Restaurante Villa Mas: Viajar a la Borgoña sin levantarte de la silla


A veces los viajes en el espacio, y en el tiempo, se pueden llevar a cabo. Para realizar un viaje de estas características decidimos acudir a Villa Mas, posiblemente la carta de vinos con mayor atractivo del panorama nacional. Sentarse al borde del mar en un ambiente cálido, con un entorno de lujo que te lleva a otra época, a esa hostelería francesa de costa de camareros elegantemente vestidos, un servicio perfectamente engranado y depurado.
Pero el viaje que se inicia en la estación de Villa Mas no es por el entorno, el viaje se encuentra en esa carta de vinos. Puedes ahorra unos cuantos cientos de euros en gasolina y hoteles visitando la Borgoña e invertirlos en unas cuantas referencias de su carta. Borgoñas que son difíciles de encontrar, de añadas prácticamente extintas en las tiendas y distribuciones a precios de risa, lo que no exime de pagar lo que cuesta esta zona, la ventresca enológica del vino francés.

En esta villa pegada al mar y este ambiente de lujo uno se relaja fácilmente, empieza a observar la carta, sobre todo la de vinos, y se deja llevar por la felicidad…

La cocina es bastante sencilla, basada en la calidad del producto y sin demasiadas complicaciones en la cocina. Precios elevados, aquí la RCP cae irremisiblemente, estamos en zona de gente pudiente y el entorno y la demanda pueden permitir esta oferta.

Pedimos unas anchoas del Cantábrico de calibre medio, ricas, como es costumbre. La esqueixada de morro de bacalao con fabes de Santa Pau, un plato sencillo en el que eché en falta algo más de bacalao que le diera un poco más sabor al conjunto, pero rico. El mejor entrante de los que probamos fue el ceviche de pulpo, excelente producto y punto de cocción del pulpo.
De plato principal escogí el zuke de atún rojo, muy rico. Me gusta esta preparación por su sencillez y máximo respeto por el sabor del pescado. Además probé el denton que tomaron mis acompañantes, muy rico, sencillo, a la sal, sin más complicaciones ni aderezos. De postre tomé una copa de tiramisú bastante bueno.

La carta de vinos es, como ya he dicho, espectacular. Al ser sólo tres comensales se limita la posibilidad de probar muchas cosas, o tenemos el bolsillo limitado, que también es el caso. Pero al final pudimos disfrutar de tres vinazos a precios más que interesantes:

Domaine Ramonet Chassagne Montrachet 2012
Coché Dury Mersault 2012
Domaine Roulot Mersault les Luchets 2010

Buenas copas y servicio esmerado, la sumiller siempre atenta, parca en palabras y explicaciones pero muy eficiente. No necesito más.

Sin duda una experiencia única, sólo leer esa carta de vinos ya merece la pena, aunque la próxima vez habrá que buscar más comensales y así poder probar más joyas de la bodega que custodia Carlos Orta.

Me cuesta valorar el apartado de RCP, pues si me ciño a los vinos podría ponerle perfectamente un 10. Si me fijo en la cocina, la cosa caería estrepitosamente. Los precios de los platos son muy elevados: pagar por un denton de no más de 1,2Kg 70€, por poco más de 200 gr de atún 28€ o, lo más sangrante, el precio de una infusión de poleo-menta a precio del Ramonet Chassagne Montrachet. Es algo anecdótico, pero si una infusión cuesta 3,5€ decidieron cobrarnos 7€ por meter las dos bolsitas en la misma taza. De esas cosas que sacas en las redes sociales y todo el mundo se hace eco.

Así pues, dejo la RCP en blanco y aviso para navegantes.

  1. #1

    Joan Thomas

    Excelente comentario Dani. Me has hecho recordar que tengo que volver ;-)

    Un saludo

    Joan

  2. #2

    EuSaenz

    Comer en Villa Mas es caro y quizá ese es el mayor problema, porque lo que apetece es ir en verano a la terraza y pedir con el menú del día un Raveneau y un Mugneret, jeje. Pero cuando ves esa carta de Borgoñas te olvidas un poco de todo, aunque al final las tarascadas suelen ser importantes…en cualquier caso un restaurante imprescindible. La zona es cara, muy cara, pensada para el ciudadano francés de elevado poder adquisitivo que la frecuenta…

    Saludos,
    Eugenio.

  3. #3

    Dani C.

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    Sí, se ve a todos se os olvida esta parte porque todos mis conocidos, y también por aquí, que han visitado el restaurante sólo hablan de la carta de vinos. Ahora que conozco el percal, sin duda lo más interesante es ir a menú del día y meterse entre pecho y espalda unos vinazos.

    A mis acompañantes de mesa, que son de bolsillo más amplio que el mío, les parecieron precios adecuados. Que cada uno juzgue, por 63€ sin vino como en otros lugares como un príncipe persa. Como no soy francés de alto poder adquisitivo, ya sé dónde voy, ya sé qué debo hacer ;-)

    Saludos
    Dani

  4. #4

    Dani C.

    en respuesta a Joan Thomas
    Ver mensaje de Joan Thomas

    Sí, la verdad es que dan ganas de volver tan pronto como te levantas de la mesa y te quedas con las ganas de probar más vinos.

    Un saludo
    Dani

  5. #5

    Vinsimes

    El tema de la comida es complicado, ya que no se a que corresponden esos precios, pero por ejemplo el denton no me parece exagerado, ya que aquí en verano el kilo de denton estaba a 30€ con lo cual 1,2 son 36€ de coste, si añades algo de verduras o patatas o cualquier cosa resulta que en casa el plato se te va a los 40€ de coste sin contar platos, limpieza et... y el atún tres cuartos de lo mismo, si es atún de almadraba o Balfego, se puede ir a casi 40€ el kilo de coste, con lo cual al final duplican precios, cuando muchos los triplican, otra cosa es que la gente se acostumbre a probar mercancía de segunda y la cobren o crean que es de primera... Yo suelo hacer como dice Eugenio, me como el menú del día y abuso de los vinos que para eso hemos venido, te recomiendo hacerlo si vas a París, en Lavinia (menú 32€ o 38€) y todos los vinos a precio de tienda. O en Les Climats, la mejor carta de Borgoñas, algo subido de precio, pero el menú son 42€ y es una estrella Michelin.

    Lo de la infusión no tiene razón.

  6. #6

    Jeronimo

    Costa Brava + Agosto + Carta con Pescado fresco = palo.
    Veo que Carles no estaba ese día por allí, seguramente habría sido muy diferente.

  7. #7

    Abreunvinito

    ¿Taza de poleo a precio de copa de borgoña?. Lamentable .... o estupendo si estás avisado. Gracias.
    Saludos

  8. #8

    Dani C.

    en respuesta a Vinsimes
    Ver mensaje de Vinsimes

    Ojo, un denton para dos, es decir, 35€ el lomo de denton, medio denton, 600gr aprox. En este caso ni verduras ni patatas, sólo el pescado tapado por la sal y listo.

    No pasa nada, pero igual que yo me llevé la sorpresa, otro se la podría llevar del mismo modo, por eso este comentario puede valer para otros. De hecho ya estáis cantando por soleares:

    "Yo pido el menú del día y le meto caña a los vinos"

    Si hubiese leído esto hubiera ido de cabeza a por el menú.

  9. #9

    Dani C.

    en respuesta a Jeronimo
    Ver mensaje de Jeronimo

    Carles andaba por allí, pero nosotros no somos de tocar la campana cuando llegamos a algún sitio.

    Un saludo
    Dani

  10. #10

    Jeronimo

    en respuesta a Dani C.
    Ver mensaje de Dani C.

    No se trata de tocar campanas, pero por mi experiencia con algunos amigos veremeros, me imagino que sois de los que leeríais esa carta embelesados, comentando entre vosotros o preguntando a la sumiller cuestiones que le harían notar que no sois unos neófitos en el mundo del vino.
    Lo que me extraña es que llegados a este punto, que Carlos no se diera cuenta, o que la sumiller no le avisara para que pasara por vuestra mesa.

  11. #11

    EuSaenz

    en respuesta a Jeronimo
    Ver mensaje de Jeronimo

    Jeje, no sé qué es peor, con nosotros la última vez termino abriendo un magnum de Roulot a las ocho de la tarde…menos mal que me llevaban al hotel. La verdad que con unas horas escuchándole aprendes mucho sobre Borgoña…y sobre la vida misma. Un personaje de los que no hay.

  12. #12

    Jeronimo

    en respuesta a EuSaenz
    Ver mensaje de EuSaenz

    Pues que te cuente Ferrán la del comentario anterior, jaja

  13. #13

    Dani C.

    en respuesta a Jeronimo
    Ver mensaje de Jeronimo

    No consultamos nada, conocemos la Borgoña y sólo teníamos una duda ¿por qué nacimos pobres?

  14. #14

    EuSaenz

    en respuesta a Dani C.
    Ver mensaje de Dani C.

    Jeje, eso siempre lo dice el amigo Juancho Asenjo, no es que los vinos de Borgoña sean caros, sino que nosotros somos pobres…en fin.

  15. #15

    Jansolo

    en respuesta a Dani C.
    Ver mensaje de Dani C.

    Lamentablemente, me parece que si sustituimos "Borgoña" por cualquier otra cosa, normalmente la frase sigue funcionando, en fin... c'est la vie.
    Saludos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar