Restaurante Cuca la Vaina en Castrillo de los Polvazares
Restaurante Cuca la Vaina
País:
España
Provincia:
Dirección:
Cód. Postal:
Tipo de cocina:

Añadir vino por copa

Precio desde:
20,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Nota de cata PRECIO MEDIO:
23 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
7.2
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
6.4
Comida COMIDA
6.7
Precio medio entorno ENTORNO
7.9
RCP CALIDAD-PRECIO
8.2
Opiniones de Cuca la Vaina
OPINIONES
7

Dia de cocido maragato en Castrillo de los Polvazares donde llamando con 3 meses de antelacion ya no fue posible conseguir mesa en Maruja Botas.
Dado que guardaba buen recuerdo de Cuca la Vaina decidimos reservar para 12 personas a las 14:00. Nos indicaron el dia anterior si podiamos ir a las 13,30 entiendo que para doblar mesa, aunque luego salimos a las 16:00 y creo que nadie ocupo el sitio.

La atencion , el salon casi privado que nos asignaron y el servicio fue lo unico bueno de la comida.

El cocido no estuvo a la altura: Primero las carnes que estaban mas bien duras y en especial el morcillo. El pollo o gallina era un trozo de pechuga reseca incomible. Los garbanzos tambien estaban duros y lo unico mas aceptable era la sopa.
El postre si que estaba muy rico: las natillas claramente caseras y muy finas.

En cuanto a vinos no nos dejaron ninguna carta y solo nos “cantaron” lo que tenian. Empezamos por un prieto picudo que no recuerdo y que no pudimos ni acabar la botella y seguimos con un mencia que tampoco nos dijo nada pero al menos se dejaba beber.
Pienso que la sobresaturacion que hay en semana santa hace que muchos sitios se desborden y lo que es peor, que baje la calidad al tener que preparar mas cantidades. El precio del menu es de unos 20 €

Despues de probar el cocido de Maruja yo creo que nada sera igual….

Desde hace años visitamos este hotel y su restaurante. Y siempre encontramos el afecto y las atenciones de sus dueños. Es un sitio bonito, limpio y la comida de la casa sabe muy bien. El pueblo y algunos rincones cercanos -especialmente en el otoño- merecen la pena recorrerlos. Nos encontramos ya como en casa. Nosotros y nuestros hijos, que son bien recibidos desde muy pequeños.

Estuve con mi mujer de vacaciones este mes de agosto y,pasando por Astorga habia que probar el cocido maragato.Mi primera sorpresa es el pueblo de Castrillo donde esta bien integrado el restaurante,aunque interiormente tanto el hotel como el restaurante es moderno y funcional.Esperaba mas gente,por eso reserve,pero aunque el comedor interior estaba lleno,la terraza cubierta estaba vacia,tambien debido al calor sofocante,de todas formas no faltaron mesas.
En cuanto a la comida yo me hice el cocido completo buenisimo,destacando la carne del principio,me sorprendio que llevara manita de cerdo,costilla y la pelota tipica.Mi mujer me ayudo con la carne pero ella se pidio un gallo de corral en salsa bastante correcto.Yo segui con la megafuente de garbanzos pico pardal que se deshacian en la boca.Para acabar la sopa perfecta de sabor y textura.
El remate las natillas caseras un poco liquidas pero de sabor bueno.

Lo regamos todo con un mencia crianza de Dominio de Tares,correcto para que no quedara por encima de la comida.

Si quieres comer un tipico cocido maragato un lugar perfecto.

7 adultos y 2 niños a comer. El restaurante esta casi al final del pueblo y es hotel rural. Su apariencia es la de tantos otros que hay en Castrillo. Al entrar nos sorpende gratamente ya que es acogedor y con detalles de buen gusto en la rustica decoracion. Los comedores estan abajo que no quiere decir que sea el sotano ya que dado el desnivel de la construccion anexo al salon le han ganado espacio con unas cristaleras a un estupendo jardin. Alli nos colocaron enuna gran mesa donde habia otras 5 más para unas 8 personas y alguna mas pequeña. EL lugar se llenó pero pese a ello no resultaba ruidoso en nungun momento. El dia era de tormenta y era agradable tener por techo un cielo gris a ratos, negro a otros, lloviendo y con sol. La carta es amplia pero alli habiamos ido al cocido por lo que los mayores pedimos el cocido ( 17 euros) , y los niños un menu infantil ( 12 euros).
La carta de vinos muy completa en vinos de la zona separados en mencias y prietos picudos. Algunos a precio sorprendente ( solo cargaban 4 euros y otros a precios x2. Esa "costumbre" que cada vez vemos mas y que se trata de no tener vinos por debajo de 15 euros en carta....en fin..
Elegimos un Pardevalles Gamonal a 13 euros y al pedir nos avisaron que solo les quedaban dos botellas que son de las que dimos cuenta. Nos pusieron, a peticiom otras copas mas apropiadas y empezo el desfile maragato..
La bandeja de carnes espectacular. Todo de excelente calidad y abndantisimo. De hecho sobraron 2-3 raciones de todo. Por un comentario que nos hicieron al empezar crei entender que no se puede pedir cocido para un menor numero de comensales sentados a la mesa...
Las carnes referia que eran 9 tipos pero solo recuerdo 8 cosas_ oreja, pata, morcillo, gallina, tocino, lacon,chorizo, bola.
A continuacion bandeja de garbanzos variedad pico pardal como mandan los canones con berza ( repollo que decimos aqui) rehogado ucon un pelin de pimenton: el justo. Excelente ¡¡¡ que garbanzos ¡¡ en apariencia enteros pero al morder eran pura harina.

Por fin llego la sopa que solo probé testimonialmente. El caldo era muy bueno y nada graso pero los fideos estabanmuy reblandecidos.
Para terminar unas natillas muy liquidas y traen un bizcocho casero con la idea de migar el bizcocho en las natillas. No pude resistirme y casi me comi la racion. Estaba francamente bueno y nada pesado. TRaen cafe de puchero bueno.Decidimos rematar la comida con unos GT's y al final fueron 2 por persona. Todos de Martin's Miller los primeros con Schweppes tradicional y los segundos con Schweppes premium. Y lo mas increible es el precio ¡¡¡ 6 euros cada uno.

La cuenta ascendio a 226 euros. Al haber dos niños y solamente 4 personas pedimos GT's no dividire pero estimo que comer puede salir por 25 euros por persona con vino ya que el cocido son 17 euros.

Al final salio el dueño interesandose por la comida y comentando el tema de la moda de los GT's que segun nos dijo le ha hecho tener gran surtido de gins en un lugar tan poco habitual para ir a beber copas en la sobremesa.
En resumen, un retaurante mas que recomendable para un excelente cocido maragato.

Ubicado en la bella localidad de Castrillo de los Polvazares, considerada conjunto histórico-artístico, nos encontramos entre otras interesantes opciones con este Hotel-Restaurante.Nuestra idea no era otra que degustar el "Cocido Maragato" y así lo hicimos;

Arrancamos con bandeja de carnes diversas todas ellas perfectamente elaboradas; gallina, chorizo, tocino, panceta, ternera, manitas, orejas, careta y morro. Cerca de esta bandeja, nos colocaron otra de menor tamaño, con unos tomates en rodajas regados con Aove.

Después de este energético arranque, critico para las calendas de Agosto, vino el equilibrio gracias a una esplendida bandeja de garbanzos de mediano tamaño y excelentes en textura y sabor, apoyado por unas berzas. A esta altura del plato, uno ya va tanteando la lógica del mismo y agradeciendo a nivel psicológico el orden de consumo, pues la euforia inicial es refrenada por tal cantidad y variedad de carnes, necesitando por lógica un escalón menor para seguir en la mesa, asunto perfectamente conseguido con esta segunda bandeja.

El tercer escalón de este grato cocido fue la sopa con fideos, logico final para el "maragato" y a estas alturas perfectamente comprensible para mi; a mi mujer le gusto, pero yo la encontré un poco desalmada, quizá un poco descolgada de tanta potencia anterior.
El vino que tomamos fue el "Peique Tinto joven" que acompaño muy bien toda la comida y nos sirvió para dar la bienvenida a unas vacaciones regadas con mencia.

Especial el entorno de este local.Servicio amable y profesional.
Dejen el paseo para despues de comer.
Todo el pueblo es lugar de culto al cocido, y a el nos encomendamos en esta visita.
Carnes,garbanzos,sopa y natillas por este orden.A cada cual mas sensacional.Para rematar la faena un carajillo de orujo quemado.
Excelente R.C.P

Lejos de los locales hipersofisticados, este establecimiento se convierte los fines de semana en una especie de "hipermercado" del tradicional cocido maragato, sin descuidar el servicio y la calidad. Destacamos la atención del personal y la confortabilidad de las salas.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar