Restaurante El Raco de la Paella

12
Datos de El Raco de la Paella
Precio Medio:
29 €
Valoración Media:
7.2 10
Servicio del vino:
6.5 10
Comida:
7.6 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
9.3 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: L'Olivereta
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 22,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes y todas las noches de la semana

Teléfono


12 Opiniones de El Raco de la Paella

Un local cuyo slogan para atraer clientes es realizar paellas a leña, mantiene bien la sensación de local clásico valenciano con una decoración de mesas de madera y sillas de nea con respaldos altos, ladrillos de cerámica valenciana en las paredes y alguna fotografia de sitios de la metropoli; un tercho con vigas de mobila y suelo con ladrillos de la época (finales deñ siglo XIX). El propio local es un edificio de planta baja y piso como la mayoria de viviendas de esta zona de Campanar, antaño independiente, y ahora incluida en el crecimiento de la gran ciudad, pero sigue manteniendo esa sensación de estar en un pueblo con su iglesia parroquial, sus calles estrechas y sus patios de entrada de carruajes (ahora garajes) con muy pocos espacios transformados en fincas ¡y que dure para siempre! porque es un entorno dclarado patrimonio histórico.

Las mesas están bien separadas, bien vestidas, copas correctas. Local de formato cuadrado con las mesas a la entrada y teniendo al fondo la parte administrativa que separa de las cocinas que no pude ver pese a solicitarlo. El servicio profesional dentro de un ambiente familiar. Local completamente lleno, casi todo familias, incluso grupos amplios a pesar de lo cual la sonoridad no se resintió mucho.

La carta de vinos, muy elemental en su material, con algunas faltas advertidas en cantidad pero no en concreto; las opciones son variadas con mucho predominio de vinos valencianos y en general todos de corte clásico. Tomamos un blanco, El Perro Verde (15€), un verdejo de gama media y un tinto valenciano Finca San Blas Parcelas Las Hormas 2012 (17.45€) que se quedó corto y rematamos con un Roda reserva 2012 (27€). El servicio del blanco en enfriador fue completo en toda la comida con algún despiste, pero los tintos dejados en mesa se quedaron para autoservicio.

La carta de comidas incluye muchos entrantes de cocina tradicional valenciana (y algún guiño moderno como el bonito escabechado, hummus de garrofón); también un par de ensaladas y los principales son sólo arroces y fideuás; una página de postres variados, aparentemente caseros, completan las opciones. Como sitio de paellas hace que la cocina esté abierta solo para comidas (excepto lunes) y no abren por las noches, ya que paellas en Valencia no se come por la noche (salvo en fallas). Tienen además la opción de encargo para llevar a casa como comprobamos en directo.

Al sentarnos unas pocas papas en cuenco por cortesía de la casa dieron paso a un agua de Benasal, unas cañas de cerveza y un par de vermuts (traidos ya servidos desde cocina ¿?), mientras elegíamos los entrantes que fueron dos raciones de cada en proporciones no muy abundantes para 6 comensales:

. salteado de sepia con habitas ajos tiernos y blanquet: una mezcla de ingredientes que se potencian, sabroso y bien cojuntado.

. bonito escabechado con pil-pil y caramelo de ajo: muy bueno de materia prima y sabor. Recomendable.

. calamar de playa con pesto de albahaca: piezas pequeñas, tiernas, bien de plancha y bien de aliño.

Teníamos ya por encargo 3 raciones de cada que pedimos sirvieran al plato y en el orden que vieran más adecuado:

. paella valenciana: cantidad de ingredientes suficiente (sin sobrar nada) antes de servir, pero con el emplatado hay a quien no le tocaron caracoles, hay quien tuvo poca verdura y quien casi no probó la carne. El arroz ligeramente pasado de cocción aunque muy bien de sabor y cantidad de aceite, la verdura al dente lo que se agradece; no hbo socarrat a pesar de que la leña lo permite (y lo justifica).

. arroz de bogavante (solo por encargo): mucho mejor punto de cocción pero al sacarlo a la vez (o antes) del fuego que la paella, llegó frío a la mesa; el reparto del marisco fue a unos tocó cuerpo y a otros pinzas, las cuales llegaron sin trocear y tampoco se pusieron tenazas para partirlas por lo que se fueron al corral enteras ante la timidez de las comensalas (no sé si ésto es correcto) y el riesgo de manchado. ¿La solución? ponerlo todo troceado y repartido equitativamente.

Postres:

. milhojas de crema de naranja: bonita presentación, muy bien el hojaldre y bien la crema de naranja

. torrija de horchata con helado de leche merengada (x3): sencilla presentación, bien de sabor tanto la torrija como el helado.

Unos buenos cafés y un par de cremaets bien hechos, para finalizar y tras insisitir, y un poco a regañadientes, nos obsequiaron con unos chupitos finales y que fueron uno de whisky, otro de mistela y otros dos de orujo de hierbas que estaban correctos. Con ello dimos cuenta de una reunión (pretendemos que sea al menos trimestral) más del grupo de "Arrocito"  ¡y hasta pusimos fecha de la próxima! (para septiembre).

No es la primera vez que iba, tenía un compromiso y este restaurante es garantía de éxito.
Unas Clóchinas y unos buñuelos de Calabaza y boletus, ambos platos exquisitos, antes del arroz.
Arroz del Senyoret espectacular. Muy finito, muy bien hecho y muy generosas las raciones.
De postre un Milhojas de crema de naranja fantástico. Cafés.
El trato es maravilloso, y el local muy acogedor, sin pretensiones.
Desde que ha cambiado la propiedad ha dado un salto de calidad extraordinario.
Se nota la ilusión, las ganas y el bienhacer. Lo recomiendo absolutamente

Local situado en Campanar donde se elaboran arroces a leña.

De entrantes:

* Humus de garrofó (versión valenciana acertada del humus).
* Buñuelos de calabaza y boletus: Excelente combinación.
* Croquetas de bacalao (perfectas de textura y con buena materia prima).

Plato principal: Paella valenciana (perfecta con sus ingredientes típicos y buen punto de cocción a la leña).

Postre: Milhojas de naranja.

Cervezas, Vino Blanc d'Enguera y Vino Pago de los Balagueses 2012 Syrah (muy bueno).

Buena comida a la que fui invitado, por lo tanto, no sé el precio.

Hola,

No suelo escribir mis valoraciones de los restaurantes, pero esta vez lo hago porque un amigo me hablo muy bien de el restaurante el Raco de la paella y al leer algún que otro comentario de esta pagina dude en visitarlos, menos mal que fui porque en ocasiones las opiniones son injustas y de difícil entendimiento, dicho esto solo puedo decir que si buscas un restaurante donde comerte un arroz en condiciones hecho con leña de naranjo y con una calidad precio que nos asombro este lugar es muy a tener en cuenta.

Los productos de mucha calidad y frescos, la carta de vinos perfecta y con precios para poder beberte un par de botellas si se presta y el lugar una casa de pueblo valencia que me encanto.

Deseando volver para probar el arroz de secreto :)

saludos

Imprescindible en tu agenda. Tanto si quieres llevar amigos de fuera como sí quieres disfrutar con tus amigos o familia. Auténticas paellas y fideuà a leña.
Este clásico restaurante ha cambiado de manos. Óscar y María José, los nuevos dueños han mantenido las antiguas paellas y han mejorado notablemente la carta de entrantes. Tomamos Croquetas de boletus y calabaza, simplemente exquisito!!. Trato familiar y ambiente más que agradable en una casa típica de la huerta valenciana de principios del siglo XIX.
Repetiremos seguro.

A mi me ha decepcionado. El menú para cuatro de arrocito de marisco. De bebida una cervecita y dos botellas de Pesquera crianza 2005 a 24€ cada una, vino que venía directamente de la nevera sobre los 10º, nos han preguntado si cambiaban las copas y nos han puesto unas completamente inaceptables, de esas de caña de merendero. Los entrantes, el clásico esgarraet, estaba bien y los ibéricos (sin jamón) una cortadita de salchichón (bueno), una de chorizo (muy normalito), una de lomo embochado (muy muy normalito) y una cortadita de queso que no decía nada. La paella de marisco, con un fondo de pescado algo pobre, con un gambón, una cigalita (arrocera) y una clóchina por barba, el arroz en su punto, el resultado sin ser nada del otro mundo es satisfactorio, pero bastante escaso. Los postres de supermercado. El café muy bueno (Valiente). Lo peor de todo la cuenta 50€ por cabeza, tremendamente desproporcionado.

El mejor local para disfrutar una buena paella. Excepcional. El local encantador. Los entrantes son fijos e invariables. Ibéricos y esgarraet. Todo compensado con la paella. De culto.

Que difícil es comer una buena paella valenciana en Valencia, y quizás sea porque no tuvieron un buen dia, pero en el Racó de la Paella no pude saborear una buena paella valenciana. ¿Los motivos? sobretodo porque estaba excesivamente salada, además que no tenía nada de "socarrat"; por el resto bastante bien, hecha a leña, un dedo de arroz, muy bien la proporción de carne/verduras/arroz y el arroz en su punto, suelto, ni pasado ni duro. El resto es un menú, que no puedes variar y te lo sacan sin decirte nada, que consiste en Esgarraet, jamón ibérico con quesos, la paella valenciana que viene presentada directamente en una paella y postres aceptables a alegir entre distintos tipos de tarta.

Sitio para recomendar y tenerlo apuntado en la lista personal. La casona (decorada con motivos Valencianos y de la huerta) de tamaño familiar en el barrio de Campanar es de los pocos sitios que siguen haciendo las paellas a leña. Los entrantes para los arroces estan prefijados (ibericos y esgarraet). Un sitio muy tranquilo y agradable. Servicio amable. Vinos acordes.

Fuimos con la intención de comer una buena paella. Casualmente, hasta ese momento nadie me había hablado del sitio, y por lo tanto, no tenía ninguna referencia.
Una vez dentro del local, éste nos encantó. Es una antigua casona valenciana decorada con sumo gusto.
Al ir a pedir los entrantes, nos dijeron que estaban preconcebidos para tomar antes de la paella. Aunque es algo que no me gusta nada, accedimos a tomarlos y tengo que reconocer que estaban muy buenos, especialmente el "esgarraet". El jamón en su punto. Lástima que el queso no fuera curado.
Cuando nos trajeron la paella, la pusieron en el centro de la mesa. Tenía un aspecto fantástico y de sabor estaba simplemente perfecta. La mejor paella valenciana que he probado en un restaurante.
Para beber pedimos Coto d’Arcis reserva 2001. No me acabó de convencer.
Vale la pena ir al "Racó de la paella" a comer la típica paella valenciana.
¡Enhorabuena!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar