Restaurante O'Peregrino en Valencia
  

Restaurante O'Peregrino

15
Datos de O'Peregrino
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
6.5 10
Servicio del vino:
5.9 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
5.3 10
Calidad-precio:
6.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: El Pla del Real
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Gallega
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 11,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


15 Opiniones de O'Peregrino

Un productor y propietario de una de las pocas grand maison de champagne, que permanece independiente después de 200 años, me confesó una vez que la reputación y el prestigio de una cuvée de champagne para la crítica gourmet, está en el champagne más selecto y de edición limitada, el más caro, sin embargo para los propios productores y coinnesseurs, la reputación de una maison y su prestigio se alcanza por la buena calidad de su champagne más básico, el de gran tirada o buque insignia de la maison.

Mención aquí como ejemplo de un menú de mediodía en este pequeño rincón de gastronomía gallega en Valencia:

- vino de betanzos, aunque no adivino a ver la marca sin la botella, deduzco un mencía por su cuerpo y carácter voluminoso, especiado, lleno de fruta del bosque en compota, incluso arándanos, quizás un toque de brancellao u otra variedad por el final punzante y especiado.

- aperitivo paté pasado por plancha, también a la pimienta con confitura de higos y manzana caramelizada en plancha

- excelente el pan casero y el integral (centeno??)

- aceite oliva virgen extra de alicante y con exclusividad solicito una botella que aparecía sola en 1 mesa, aberquina también virgen extra de Córdoba (Cabra), aunque conozco bien el nombre de la localidad que pertenece a la altísima calidad de la denominación Sierra Mágina de Jaén, era extraordinariamente más suave y refinado que el antecesor!!!, quizás deberíamos probar el de la original Sierra Mágina para comparar, cuyo sabor es muy intenso y potente a garriga, cítricos y tomate en rama.

- ensalada muy original de varias lechugas, con sus almendras, naranja y ojo al dato, algo que hacía años que no probaba "carambolle" esa extraña verdura medio fruta cuyo nombre en español no recuerdo, en forma de pimiento verde estrellado (figura), cuyo sabor es entre mentolado y agridulce y una textura vegetal aterciopelada, fenomenal el detalle!!!

- churrasco de ternera en generosa ración como plato principal, que aunque no estaba braseada en el momento, derrocha calidad pues mantenía todos los jugos, y era tierna, otra carne inferior de plancha cocinada 30 minutos antes, tendría la grasa como chicle y dura como la suela de un zapato, estaba excelente y al punto, rosada en su interior. Hasta la verdura de acompañamiento extraordinariamente bien cocida y crujiente de mordida, algo díficil de conseguir, en su punto óptimo de cocción.

- No iba a ser menos acabar con una tarta de arándanos casera y un licor de miel elaborado también por los propietarios, excelente.

- dejo propina 1,20€ por el agua que no me sirvieron y está cobrada, despiste de la camarera nueva, pero con gusto porque iba a dejar propina.

también el entorno acompaña con mobiliario nuevo y cómodo, hasta servilleta de papel de gran calidad como las de textil, cosa que no ves nunca en un menú diario.

Cena de viernes noche. Local sencillo pero acogedor con decoración atractiva. Servicio muy correcto y precio medio de 35 euros. Nada más sentarnos, los camareros, muy atentos, nos ofrecieron al instante un aperitivo de croquetas de jamón con reducción de Oporto, correcto. Menú concertado para 5 personas que consistía en varios platos en el centro de la mesa:
Caldito gallego, algo soso e insípido, la verdad; empanada gallega de mejillones y berberechos, riquísima; tabla de quesos gallegos con mermelada, correcta, a destacar el Cebreiro; pulpo a'feira con cachelos, muy mejorable. Esperando los chuletones nos llega un plato de vieiras que según la camarera no podemos dejar de probar (no soy el único) y , tras darle las gracias, lo rechazamos, aunque, para nuestra sorpresa, la camarera (señora Consuelo) nos insiste y el plato se quedó en la mesa intacto (por supuesto, se pagó). Llega el plato principal de chuletones de ternera gallega: muy tierna y sabrosa. Cafés y chupitos (también gratis). Después de los postres (originales), se disponen a recitar el conxuro.

Cena sábado noche, local de pequeñas dimensiones con servicio agradable.
Menú concertado ya que eramos 11 personas que paso a comentar:
Aperitivo de croquetas y pate, normalito.
Morcilla con manzana y chocolate, original mezcla de sabores.
Tabla de queso gallego con mermelada, correcto.
Empanada gallega muy rica.
Vierias con yogurt, fue el plato que más me gustó, original mezcla de sabores y riquísimas.
Pulpo a Feira en su punto, muy bueno.
Luego sacaron una ración de lacon con grelos , mejor los grelos que el lacón y el tamaño de las raciones es enorme, probamos todos de ese plato.
De plato principal chuletón para compartir, muy rico.
Atún rojo.
Rodaballo.
Luego postre con una tartas normalitas y piña.
la verdad es que era muchisima la cantidad de comida, por eso luego preparan el momento de la queimada, con toda la parafernalia, lectura de conxuro y todo el restaurante a la vez.
con respecto a la bodega, muy buenas las cervezas gallegas que nos sacaron, 1906 y Estrella galicia.
Ls vinos normalitos nuestra elección, Viña costeira y Casper, no vi la carta por lo que no puedo comentar las opciones que tenían.
En resumen, mucha cantidad y algunos de sus platos también calidad.

Cena de amigos-Bikers con menú concertado. Local sencillo, sin grandes pretensiones pero con ganas de agradar y de buena ejecución culinaria. El menú acordado basicamente consistia en platos centrales para compartir.: Empanada de bacalao y berberechos, riquisima; tablas de quesos nacionales y gallegos, muy buenos; puntillita con ajetes tiernos, un pelín sosos, pero perfectos en ejecución; VIEIRA con crema de yogur, este fue sin duda el plato estrella de la noche, impresionante en sabor y presentación; ensaladas centrales, para mi lo más flojo, por presentación y mezcla de ingredientes en escasa sinfonía. Finalizamos con chuletones de ternera gallega, deliciosa y tierna; otros optaron por bacalao a la orensana. Postres caseros al centro, cervecitas, turbio gallego, un rioja convencional, aguas, cafés y Queimada preparada in situ y con ritual. En definitiva y por 34 euros, calidad y precio imbatibles.

Pequeño Restaurante.
Calidad/precio perfecta. Tipo Gallego.
Producto de primera calidad, con un servicio muy bueno y acogedor.
Destacan sus estupendas empanadas, buen pulpo y puntillas buenísimas
Muy bueno carne (Chuletón)
Postres caseros.
Vinos, muy buenos
Cenamos 6 personas; Precio medio 23 €

Pues no es fácil que vuelva. Me explico. Comida entre semana. Para empezar, nos sientan a cinco personas en una mesa en la que apenas caben cuatro. Bueno, esto se soluciona a la media hora con el pertinente cambio a una correcta ubicación. En ese lapsus nos sacan unas cervezas y una espectacular empanada de berberechos. Desestimamos la opción menú (que debe ser la que suponga una buena RCP) y nos decantamos por unos entrantes y chuletones. Normales los quesos gallegos, muy mejorable el pulpo a feria y ricos los chopitos. En este punto damos por concluidos los entrantes y así se lo hacemos saber a la camarera. Al poco nos ofrece una vieira por cabeza para terminar y la aceptamos. De lo mejor, por cierto. Esperando los chuletones nos llega un plato de bacalao que según la camarera no podemos dejar de probar (señora Consuelo dixit). Ya le comentamos que no hemos pedido bacalao alguno y que en todo caso, agradeciendo el detalle que no nos cabe duda alguna que oportunamente nos cobrará, reduzca en una unidad el número de chuletones. Al buen rato, nos llegan los tres chuletones (hermosos, ciertamente) y nos indican que ya estaban en marcha (?) y que pues eso, con calzador. Bien la carne. Sin salirse pero una pena que sobrara casi uno. Un par de postres y tres cafés, chupitos gentileza de la casa y cliiiiin, caja, 250 eypos, que parece que hay ganas de cerrar. Normal, tirando a caro el precio, muy normalitas las copas y el tinto a una temperatura totalmente inadecuada (muy frío). Con el vino, otro detalle, pedimos Elías Mora semicrianza y se nos descuelgan con un Gran Elías Mora. Nada, unos euritos de diferencia sólo que si no te apercibes pues eso, cliiiiin, caja.

Sábado noche. Reservamos en la terraza y tras media hora de espera entramos dos veces a buscar quien nos tome nota. Parece que el criterio es servir al comedor y pasar por la terraza a ratos libres. Vino turbio de aperitivo y un caldito de la casa para entretener al personal. Cuando logramos pedir la cena ya empieza a coger ritmo pero mal, muy mal. No quedan berberechos, no queda empana de atún, no queda morcilla ni tampoco cigalitas, ¿para qué seguir preguntando? Lógicamente nos dejamos recomendar ¡¡¡que remedio!!!
Tomamos navajas buenas pero "estropeadas" con el maldito picadillo verde, empanada de berberechos (muy rica y que por ser positivos descubrimos por sustitución de la pedida), pulpo con patata también rico. De segundo un chuletón realmente sabroso.
Para beber un Reserva José Pariente (excelente, redondo en nariz y en boca) y Quercus que no resiste la comparación con el anterior. Calientes pero enfriados en el decantador.
En resumen, comida bien (notable), servicio mal y desde luego el sábado noche no parece que sea el día correcto para visitar este restaurante. La sensación es que tomas lo que no ha querido el turno de mediodía.

Pues sí, para repetir.
Afortunadamente reservamos ya que, domingo mediodía, y el local estaba a reventar.
Poco que añadir a comentarios precedentes; excelente el pulpo, -aunque las patatas un poco frías-, la laconada y soberbia la morcilla de Lugo, con un toque dulzón proporcionado por las pasas y los piñones.
Chuletón de ternera; aquí se produjo el único fallo de la comida provocado por la plancha que, al ser nueva, todavía no se le a cogido el punto de cocción.
Se disculparon hasta tres veces; por cierto, buenísimo el pisto que acompañaba al chuletón así como las patatas fritas; en todo caso materia prima de excelente calidad.
Ojo al pedir, ya que las raciones son muy cumplidas, de hecho tuvimos que retirar la empanada de berberechos ya que no podíamos más.
Para beber el albariño de la casa, en copas de agua; servilletas y mantelería de papel.
Rematamos con una queimada con el consabido conxuro y a la que nos invitaron.
Muy buena RCP.

Es la segunda vez que comento este restaurante, me ha parecido que debía hacerlo pues sigue en línea ascendente.
Sigue regentado por la misma familia gallega, con buen oficio y excelente materia prima.
El local sigue siendo pequeño, pero eso solo tiene una solución, no sé si se cambiarán de ubicación. Alguno lo lamentaría.
La carta de vinos no es extensa pero más que suficiente, hay posibilidad de tomar vino por copas, con bastante oferta, si no recuerdo mla era ocho o diez vinos diferentes por copas.
Saben trabajar el vino, pero las copas no son las adecuadas.
El apartado de comida es espectacular, bien realizado y abundante.
Tomé empanada gallega, muy buena,pulpo a feira, este es un plato imprescindible, no hace falta que diga más, vieiras en salsa, jugosas y buenas, huevo crujiente, huevo envuelto en pasta filo cocido al freir la pasta, pescado Sanmartiño, el San Pedro en castellano, algo flojo, y después la bomba, laconada,vamos lacón con cachelos y grelos,el cocido típico gallego. Impresionante.
De postre un surtido muy bien escogido, refrescante y sabroso.
El vino José Pariente 2007, DO Rueda. Bien servido pero con el fallo de las copas.
Muy buena RCP

http://www.ojoalplato.com/archives/1604

  • postre surtido

  • lacon

  • pulpo a feira

Soy cliente desde hace tiempo y tengo que decir que es un acierto seguro.
Materia prima de altísima calidad, me atrevería a decir que de lo mejor de la ciudad, además está elaborada con mimo y maestría y el trato con el cliente es humilde, cuidadoso y muy profesional. Recomiendo dejarse aconsejar, en nuestro caso acertaron de todas todas, o son meigas o leen el pensamiento.
Entrantes:
Patatas a la riojana(detalle de la casa)
Ensalada sinfonía
Tabla de quesos acompañados de confituras(Increible el tamaño de la ración)
Foie Micuit con chocolate(¡¡¡)
Morcilla dulce
Pulpo a feira(el mejor que he comido en mi vida)
Seguimos con chuletón de ternara Gallega, tierno tierno...de postre un surtido de Tarta de Santiago, San Marcos, Brownie y algo de helado, acabamos con cafés y aguardiente de hierbas.
Para beber los entrantes los acompañamos con turbio y la carne con Elias Mora(D.O. Toro), otro acierto.
Ah!, encima al ser fín de semana hicieron Queimada con Conxuro y todo!
Las raciones son espectaculares, imposible quedarse con hambre y referente al precio, cinco comensales que salimos a 36 euros.
El local es pequeño, el único pero que podemos ponerle.
Volveremos pronto.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar