Restaurante Asador Guetaria

6
Datos de Asador Guetaria
Precio Medio:
60 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
8.3 10
Entorno:
7.3 10
Calidad-precio:
5.7 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Tetuán
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional, Vasca
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 60,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: domingos y festivos

Teléfono


6 Opiniones de Asador Guetaria

Restaurante -asador vasco abierto en 1983 situado en la zona de Tetuán. Dispone de varios salones bastante amplios y un privado en la parte baja para comidas de grupo numerosas. Decoración discreta pero elegante. Un clásico entre los famosillos y gente de negocios. No soy muy amigo de este tipo de locales pero así lo organizaron.

Carta bastante larga con platos tradicionales de la cocina vasca, basada en productos de mercado de relativa calidad. Numerosísimos entrantes incluyendo verduras de temporada y suficientes opciones en el apartado de pescados y carnes. Incluye chuletón de wagyu a 70€ + IVA el kilo.

Servicio de sala bastante profesional y numeroso. El maitre que nos tomó nota, amable pero un tanto frio. Buen ritmo de servicio aunque con algún descuido.

Como atención de la casa, un platillo con chistorra bastante buena y tacos de bonito marinados carentes de sabor y completamente secos.

El servicio del pan consistió en un bollito de pan blanco muy rico.

Comida para cuatro personas:

Entrantes a compartir:

- Pimientos de Gernika: Generosa ración de pimientos. Muy bien pasados por la brasa y sin abusar de la sal.

- Antxoas frescas del Cantábrico: Plato de anchoas preparadas a la bilbaína. Frescas pero de escaso tamaño(me recordaban a los victorianos malagueños). En cualquier caso, bien preparados y sabrosos.

- Croquetas de bacalao: Plato con ocho croquetas bien fritas y con nítido sabor a bacalao. Gustaron aunque sin entusiasmar.

- Trigueros a la parrilla con boletus: Plato con unos trigueros de ridículo calibre acompañados de unos boletus algo blandos. Llevaban un toque de aceite trufado que hacía un poco más apetitoso el plato.

Platos principales:

- Rape asado al carbón con refrito de ajitos (2 personas): Un ejemplar de rape a compartir. Salieron dos lomos algo justos de tamaño pero muy bien preparados. Conseguido el punto del pescado y un refrito sobresaliente.

- Chuletón de vaca a la parrilla (2 personas): Buena pieza de carne de aproximadamente 800-900 gr a compartir. Bien pasada por la brasa. Después de presentarla, nos la filetearon. Nos resultó jugosa, sin demasiada grasa y en su punto (la pedimos poco hecha). De guarnición, unas patatas fritas bien hechas.

Postres:

- Sorbete de frambuesa: Aceptable sorbete, cremoso y con sabor.

- Requesón con uvas pasas: El requesón se presentó con la textura de un yogurt cremoso. Muy agradable de comer.

- Pantxineta: Preparada al momento. Como suele ser habitual, masa fina y crujiente y vulgar crema (¿industrial?).

- Pequeña tarta de manzana y helado de canela: Tartita muy fina de manzana hecha al momento. Gustó.

En la sobremesa, invitación a chupitos de orujo y/o patxarán.

En cuanto al servicio del vino, carta sin muchas complicaciones, girando en torno a numerosos Riberas y Riojas de fácil rotación para la mayoría, con precios muy elevados (x2.5). No nos complicamos la vida y pedimos el tinto de la casa que resultó ser Izadi Crianza 2009 (16€ + IVA) servido correctamente de temperatura y en copas aceptables. Desconozco si tienen servicio de sumiller. Atentos a rellenar.

Precio total: Desconozco la cuantía de la factura pues no pagué yo. Además descontaron un 40% sobre el importe de la comida, excepto bebidas, por reservar a través de una conocida página web.

Nota: El precio por persona indicado es lo que estimo que costaría comer en este local con tasas y servicio incluidos y sin bebidas

Hace como un añito que estube por alli, lo conoci gracias a un amigo con el que quede para comer, y salí satisfecho, muy buena materia prima y los pimientos espectaculares, por mi parte bien desde luego.

Sí, todo un clásico donde puedes encontrar todo el elenco de comida tradicional vasca que se espera de un asador.
La materia prima es de calidad; pastel de centollo, pimientos de lodosa, -no me acabaron de gustar-, lubina salvaje, solomillo y chuletón.
Todo bueno.
Carta de vinos limitada a rioja y ribera pero con amplia representación de cada una de estas D.O.; precios desorbitados.
Copas de agua; no sé si es por que pedimos un crianza de Viña Salceda, -del 2000, pero en buenas condiciones-, y no un vino más caro.
Como el vino no estaba a su temperatura, sin petición previa se ofrecieron a enfriarlo en cubitera.
Café, orujos, -excelentes-, remataron una buena cena.
Trato correcto.
Ahora bien, hay ciertos detalles que deben corregirse; no cambian ni los platos ni la cubertería durante los entrantes, con lo que las migas del pan te acompañan hasta que te sirven el plato principal. Y lo de las copas de vino, no es de recibo.
En todo caso, se come bien.

Tras ver vuestros comentarios me decidí a acudir al restaurante. Debo reconocer que la materia prima tanto primeros como segundos (en nuestro caso solomillo y foie) fue de primera calidad. Selección de vinos escasa, a mi gusto y, de hecho, ni nos lo dieron a probar en el momento de servirlo, dejándolo encima de la mesa. Sinceramente, sé que hay quien no cree necesario probar crianzas antes de servirlos, pero un buen ágape es una celebración y como tal, la liturgia debe respetarse.

Coincido basicamente con el anterior comentario. Guetaria no aparece ne las guias, no van futbolistas y esta ajeno a modas pasajeras pero se come excelentemente bien, tiene un servicio atentisimo, aparcacoches y estilo vasco tradicional con camareras vestidas de negro con delantal blanco de puntilla. Muy resuelta carta de vinos y cristaleria notable. Magnifica materi aprima, verduras, pescados y excente chuleton cortado en la mesa. Recomendable al 100 por 100 y aunque no sea del todo cocnocido es necesario reservar ,mas al mediodia que esta repleto, y los fines de semana.

Magnífico asador vasco en donde la calidad de la materia prima es insuperable. Unos pimientos verdes de Guernika que quitan el hipo, unas verduras estupendas naturales 100%, buenos pescados (en especial el lenguado, la merluza en salsa verde, los txipirones), y buenas carnes (yo no las he probado, pero no tienen mala pinta según ´vi).
En los postres, recomiendo pedir un poco de queso Idiazabal....muy bueno, así como una pantxineta que se deshace en la boca.
El vino que tomamos fue txacolí, y no nos arrepentimos porque el maridaje era perfecto. En cualquier caso, tienden más hacia los Riojas.
Servicio muy atento, profesional y sin agobios.
Este restaurante no figura posiblemente entre los más conocidos de Madrid ni aparece en las primeras posiciones de las guías gastronómicas, pero lo recomiendo a todos aquellos que quieran una comida contundente y de primera calidad pero sin grandes complejidades en su elaboración. La sencillez es una virtud. Precio sobre los 40€.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar