Restaurante Balansiya en Valencia

Restaurante Balansiya

Datos de Balansiya
Precio Medio:
17 €
Valoración Media:
5.7 10
Servicio del vino:
1.8 10
Comida:
6.3 10
Entorno:
6.7 10
Calidad-precio:
6.8 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Camins del Grau
Dirección: Paseo de las Facultades, 3
Código postal: 46021
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 11,90 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


12 Opiniones de Balansiya

Pedido el menu EL CALIFA.  25 €.   sobre el papel pinta muy bien, ya que hay una buena variedad de platos y por las caracterisiticas de los mismos deberian sobrar los motivos para salir contento, tanto en cantidad como en calidad. 

  • Babaghanush: Suave paté de berenjena, sésamo, limón…
  • Hummus: Suave paté de garbanzos, sésamo, y limón…
  • Zseitun: Aceitunas maceradas en aceite de oliva, hierbas y especias.
  • Fatuch:  Ensalada oriental, roble verde, roble rojo, lechuga, pepino, tomate, pan ácimo de trigo tostado. Vinagreta de albahaca nata y piñones..
  • Assaffa: “fidaws” (fideos) rubios al vapor, pollo, canela, frutos secos…
  • Cuscús de verduras: Cuscús aromatizado y cocinado al vapor, acompañado de diversas verduras.
  • Pastela: La Pastela era y es el plato estrella de palacios y banquetes. Pastel de carne de ave.Tayin Tajine de ternera con ciruelas:
  •  
  • Al ser para varias personas nos han puesto los platos para compartir, como si fueran tapas. 

En nuestro caso que somo personas con buen saque para comer, las raciones se han quedado cortas.  Para ser un menu degustacion incluso con sensacion de faltar cantidad de comida.   Los platos estaban bien preparados.  Muy buenos zumos y pan.   Creo que sera mi ultima visita.  En Valencia hay opciones en comida marroqui que en relacion calidad - precio me sastifacen mas.  

 

 

Era la primera vez que iba a comer a un restaurante árabe, me decidí por que me habían hablado muy bien de el, y además, lo tengo cerca de casa. Habían varios menús o se podía pedir a la carta, nosotros optamos por el menú B, con entrante, primero, segundo, pan, bebía y postre. El menú fue el siguiente:

ENTRANTES

Zseitun: Son unas aceitunas maceradas en aceite de oliva con hierbas aromáticas y especias. La verdad es que estaban muy buenas con un toque saladito que las hacía adictivas.

Hummus: Para mi gusto estaba un poco suave, correcto,

PRIMEROS

Almudín: Es una ensalada de pollo al comino, escarola, frutos secos, aliñada con yogurt y crema de sésamo. Una ensalada fresca y bien aliñada, buena.

Assaffa: “Es un plato de fideos rubios al vapor, pollo, canela, frutos seco… Me sorprendió bastante la verdad, lo que pasa que sabía demasiado a canela, y eso hizo estropear un poco el plato, pero curioso, era

SEGUNDOS

Tayin de ternera con ciruelas: Jarrete de ternera aromatizada, ciruelas, orejones, almendras. Muy bueno, la carne muy tierna y todo en conjunto estaba muy bien amenizado y en armonía, un plato muy placentero.

Pastela: Es una pastel de carne de ave con azúcar glas. Es un plato que no me gusto mucho, el azúcar hacia que fuese un plato bastante empalagoso, se te hacía un mazacote en la boca.

POSTRES

Arroz con leche al azahar: Contundente y diferente, el arroz en su punto.

Helado de leche merengada con almendra picada: Muy goloso y dulzón.

La experiencia ha estado divertida, diferente, la comida ha estado bien, pero para mi gusto las especias en algunos platos se han comido el plato, muchas veces lo más sencillo es lo más gustoso, no sé si repetiré, pero la experiencia ha sido interesante.

Restaurante de cocina árabe-marroquí al que no había acudido nunca, y eso que es un clásico de la ciudad, pero siempre que nos decidíamos por esta comida acabábamos en el Dukala.
La puesta en escena es muy buena, se consigue una atmósfera acorde al tipo de cocina que se va a tomar sin caer en los excesos. Las sillas son cómodas y el espacio entre mesas perfecto.
Fuimos a cenar y optamos por un menú de 20€ que resultó pantagruélico, todo muy bueno, pero hay que tener buen saque para acabar con él. En este restaurante no se sirve alcohol, por lo que el tema del vino está olvidado, aunque ofrecen unos vinos desalcoholizados que, sinceramente, ni miré. El menú incluye unos zumos bastante buenos e interesantes con los que cenamos bastante bien.
El menú consiste en un hummus de garbanzos muy bueno, con su punto de tahina y limón, un paté de berenjena muy rico, también perfecto en el punto especiado del comino, aceitunas maceradas, las típicas marroquíes que tienen ese toque sobremadurado de la aceituna y las hierbas aromáticas. Continua con la ensalada amasih, una ensalada donde destaca la cebada ahumada, el toque fresco del pepino, el cilantro y la hierbabuena.
Tras estos "entrantes" sacaron unos fideos con pollo y frutos secos, pero como yo no como pollo, tuve la suerte de probar un cous-cous de verdura exquisito. Las pastelas de verdura también muy ricas, con ese punto dulce del azúcar glass sobre una especie de hojaldre muy fino.
Tampoco probé el tayín de pollo, que me lo sustituyeron por uno de ternera, también muy rico.
Se termina con los típicos postres andalusíes donde predominan los dátiles, las almendras y otros frutos secos.
El servicio es eficiente y esmerado y siempre está atento a lo que necesitas, por lo que el trato es muy bueno. La cocina me encantó, así que no creo que tarde mucho en volver, tal vez a probar ese menú de mediodía del que tan bien me han hablado.

  • Hummus y babaghanush (paté de berenjenas)

  • Pastela de verduras

Una buena opción para comer distinto en Valencia. Buena calidad de producto y preparaciones típicas.

Entradas Hummus y Babajanush con pan, correcto.
Tabule, ligero y refrescante, mucha cantidad. producto muy fresco.
Tayine de Pollo, el plato más flojo, aún así estuvo bien.

De postre un Te a la hierbabuena, (estupendo por cierto) y a trabajar otra vez.

Precio 11,95€ y el entorno muy típico.
repetiré.

Lo que peor llevo de este excelente restaurante es lo de comer sin vino... aunque tiene alguna bebida a base de frutas... prefiero el agua como alternativa. En esta ocasión pedí el menú de mediodía que por 11,95€ es una excelente aproximación a la cocina árabe-marroquí. Excelente el hummus, muy buena -y consistente- la pastela y interesante el postre, una Mhalabiya de limón y menta (con un aspecto y consistencia similares a los de de unas natillas) Para acabar con un te a la hierbabuena....

  • La puerta del restaurante

Es admirable como un restaurante alejado de los circuitos habituales, tiene el éxito de este local, casi siempre lleno hasta los topes.
La clave de este exito es fácil de comprender pero no tan fácil de conseguir: ofrecer calidad sin resentir los bolsillo de los comensales. Esto mismo es lo que hace este restaurante al que acudo frecuentemente desde hace años.
Dispone de unos cuantos menús todo incluido que vale la pena pedir en la primera visita para hacerse una idea de lo que ofrecen. Demasiada comida quizás. La opción más interesante en mi opinión es a la carta, que no pasará de los 20€.
Muy buenos el humus (paté de garbanzos) y el babaghanush (pate de berengenas) acompañados de un excelente pan de cebada y trigo elaborado en el restaurante diariamente. Recomendable también el briwat de queso (triangulos de pasta filo rellenos de queso de cabra); la ensalada zarquía (con frutos secos, queso, lechugas y cebada) muy bien aliñada; los fideos assafa (fideos con canela y pollo) y el tayin kefta (albondigas de cordero especiadas con huevos de codorniz).
Para acabar imprescindible el té maghrebí acompañado de un surtido de dulces típicos
Dispone de vinos sin alcohol, tanto blanco como tinto y unas recomendables bebidas de frutas.
El servicio rápido y amable.

Local agradable, ambientación pretendidamente típica, demasiado cómodos los sofás.

Un buen sitio en el que tomar una pequeña pero correcta y mínimamente representativa muestra de la cocina árabe más cercana. Tres menús, 20-25-30 euros todo incluido (IVA, bebida, postre, pan, té. Todo es todo, por una vez). Servicio agradable y sobre todo discreto, buen tempo en los platos. Tomamos el corto (20): 3 entrantes, 3 platos, 1 postre, té verde con menta, zumo de limón con hierbabuena. Destacable el paté de berenjena y el tahine de pollo. Cuscús con verduras en su punto y buen sabor.

Si no se le piden peras al olmo, bastante recomendable.

Agradable decoración, aunque algo ruidoso. Disponen, además de la carta, de tres menús a distintos precios, 20, 25 y 30 euros. Tomamos el menú de 30 (Sherezade), podeis verlos todos en su página web. Menú largo, raciones generosas, me gustó especialmente el tayín de cordero, aunque llegados a este plato (tras las entradas, el cuscus de ternera y la pastela de pescado) si los comensales no son muy muy comedores, se puede estar saciado. Al revisar el menú al llegar a casa, noté que había olvidado sacarnos los postres antes de los dulces y el té. En el precio del menú va incluído el IVA y las bebidas. Respecto a esto, no se sirve alcohol, por lo que se reduce a un vino desalcoholizado blanco o tinto(es más un refresco) que a mí no me gustó nada (el tinto). Atención amable, copas normalitas, local limpio. Recomendable si te gusta la cocina marroquí (o árabe-andalusí como ellos indican en la carta).

En la linea de los comentarios anteriores.
Comida arabe con buena materia prima, de cuidada presentación y abundante en cantidad.
A destacar los fideos al vapor y la ensalada y cuscus.
También los dulces de postre y el te con menta.

Siguen sin ofrecer alcohol, pero por contra pues se pueden degustar unos zumos de limon y naranja con especias diferentes a lo que estamos acostumbrados.

El local además de apropiado para la comida que sirven estaba limpio.

En una sección titulada "mesas y vinos" no parece pintar mucho este local, pero dado que el personal se ha lanzado al ruedo comento... Local de cocina árabe, con decoración de corte oriental, a 10 minutos de la zona de Facultades (es decir de mi curro) cocina consistente, con platos abundantes y bien presentada a precios razobles. Nos gustó mucho el cuscus y el tayin de cordero. El no tener vinos y ni siquiera sin alcohol pues desvirtúa bastante el disfrute de los platos...

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar