del sedán, servirle la copa de champán, escucharla, contemplarla como solo saben hacer los donjuanes. Imagino una velada espectacular donde todos los detalles encajan. Imagino un cortejo sublime, unos preliminares extensos y un catalogo de artes amatorias dentro de una coreografía con el único fín de contentar a su partenaire.
Si fuera a conocer a esa persona esta noche, mis expectativas rebosarían, pero... después de todo un cubata de garrafón en un local cutre, donde debo de comunicarme a berridos, y un polvo rápido en los baños. Después de todo, el polvo no ha estado mal, pero ¿que hay de todo lo demás?.
Entrantes: Croquetas de la casa (no están en mi Top Ten). Cigala y oreja de cerdo. Bueno.
Segundos: Lomos de Corzo con frutas. Muy rico, con salsa pero tipo solomillo de ternera a la plancha. Me sorprendio por lo que es el corzo. Callos a la Riojana. Ricos también.
Postres: Blanco. Bueno. Tarta de manzana "reineta". La manzana absolutamente insípida. Lo probé por ser reineta y podía haber sido hasta papaya. Cafés. Vino Tahón reserva 2002.
Servicio: Correcto pero muy académico. No sé le puede sacar pegas (bueno sí, pero no quiero malos rollos, así que si alguien va a ir y le interesa que me ponga un mail y le cuento). Se que esto puede hacer correr la imaginación más que si hubiera puesto lo que no me gustó, así que nadie se vuelva loco con esto que en el fondo es una chorrada. Eso si habría que cuidar un poco algunos detalles que se supone que el local tiene un nivel. Otra cosa que me sorprendió fue el trajín de la sala, salvando la distancias y espero que se me entienda, en ocasiones parecía un restaurante de carretera, por el movimiento, cambios de camareros... no sé es una sensación. Desde luego no es lo que esperas de este tipo de locales. ¿Demasiado éxito?
Como he comido muy bien durante toda la semana no es menospreciar el decir que ha sido la experiencia gastrónomica más flojica.
¡Ay las expectativas!
Precio sin vino.

Me uno al numeroso grupo de los adeptos a este tipo de cocina y de restaurante. En primer lugar tengo que apuntar que únicamente he estado una vez y en el clásico y más antiguo de los que tienen en el mismo hotel(no el estrellado de la guía michelín, sí el de la cocina de la abuela), y la verdad que en la liga de los restaurantes de cocina de puchero la nota que le pongo es ciertamente alta. Recuerdo nuestro viaje fin de vacaciones, con una parada en el hermoso pueblo de Ezcaray para tomar un aperitivo, envueltos en el ambiente que dicha villa posee, y terminar en el salón del restaurante, donde en la carta recuperan con orgullo la cocina de cuchara que por desgracia cada día está más denostada(En Echaurren, cada día un potaje). En mi caso un potaje de garbanzos con almejas y rape fue mi gran elección, acabando con unas chuletillas de cordero (no las mejores que he comido, pero muy aceptables). Poseen una amplia carta de vinos (solo recuerdo una mejor en el Rekondo de Donosti) y una completita carta de puros. El tipo de cocina es similar al de Casa Setién en Cantabria, donde en ambos casos y desde la posición de poseer locales con un cierto pedigrí, se atreven a dignificar platos como guisos o potajes, marcando uno por día.

Excelente restaurante, caro como casi todos los de estas características, pero capaz de combinar la tradición gastronómica con propuestas más modernas y elaboradas( sin perder el norte). Buena disposición en mesa. Servicio profesional y amable, pero variopinto y poco homogéneo. Excelente cardo rojo , en raciones minúsculas eso sí, pero con un sabor novedoso y una textura sorprendente. Magnífica lubina sobre crema de ajo( en su punto perfecto de cocción).Algún fallo en el foie de la crema de patatas( con nervios y casi deshecho). El resto a un alto nivel. Sumiller simpático y con buena predisposición , pero al menos a mí me resultó imposible establecer una conversación coherente sobre el vino en castellano, con lo cual....Sin duda un gran restaurante, con oficio y excelentes materias primas manejadas con experiencia y acierto

Donde otros ven defectos, veo virtudes
El hecho de los dos turnos y el no servir café da pie a que podamos acudir el doble de comensales. Pero como alguno está acostumbrado a los restaurantes "superesclusiffs", de los menus con más enunciado que contenido, un restaurante como los de toda la vida le pueda resultar aburrido
Carta amplia variada, para todos los gustos, alternando tradición con innovación
Bodega suficiente, con servicio del vino adecuado a lo que se pide. Basta ya de sibaritas de medio pelo que quieren un vino joven de a cuatro duros servido en decantador¡
Los postres, el fin del festival
El precio es el punto más "negro". Pero viendo lo que piden en otros lugares de menor categoría, peor cocina y pretensiones infinitas, lo doy por bien empleado.
Lo recomiendo y volveré

Magnifico restaurante para visitar en la rioja,si bien desde nuestra ultima visita se han incrementado los precios para mi gusto en exceso.Muy buena la carta de vinos y la recomendacion del somelier.Myu recomendable la cocina por tener ese toque de tradicional con la justa medida de originalidad,pero sin pasarse.Digamos que francis tiene unas solidas bases de cocina.Muy bueno el repertorio de dulces.El servicio un poco seco y estiradillo.

Para mi excelente, nunca defrauda.
Para 8 (4 raciones por plato) Boletus de temporada, Morcilla de Ezcaray con pimientos del piquillo, Pochas con fritada, croquetas, patitas de cordero y carrillada de ternera, todo muy rico.
Para beber 4 Reservas de Muga (a 25 € cada botella), a temperatura adecuada y con copas adecuadas y 3 postres.
Todo por 410 €.
El servicio muy atento, me da la impresión que han ampliado su número.
Volveré sin dudadarlo.

Poco nuevo que añadir a lo ya dicho. La comida, tradicional, de excelente factura, el servicio es bueno y el local, aunque algo ruidoso si se llena, resulta agradable dentro de un estilo muy clásico. Excelentes las carrilleras de ternera con foie que me comí. Carta de vinos muy centrada en la zona y servicio correcto.

La cocina clásica ofrece una carta con unos entrantes muy interesantes. Muy rica la terrina de queso de cabra con miel, suaves y cremosas croquetas, magnífica morcilla de arroz con pimientos rojos asados.
Platos de cuchara importantes.¡¡qué patatas a la riojana!!Ante eso solamente queda arrodillarse y disfrutar. ¡¡Magníficas!! La carta también incluye platos de verduras (muy buena pinta tenía esa menestra).
Aunque hay pocos platos de pescados, la carta se recupera en el apartado de carnes (chuletitas de cordero, pollo de corral, un solomillo exquisito, albondigas con trufa, etc)
Postres caseros con surtidos de helados, cuajada, tartas, crema de vainilla con helado de queso, etc.
La carta de vinos se centra principalmente en la D.O.C.Rioja, quedando algo corta para el resto de denominaciones. Copas correctas y temperatura del vino algo elevada, pero corregida sin problemas por un servicio profesional y amable. Interesantes precios en los vinos (Tilenus crianza 16,60 €;; Gran

Excelente Francis!! Es dificil decidir si prefiero las exquisiteces de Sergi Arola o a ti con tu toque clásico e imaginativo a la vez.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar