Restaurante Aoyama

17
Datos de Aoyama
Precio Medio:
22 €
Valoración Media:
5.5 10
Servicio del vino:
4.6 10
Comida:
6.1 10
Entorno:
5.1 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: L'Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Asiática, Japonesa
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 18,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Nunca

Teléfono


17 Opiniones de Aoyama

Me recomendaron este asiático y me he quedado con una buena impresión de él. El local es sencillo y cómodo, quizás demasiado oscuro. Un punto positivo que te traigan el buffet a la mesa y, en mi caso, el servicio de los platos fue rápido y la presentación de los platos buena. Punto negativo que no esté incluido el IVA.

Tomamos el menú buffet a 15.95€ sin IVA. Destaco los platos siguientes:

-Fideos finos con verduras: la salsa le da un toque muy rico y sabroso. -Gran variedad de sushis en especial me gustó el nikiri con pulpo y la presentación del sushi en cucurucho. -Pato laqueado: dejó mucho que desear. Estaba sequísimo. -Sopa de miso: deliciosa -Rollitos de chocolate blanco y negro: por lo que he visto a todos nos chifla a diferencia del crêpe de chocolate que a mi no me gustó mucho puesto que más que chocolate era sirope de chocolate.

Para beber cerveza.

Un restaurante asiático con una buena RCP que te permite probar una gran variedad de platos diferentes. No dudo en volver.

Cena de jueves. Buffet (IVA en carta excluido) del que pedimos sopa de miso, rollitos de carne y de verduras, fideos finos fritos y un variado de makisushi california, philadelphia y sushi. Bien la sopa y los rollitos, como siempre, pero los fideos los encontramos demasiado hechos, faltos de sabor y algo blandengues. El sushi y el makisushi, a diferencia de otras muchas veces, bastante insípidos. Sin duda, descongelados, y eso se nota. No repetimos, pedimos postre: helado de judía roja, excelente, y rollitos de chocolate negro y blanco, también muy buenos.
Para beber, una cerveza y una botella de Terra de Asorei, que en la carta figuraba como "Albariño". Sigo insistiendo en la insuficiente oferta de blancos, rosados y espumosos decentes en locales de este tipo. ¿Tan difícil será incluir uno o dos blancos bebibles, cuando la oferta de tintos no está mal pero es incompatible con la comida oriental? ¿Será que soy un tipo raro? Con responder a la 1ª pregunta me conformo.
Servicio rápido y diligente, y amable según quién te atienda. Hay una pared a la derecha que necesita pintura en su totalidad, y no a retales como se aprecia. Fuerte olor a comida en toda la sala, aunque milagrosamente no impregna la ropa. Servicios a reformar urgentemente.
El camarero japonés, que parece ser jefe de sala (el resto de camareras son chinas), nos invitó a sake, muy buen detalle para clientes habituales. Buena afluencia el jueves noche.
Veremos qué tal en próximas visitas.

Segunda visita a un restaurante Japonés por iniciativa de dos amigos que nunca lo habían probado. Tenía buenas referencias de "Roskilde" y aunque siempre elijo yo los locales esta vez me dejé llevar.

Local amplio y moderno. Buena situación y lleno total con comensales de todos los "pelajes": Familias, jovenes, un político "corrupte" sin embargo exculpado y diversas parejas.

Como ya se ha reflejado en otros comentarios tomamos el menú buffet a 15.95€ sin iva y sin bebida con gran diversidad de platos para elegir, así que me guié por las recomendaciones veremeras:

Rollitos vegetal y de carne
Arroz de pato
Arroz frito con gambas
Fideos finos
Shusi variado
Makisushi California y Philadelfia
Langostinos rebozado con almendras
Teppanyaki de pollo, salmón y gambas
Pato laqueado.
A destacar, el arroz de pato, los maksushi y los langostinos.

De postre probamos los helados de sésamo y los creps de chocolate. Yo me quedo con el helado.

Tres cervezas (1.95€) y una botella de Raimat Chardonnay (12.90€) de una corta carta de vinos donde predominan los tintos.

El servicio muy rápido. Muy amable la persona que nos atendió al principio por si teníamos alguna duda con los platos( parecia el jefe de sala). Luego los diversos camareros que nos sirvieron poco simpáticos y además teníamos que preguntar que era cada plato.

Probado NAGATO y AOYAMA me quedo con el primero, local más pequeño, mejor servicio y con el encanto del desaparecido Angel Azul

Varias visitas últimamente y siempre al mismo nivel.Restaurante que sin grandes pretensiones ofrece una comida muy digna y sobre todo bajo una buena fórmula, buffet a la carta por 16 eur sin iva y sin bebida.Variedad en platos orientales aunque a destacar los habituales en la cocina japonesa(sopa miso, makis, shushis y shashimis)

Muy bien los makis de philadelphia(philadelphia,aguacate y salmón), los california(con aguacate,langostino y cangrejo), asi como los teka makis y los shake makis.

Servicio rápido y correcto.Y no hay que preocuparse de reservar porque tienen un gran comedor.

Visita a este restaurante asiatico,nueva decoracion,tranquilo y acogedor,comida impecable,estilo buffet pero sin levantarse de la mesa,cosa que se agradece,servicio correcto.

Después de varios meses de ausencia, hemos vuelto últimamente en un par de ocasiones. Parece ser que el local estuvo cerrado algún tiempo por reformas: han ampliado con otro comedor y han cambiado la distribución de las barras.
Como de costumbre, hay un buffet de comida asiática, a diferentes precios y platos según sea mediodía (más económico y carta más reducida) o noche (precio habitual de 16€ y menú más amplio). Los makisushi California y Philadelfia siguen siendo nuestras preferencias, así como la sopa de miso y los rollitos vegetal y de carne, que no están mal. Buenos los fideos finos y los arroces con anguila o con pato. Aunque los platos son numerosos, nuestro objetivo es el buffet de comida japonesa.
La carta de vinos es reducida y de poca calidad: blancos mediocres o incluso peor que mediocres, pocos rosados y malos y cierta variedad de tintos, cosa que nunca entenderé en los restaurantes asiáticos de este tipo, por mucho que lo decimos una y otra vez. Pedimos una botella de Aria, de Segura Viudas, el único espumoso junto a Moët Chandon que tenían.
Servicio rápido y amable, como suele ser habitual, y aspectos a mejorar en los lavabos y en ciertos descuidos.
En definitiva, sigue siendo buena opción.

Asiático a muy buen precio, por la noche con buffet libre (nos pusimos las botas de susi, sasami, tallarines, arroz tres delicias, brochetas variadas, etc), bebimos cervezas. En resumen comida abundante y bastante buena. Salimos a 22 Euros por cabeza.

Sorprendente la amabilidad, rapidez en el servicio y la calidad de la comida por un menú de 15 euros.
La carta de vinos es excasa, pero todo lo demás, los sushis, los sashinis, el pato picante, las gambas con migas, los tallarines mini, etc. estupendos y en su temperatura adecuada.
Volveremos por supuesto

De nuevo probamos el buffet libre de este asiático (15,50 € sin IVA) y podemos decir que mantiene la calidad de los platos. Buena la sopa de miso, muy recomendables los sushi y makisushi California y Filadelfia, los rollitos de carne y los de verduras y también las gambas rebozadas con almendra. No dice gran cosa el pato con salsa de almendras y no están nada mal los fideos finos. De postre, rollitos de chocolate blanco y negro, muy ricos.
La carta de vinos, como ya se ha dicho en otras ocasiones, es bastante mejorable, y además se echa de menos más surtido de blancos. Pedimos, una vez más, Raimat Viña 27 '07 (12,50 € sin IVA), que no estaba en condiciones (olía "a corcho"), así que nos cambiaron la botella por otra, mismo vino y misma añada pero sin olores extraños. Copas adecuadas y cubitera.
Hay platos mejores que otros, pero resulta una muy buena opción para probar correcta cocina japonesa a precio fijo, especialmente a quienes nos gusta el sushi en cantidades considerables.
Lo seguiremos frecuentando.

Situado cerca del centro, un buffet asiatico bastante correcto, con variedad de comida china, vietnamita, japonesa. El servicio es en mesa, y el servicio como han dicho en otros comentarios irregular, bien en las peticiones iniciales, pero después a veces tardan un poco para pedir cosas adicionales, si bien una vez pedido sirven rápido.

El sushi y el sashimi bastante aceptable al igual que la sopa miso. La verdad es que tiene una RCP muy buena. El local es sencillo y agradable, lastima que cuando hay gente sea un poco ruidoso. El trato del personal es muy agradable.

El servicio de vino aceptable teniendo en cuenta el tipo de restaurante, con algunas referencias en blanco (pedí un sushi wine manchego que no estaba mal), aunque no es extensa la carta. Al pedir vino nos pusieron copas para vino, que sin ser excepcionales eran aceptables.

Volveré a probar un poco más del surtido, siendo un sitio bastante divertido para probar un extenso surtido con varios amigos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar