Restaurante El Majuelo (RESTAURANTE CERRADO) en Salamanca
  

Restaurante El Majuelo (RESTAURANTE CERRADO)

10
Datos de El Majuelo (RESTAURANTE CERRADO)
Precio Medio:
40 €
Valoración Media:
6.3 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.2 10
Entorno:
4.8 10
Calidad-precio:
6.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante El Majuelo (RESTAURANTE CERRADO)

10 Opiniones de El Majuelo (RESTAURANTE CERRADO)

Desgraciadamente ha cerrado El Majuelo, porque en su tiempo fue una propuesta interesante como gastrobar/bar de vinos, aunque es verdad que últimamente estaba en decadencia.

Uno más de esos lugares donde te tratan como ignorante. ¿De qué sirve una cocina correcta si es mal servida?. Desde que entras estás expuesto al compadreo o a la indiferencia según el estado de ánimo de sus propietarios. Han perdido el norte: el buen trato, la humildad, la vocación de servicio a quien les llena los bolsillos. Y en un momento en que la oferta gastronómica de la ciudad crece; mal asunto.

Una visita por salamanca, me llevo al majuelo, me lo recomendaron como un lugr de tapas distitnas, elegantes, y modernas. No me defraudo, calidad en la materia prima, ahora hay que aprender a cortar mejor el jamon, o ponerle un poco mas de tiempo... unos erizos ricos pero sin mas.. faltos de decoracion en todos sus platos, la presentacion era pobre, un carpaccio de carne kove ( dudo que fuese kobe), insipido pero presa muy rica, cantidad en las ensaldas justita..

Pero hay un potencial buenisimo, sinceramente creo que el dia que fui habia mucha gente, y las cosas salieron regular, el trato fue exquisito, los vinos muy muy buenos, aunque de servicio cero pelotero, botella en mesa y punto, otra cosa el camarero y dueño, un gran entendido de vinos aunque un detañe, como queno no tiene champagen..??? vendiendo cuevas de contador no se... Precios muy bueno.. En conclusion si vuelvo ire. me gusto el trato y la comida aunque puede mejorar muchos lo digo de corazon no criticandoles.. gracias...

Encontrar sitios para comer es fácil. Encontrar un lugar donde respeten no sólo el alimento, sino el acto de comer , no tanto. En muchos lugares la técnica se vende para intentar disfrazar la dejadez, en otros ofrecen pretensiones sin técnica, que es aún peor. En el Majuelo la técnica existe y además, humildemente, pasa a un segundo plano como ocurre con el arte. Sus platos tienen un sentido (y por cierto, mucho sentido común) desde que se crean hasta que al comensal los disfruta, y no hay más que probarlos para saber que este disfrute es el objetivo final. La primera vez que comí en este lugar comprobé que su oferta llega a cualquiera que desee probar cosas y quedé impresionado por la profesionalidad, generosidad y cercanía de sus dueños, que conocen el producto, conocen el vino, saben comerlo y beberlo y por tanto conocen al público y están en condiciones de aconsejar a un indeciso. Es verdad que el local me pareció inicialmente poco adecuado; al final caí en la cuenta de que, persistiendo una finura exquisita en la carta, en el servicio, en la vajilla o en la mantelería, el encorsetamiento propio de otros locales de este estilo allí no existe, por tanto no sólo no me defrauda a mí sino a nadie con quien desee quedar en buen lugar. Si van a Salamanca, hagan como yo, déjense caer por allí. Verán como soy un tipo sincero y verán cómo repetirán.

La verdad es que es difícil valorar un restaurante por una visita. Y en este caso la compañía también fue excepcional.
Los responsables del restaurante son entrañables.
La decoración, a su juicio, ha de ser mejorada. Yo personalmente, aparte de gusto estéticos, me encontré muy agusto, que es de lo que se trata.
El vino lo elegieron los dueños: La Cueva del Contador. No vi la carta, pero viendo los conservadores de vinos, y el trato de se le da; me imagino que será fantástica.
Respecto al menú degustación. No sólo me gustaría decir que es muy bueno, sino que es diferente. Utilizando alimentos ya clásicos de este tipo de menú, per arriesgando y sorprendiendo con elementos de la cocina local: farinato por ejemplo.
Una gozada.

Buena cocina en este bar-restaurante. Probablemente mejor bar que restaurante.Me explico: muy buen ambiente en el bar, la comida muy buena, pero el comedor es bastante desagradable, no esta separado de bar , solo por una celosia; eso hace que los ruidos y humos son muchos, y tambien los corrientes de aire.Pero la cocina muy bien, comimos un carpaccio de manitas, otro de venado, despues corzo y carrilleras. Los postres bastante normalitos,no merece la pena mencionar.Muy bueno los vinos, y los consejos del dueño.El servicio bien, una pena que los platos no llegan a la par, es decir que cuando llego mi segundo plato mi mujer ya habia terminado el suyo.Pero a pesar de eso sigue siendo un sitio a recomendar, visto lo que hay en salamanca, con algunas exepciones aparte.

Feliz Navidad, y la Navidad comenzo cuando anoche entre en el Majuelo.
Impresionante carta de Champagne a un precio mas que razonable.
Las tapas y la cocina estan muy por encima de lo que se puede apreciar desde fuera.
Muy logradas las navajas con espuma de mojito y fondo de aceite de oliva. Espectacular el Steak tartar, y un servicio muy profesional.
Algunos de los champagnes que mas me llamaron la atencion, y que realmente los tienen, no solo en la carta, Salon, Bollinger Rose, R.D. Krug, Krug Rose...

El sitio engaña, parece un bar de tapas sin más, pero el menú degustación ofrece más, sin ser sobresaliente, es muy interesante, y aun precio muy asequible.

Está muy bien la presentación que ha hecho el dueño en el mensaje anterior, pero la realidad es otra muy distinta que ni merece la pena contar aquí.

Pequeño restaurante, bar de tapas donde se cuida hasta el más mínimo detalle.
Vamos por partes...
La oferta de tapas es probablemente la más elaborada y surtida de la ciudad, entre las que podemos encontrar queso Cammembert con Boletus, Solomillo con queso de Cabra, gambas con pasta brie sazonada con arenilla de setas. En cuanto a pescados destacaría el atún en todas sus elaboraciones y el chicharro.
Si optas por entrar en su pequeño y casi siempre lleno comedor puedes disfrutar desde los mejores embutidos de Joselito hasta una impresionante lengua de ternera en su punto perfecto, pasando por un espectacular y sorprendente tocino. No nos olvidamos de los postres, entre el que destacamos un tiramisu muy especial.
Y esto es solo una pequeña muestra de todo lo que podemos encontrar.
En cuanto a los vinos, no falta ninguna de las marcas de actualidad del panorama nacional y también disponen de una amplia representación de Champagnes.
Bonita y divertida vajilla, y por supuesto copas Riedel.
Y como no podía ser de otra manera, el café Illy.
Un ejercicio de buen gusto, por el que hay que darles nuestra más sincera enhorabuena.
Si vais a Salamanca, no dejeis de pasar por allí.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar