Restaurante Tasca Angel

Datos de Tasca Angel
Precio Medio:
14 €
Valoración Media:
4.6 10
Servicio del vino:
3.3 10
Comida:
6.1 10
Entorno:
4.6 10
Calidad-precio:
4.9 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Ciutat Vella
Dirección: Calle Purísima
Código postal: 46001
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 10,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


16 Opiniones de Tasca Angel

Recomendación personal: no llegues tarde.

Los conozco hace años y tienen un producto de primera calidad comprado al día.
Un sítio donde comer bien y a buen precio si sabes pedir.
Me encantan sus huevas de sepia, las sardinas, el ajo arriero, la fuente de champiñon y pimiento de padrón. Todo acompañado de esa salsa suya de aceite ajo y perejil... Mmmmmmm
Eso lo pido siempre más una botella de vino para dos.
Y salimos muy bien de precio.
Un local digno de ir.

El camarero es un terremoto digno de admirar. Entre dos personas dan de cenar a todo aquel que llege a tiempo antes de que se acabe el género.

No llegues a las 10:30 esperando que llegues a tiempo.
Me he quedado con las ganas mas de una vez por no ser previsor.

Cuando vas a la tasca angel ,ya sabes a lo que te expones , es un local muy estrecho con 5 taburetes y una barra
Pero se come relativamente bien para lo que te cobran
Las famosas sardinas a mi parecer han perdido en sabor y calidad
El ajoarriero esta bueno,las quisquillas por ,solo 6 euros no estan mal, el montadito de atun por 2',5 esta bien
El higado a la plancha lo hacen muy bueno ,tomamos un barbadillo , solo tienen dos tipos de vinos .
Lo dicho para picar algo rapido

Hace más de 20 años que no acudía a este establecimiento. Mi duda era: "¿Seguirán con la tradicional receta de sardinas a la plancha con salsa que tanto me deleitó en su momento?"

Pues sí: las sardinitas siguen estando deliciosas. Eramos tres y con cuatro raciones de ellas, más 5 bebidas, más dos raciones de pan, más una ración de quisquilla, salimos al precio que abajo reflejo.

De los vinos, no tengo ni idea ni me importa: estoy entre la clase obrera y el lumpen y, por tanto, no me ando con exquisiteces cuando como en un sitio. Pedí dos cañas de cerveza y me sobró media, que también tomé después.

El servicio: ¡espléndido! ¡Estábamos sólos en el local y eso también ayuda!

He observado que, al igual que ocurre en la crítica cinematográfica, presuntos y entendidos gastrónomos difieren diametralmente en cuanto a sus opiniones... Lo que a unos gusta, otros detestan. ¡Y estamos hablando del mismo producto!

Como no me gustan los locales abarrotados, llamé antes y pregunté hasta qué hora se podía tapear con comodidad: me dijeron (y fue verdad) que, dependiendo de las variables circunstancias, hasta las 13:00 h. había garantías de poder comer sin aglomeraciones ni nervios (los que el público transmite, sépanlo, se trasladan al personal, por muy profesional que éste sea).

No comprendo las críticas negativas de algunos usuarios, que, bien por acudir a horas de masiva afluencia (¿acaso no ven cómo está el "patio" y hacen sus cálculos sobre cómo van a poder ser atendidos?... ¿o es que llegan y quieren ser los reyes de la fiesta y los primeros en ser agasajados?: ésta es la pija burguesía gastronómica, muy arraigada en la Comunidad Valenciana... ¡y también más allá de estos lares...), bien por no valorar el trabajo que conlleva el producto tal como lo preparan (¿se han fijado en que no hay espina alguna en las sardinas, y de la merma que esto puede suponer en un Kg. de sardinas frescas compradas en el Mercado Central?: hagan la prueba en su casa y saquen conclusiones...), se sienten defraudados...

¡Señores!: estos no son vasallos; son camareros (y quizás, no lo sé, también propietarios)y su mano de obra tiene un valor, como mínimo no inferior a la de sus clientes...

Para los demás, ¡a robar a los caminos!

Una establecimiento pequeñito que data de 1946, famoso por sus sardinas a la plancha.

Fama merecida, pues están de rechupete. Son raciones de cuatro, servidas en una fuente de aluminio vulgar, a la plancha, con una picadita encima tipo salsa mery. Frescas, pequeñitas, abiertas y despojadas de espina y cola.

Una plancha, dos camareros, 20 metros cuadrados, todo barra, ni una mesa, poco encanto, pésimo servicio del vino... pero tiene el sabor de la solera, de la decadencia y... de sus sardinitas.

Local pequeño en la zona centro de valencia. Las tapas muy ricas, sardinas, tosta de bacalao con pimientos, tosta de mojama, champiñones a la parrilla, gambas al ajillo, sepia a la plancha y en su tinta..., de vino blanco solo tienen barbadillo y marques de caceres. el camarero va de graciosete y es bastante maleducado, hace que estés bastante incomodo. Al igual que en un comentario que hay mas abajo, nos cambiamos de sitio y no le gusto nada. Sale la cena sobre 20-25 por persona.

Relacion calidad precio pobre
El local debia estar bien hace años, ahora hay sitios cerca mucho mejores

Conozco la Tasca Angel, desde hace más de treinta años. Entonces estaba el Sr. Angel atendiendo su minúsculo local sin pretensiones, una cervezita y una tapita de sus famosas sardinas.

Posteriormente los traspasó a un hostelero, llamado igualmente Angel, proveniente de su bar denominado "Barbi" en la calle Serranos. Un hombre campechano y muy trabajador con su esposa a la cocina. Ahora está en manos de sus hijos.

Lo visité hace unos meses, pero ya no me gusta tomarme unas deliciosas sardinitas y estar en precario en la barra, atestado de personas que tiran las peladuras de las habas al suelo.

Se tiene que renovar.

Una plancha, una barra y buena comida es lo que tiene este bar en el centro de Valencia sin más complicaciones. El dueño va ordenando a los clientes para que se coloquen de manera que ocupen su espacio, ya que el local es muy pequeño, no cabrán más de 30 personas, y te dice el orden en el que tienes que pedir, como en el mercado, ya que después de atender a un cliente va el siguiente, nada de todos a la vez. Eso hace que a veces tengas que esperar un poco. Es cierto lo que he leído en otras valoraciones en cuanto a que a veces va demasiado de gracioso. Es para comer de pie y la comida hay que pedirla toda de una vez, ya que este bar está pensado para tomar un par de tapas y una caña y salir. Imprescindible probar las sardinas, la lleterola (mollejas de cordero) y el ajoarriero. Raciones justas, pero perfecto para aperitivo.

Desde hace tiempo ,mucho, estamos intentando que este sea un buen sitio donde tomar una caña y una tapa por el barrio pero finalmente hemos desistido gracias a ese hombre que hay al otro lado de la barra que pensando que tiene gracias cuando habla lo que hace son desgracias. La última vez fuimos con unos amigos a tomar unas cervezas y casi había que pedirle por favor y hacerle una ola cuando se lo pedías y no te cambies de sitio, no se te ocurra , o te crucifica. Habíamos oido otras veces sus comentarios contra otros clientes a veces guiris que cree que no le entienden y a veces no, va tan sobrado que la verdad es que le da igual ser un maleducado pero si que es verdad que hay gente deseando terminar pagar y salir y no volver. Yo siempre les decía que había que darle otra oportunidad (soy así de masoca y la verdad que el sitio me gustaba ) pero por dios que cambie de dueño . Desde luego todo bien salvo el trato que a veces es lo mas importante

Raciones enanas a precios doblados, servicio inexistente. Trato servicio pesimo y prepotente. Todos los platos disimulados con ajo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar