Restaurante La Montaraza

Datos de La Montaraza
Precio Medio:
42 €
Valoración Media:
7.1 10
Servicio del vino:
6.8 10
Comida:
7.7 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: L'Eixample
Dirección: C/Oltá, 47
Código postal: 46006
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 28,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos y lunes noche

Teléfono


21 Opiniones de La Montaraza

comida jueves dia cinco,eramos tres nosotros y seis mesas mas ocupadas
entrantes:tronco de atun con salsa como siempre,racion enorme y buena,foie con violetas y gelatina,tres"cloquletas"de cocido,grandes y
buenas,platos principales lechazo para dos,bueno,y carrillera guisada,
buena,postres:tarta tatin reinterpretada,buena,couland de choc.con helado y tarta de choc con helado,clasicos pero buenos.bebida dos cervezas vino venta del puerto 12,manuel manzaneque crianza y cava de cuatro que tenian en la carta les quedaban dos,pedimos maria de casanova.dos cafes e invitacion de tres orujos,para acabar el vino tres
croquetas mas.difiero totalmente con las dos ultimas valoraciones.no pongo el precio por que fui invitado.

Acudimos ayer a comer a este restaurante que he visitado muchas veces.

Esta vez decidimos probar el menú de 25€+iva en el que entra una ensalada verde al centro, un entrante , un plato principal, y postre y vino. Dicho así, parece fantástico por el nivel del restaurante.

Pues bien, la decepción vino por el entrante era irrisorio. Mi acompañante pidió croqueta de ave con jamón, y exacto, le pusieron una. Yo pensaba que tendría más suerte al pedir morcilla de burgos, pues no, también me pusieron una rodajita. Alucinante. La segunda decepción fue que en el menú había seis principales, de los cuales acerté los tres que no les quedaban (no tenían carne para un menú en un asador). Acabamos pidiendo arroz en fesols y nabs para los dos. Ración justa pero el arroz bueno. De postre cuajada, buena.
En cuanto al vino nos sirvieros el de la casa, un Ribera del Duero joven Obolo, el cual encontré bueno, servido en copas correctas.

Es una pena que hagan esto. Otras veces he probado el chuletón o el cochinillo, y lo hacen muy bueno.

Restaurante de cocina tradicional castellana donde destacan sus carnes. Local clásico, de tipo taberna con magníficos cuadros de Horacio Silva. Hacía tiempo que no lo visitaba, y la sorpresa fue bastante negativa. La carta de platos no ha variado, pero sus precios se han actualizado, y no precisamente a la situación económica actual, y ello agravado por la caída de su calidad. Pedimos de primeros para compartir: tronco de bonito escabechado (12,50€), que resulto insulso, obligándonos a tirar de la salsa (mahonesa con algo más), ración abundante eso si, posteriormente dos croquetas de puchero con jamón ibérico (5€)equivalentes a tres cada una de ellas; de nuevo plato insulso y poco atractivo un ni fu ni fa que decimos por aquí. De carne 1Kg. de buey a la piedra (54,00€), lo mejor de la comida, sabrosa, en su punto y tierna. Nos propusieron acompañar la carne con algo verde o patatas, optamos por lo verde y nos sacaron lechuga aliñada (5,11€), de postre tarta tatín, nada destacable (5,50€).
Respecto al vino la caída es espectacular, la cuidada carta anterior ha desaparecido, y de ella quedan tres folios donde predominan las referencias de alta gama (restos de la anterior?) y brillan por su ausencia los vinos que calificaríamos de normales. Fallaron dos referencias de los pocos que podíamos elegir.
Servicio en sala atento y correcto.
En fin, un restaurante venido a menos. Una pena.

Después de presenciar una estupenda y sonora" mascletá" nos decidimos por acudir a uno de los mejores restaurantes de comida castellana especializado en asados ,y no nos defraudó.Comenzamos con un tronco de atún escabechado,un buen jamón-de Burgos-,ajoarriero con huevas de salmón-lo más flojo del ágape-y morcilla de arroz-correcta-.De principales,un magnífico cochinillo-con esa piel crujiente-y un corecto,sin mas,lechazo.Evidentemente nadie pudo llegar a los postres,ya que las raciones fueron generosas.Amable servicio,y mas cuando nos presentamos con dos comensales de más de la resrva efectuada.De bebencia tomamos un Ribera del 2006-magnum-y otra de 75c.del 2007 de cuyo nombre no logro acordarme,que no decepcionaron.Sin embargo, el servicio del vino fue inexistente,y el coperío mejorable.Correcta RCP.

Fue un día de primavera, de compras y no sabes dónde comer. Me apetecía una buena carne y pensé en Bergamonte(mi preferido en carnes), pero me pillaba un poco lejos. Llamé a un amigo y me recomendó La Montaraza como uno de los mejores asadores de la capital, y la verdad es que no me decepcionó, de hecho me dejó esa sensación de:"volveré".

Esta sensación desde mi punto de vista se compone de tres elementos: Buena calidad, buen trato y buena RCP.El servicio muy profesional, amable y se esmeran por atenderte con mucha cordialidad. La calidad: estupenda. Pedimos un chuletón a la piedra que no nos lo pudimos terminar( el resto lo pedí para llevar-para mis niños que tb les encanta la carne roja- hecho al que deberíamos acostumbrarnos más los españoles para no desperdiciar tanta comida), quizás pedimos entrantes en exceso, pero sinceramente, prefiero quedarme así de satisfecha que salir de un restaurante con sensación de hambre.

El servicio del vino: más que correcto. Pedimos un Reserva del Ribera del Duero( no recuerdo el nombre pero si el precio : sobre unos 59 €), un vinazo la verdad. No hubo decantación, pero tampoco era una añada de reserva tan antigua para hacerlo.Buena temperatura, vajilla correcta y cristalería también. Dentro de los restaurantes de cocina de "toda la vida": excelente.
Muy recomendable

Asador clasico en la decoracion y en los platos. Local agradable, con buena separacion de mesas, cristaleria, manteleria y cuberteria correctas.
Tomamos mollejas y morcilla de burgos como entrantes (muy buenos los dos platos). pero la estrella de la comida fué el lechazo. Muy, muy bueno. Jugoso, tierno , muy bien hecho.
Postres aceptables
Servicio de sala atento, amable y profesional.
Carta de vinos clasica con alguna referencia innovadora a precios desiguales. Pedimos primero un Chiviote y no lo tenian. Acabamos con un Terrerazo. El servicio del vino se limitan a darte a probar y dejar la botella.
No puedo puntuar RPC porque no pagué yo

Llevaba algún tiempo sin visitarlos, pero observo que el nivel no ha decaido, quizás el servicio un poco “extresado”, algo falto de atención personal. Bueno, pues tomamos al centro el Revuelto de Shitake con mollejas bien, unos buñuelos de manitas de relleno de foie y setas tambien buenos, un Tartar de solomillo de buey con espuma de mostaza supremo y como plato fuerte para todos el conocido Lechazo Asado, aunque esta vez, vimos las raciones cortas. Para beber pedimos dos Riberas, el primero un Balbas crianza 04 de impresión y luego Comenge crianza 03 muy rico pero me gustó mas el Balbas. El servicio del vino se limita al descorche y servicio de la primera copa. La temperatura correcta y la carta tambien. 60 euros por barba. Un clásico recomendable siempre.

Aunque hace ya algun mes que estuve, esta intacta la sensacion que tuve.El servicio es esquisito, atento y simpatico.
El local no es demasiado grande no por ello le falta intimidad ya que las mesas tienen suficiente distancia, te sientes como en casa, la materia prima es de primera, aunque clasica, otro buen restaurante donde comer buena carne, y de los pocos donde te la cocinan delante tuya en las brasas(no hay humos).
La carta de vino no esta mal aunque le faltan novedades.Tambien buen servicio con el vino.
Uno de los pocos peros, es sin duda el lugar, distanciado de cualquier zona de ocio.
Recomendable. 105 €, pareja, con vino y postre.

Ir a la Montaraza, es ir sobre seguro.
Cocina clásica castellana con fundamento, con algunas innovaciones en la carta en el apartado de entrantes.
Muy bueno el lechazo y la morcilla. El tartar de buey con espuma de mostaza estaba realmente muy conseguido.
Carta de vinos atractiva y suficiente pero, insisto, hinchada de precio.
No se puede considerar normal cargar el vino, -salvo alguna excepción-, con un mínimo de 10-12 sobre precio en tienda y en algunos casos más de 17.
Optamos por un Allende 2002 y un Artadi, ambos con la temperatura adecuada y servidos en coperío DiVino.
Todos los orujos que nos tomamos fueron por cuenta de la casa, todo un detalle.
En resumen, se come de maravilla.

Sin duda un clásico en nuestra ciudad. Viernes noche y el local a tope. No defrauda, ya que utiliza materia prima de muy buena calidad. La cocina es clásica, si bien en los primeros se hace algún guiño a la cocina más moderna. Destacable la carta de vinos y a precios razonables. Servicio atento. Mesas juntas, lo que da como resultado que hay que elevar la voz para mantener una conversación.El local acompaña a la cocina, destacando las obras de arte: Calduch, Horacio Silva, etc. Unos 50 euros por persona. Imprescindible para los amantes de lo tradicional.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar