Restaurante El Gallo Azul

Datos de El Gallo Azul
Precio Medio:
20 €
Valoración Media:
6.9 10
Servicio del vino:
5.4 10
Comida:
6.7 10
Entorno:
7.4 10
Calidad-precio:
7.9 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Cádiz
Localidad: Jerez de la Frontera
Dirección: Calle larga, nº 2
Código postal: 11402
Tipo de cocina: De mercado, Tradicional, Andaluza
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 13,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


12 Opiniones de El Gallo Azul

En pleno centro y en el edificio emblemático donado por los Domecq a la ciudad de Jerez.
Por los comentarios vertidos anteriormente parece que ha perdido el interés por las tapas de corte moderno, quedándose solo en una larga carta de tapas y raciones sin gran atractivo. En cualquier sitio es un referente gastronómico en esa ciudad, por lo que me decidí a probarlo. Me quedé en la terraza a probar algunas de sus tapas.

- Timbal de huevo relleno con langostino y crema de salmorejo: Bien, pero vamos, que en casa se hace sin problemas.
- Media ración de cazón en adobo: Perfecta la fritura, pero tiesecillos los trozos de pescado.
- Ración de berza gitana con su pringá: Generosa ración pero bajo mi punto de vista algo empastada. En cualquier caso, sabroso el guiso.

Acompañan con pan y piquitos.

Tomé dos amontillados Botaina fresquitos.

Precio total: 19.40€

Fue el primer sitio de tapas que probamos en Jeréz y acertamos de pleno. Su variedad de tapas y raciones es interesantisima, destacando de ésta el timbal de boquerones con base de salmorejo y el atún escabechado. La elaboración de los platos es muy superior al resto de sitios del estilo que probamos en nuestra estancia en Jeréz, no conllenvando un incremento excesivo por ello.

El trato y atención por parte de los camareros son muy buenos, pese a que solo haya una persona a la que se le pueda pedir y que las mesas en terraza (en este caso es la opción interesante)escaseen. Es recomendable ir temprano.

Fuimos a cenar dos veces y en ambos casos la factura subió a 13€ con sus correspondientes bebidas. Sitio imprescindible.

Dos años después, nueva visita a este templo del tapeo jerezano, esta vez no nos quedamos en la terraza (por el tremendo calor) sino que subimos a su comedor de arriba, cómodo, con buenas vistas y perfectamente climatizado.

En esta ocasión nos decidimos de su extensa carta de tapas y raciones por unas gambas blancas frescas y ricas, un bienmesabe como mandan los cánones, unas alcachofas sabrosas (pero muy lejanas a las de La Carboná) y el arroz del día, un contundente caldoso de conejo. Refrescantes helados caseros en el postre. Todo correcto, bien presentado y de buena calidad, aunque con "algo menos" en todo que hace dos años. También echamos en falta la carta de tapas de diseño que tanto nos gustó en anteriores visitas.

La carta de vinos tampoco me preocupa mucha en este local, sé que tienen los vinos de la antigua Domecq y con eso me basta y sobra. Pedimos el siempre regular y fantástico Fino La Ina y más felices que unas castañuelas. Copas de buena calidad y servicio sin pegas, que hace correctamente su trabajo.

Nos ha parecido que este local ha perdido algo de calidad en general con respecto al que conocimos en nuestro anterior Vinoble, pero lo cierto es que sigue en su onda de auténtico templo del tapeo jerezano. Lástima del calor, porque su terraza es del las que apetecen, pero bueno, arriba tampoco se está mal. Unos 20-25 euros sin vino, nada caro para lo que recibimos.

Comimos en la terraza muy dignamente a base de tapas y medias raciones. El menú consistió en patatas alioli, chocos fritos, croquetas de presa iberica, atún con crema de patata y gambas a la plancha, todo ello acompañado de varias copas de fino. Todo lo servido estaba a buen nivel, por lo que volveré la próxima vez que visite Jerez.

Probablemente una de las mejores alternativas para ir de tapas en este momento en Jérez de la Frontera. Diferentes ambientes sentados en terraza o en taburetes, frente a barricas en forma de mesa, o también en el interior (piso superior). Amplia gama de tapas y platitos con muy buena calidad y buenos precios. No tomamos vino ni pedimos la carta por lo que me abstengo de opinar en ese apartado. Para volver.

Local que ocupa un histórico edificio de Domecq en la Plaza homónima. Estuvimos en la terraza, ya que el clima así lo invitaba. Bullicioso. Hay restaurante en la planta de arriba.

En la cocina, nos encontramos ante un templo del tapeo. Las raciones son abundantes y variadas, con productos de buena calidad y las tapas (hay más de 20 distintas) son de diseño y autor, pero perfectamente ejecutadas y sabrosas. Alta cocina en miniatura. Postres caseros sabrosos y delicados. Destacable en este aspecto.

En vinos disponen de toda la gama de Domecq. Lo mejor, las medias botellas de Fino La Ina para comer y un buenísimo amontillado Botaina para el postre. Hay que olvidarse de otras opciones. Disponen de catavinos y otras de copas más ortodoxas si se desean. Servicio de mesas algo alocado y a veces lento, pero sin mayores problemas.

Un clásico jerezano que de por sí constituye todo un homenaje al tapeo y a un estilo de vivir y disfrutar de la vida. Sin prisas. Precios muy ajustados tanto en raciones como en los vinos. Un local imprescindible.

Muy cerca del Alcázar y con una linea de calidad en las tapas que invita a volver con frecuencia. Además, está en un bonito edificio de varias plantas. El único problema es que como la cocina está en una planta y tiene que servir a tres niveles distintos los platos suelen tardar en salir cuando el local está lleno. Vale la pena tomarselo con calma con buenos finos o cervecitas y disfrutar del momento. Buenos precios para raciones bastante abundantes. Volveré.

Excelente lugar para el tapeo, cualquiera de sus muchas tapa ralla a gran altura, el servico atento y agradable, incluso en los momentos "punta"

Esta en unos de los mejores sitios de jerez , en pleno centro y cerca del mercado de abasto .Hablare de la zona del restaurante situada en la planta baja . Se dedica a las tapas y utiliza la barra y la terraza indistintamente .
Servicio bueno , calidad de la comida buena , no puedo comentar nada de la terraza , puesto que me quede dentro de la barra . En general todo muy bien calidad ,precio .

Solo comentar una copa de cocktail con pure de patatas y atun en escabeche . Formidable , este es el tipo de tapas que se puede degustar alli , aparte de las mas tradicionales del lugar .

El restaurante esta en la planta superior de la ,preciosa y pequeña , barra del bar.Comida tradicional,con alguna pequeña innovación.El menú degustación y maridaje con vinos sólo esta disponible cuando se celebra Vinoble;excelente el jamón y buenos entrantes,los platos principales estan resueltos desigualmente.Carta de vinos exclusivamente de Bodegas Domecq-con distintas D.O.-maridamos la cena con fino lA INA y amontillado BOTAINA.Precio aproximado 25-30 Eur+vino+iva.Elservicio del vino es correcto a pesar de corta carta,puntuare el servicio y las copas para esos vinos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar