Restaurante Lurrina en Bilbao

Restaurante Lurrina

Datos de Lurrina
Precio Medio:
30 €
Valoración Media:
5.5 10
Servicio del vino:
4.3 10
Comida:
6.3 10
Entorno:
5.7 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Vizcaya/Bizkaia
Localidad: Bilbao
Dirección: Barrenkale Barrena, 16
Código postal: 48005
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 29,50 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de Lurrina

No me extraña la existencia de críticas tan opuestas como las previas , para este restaurante , es capaz de lo mejor , pero no siempre ni en todo. Creo que su cocinero con amplia experiencia, es capaz de realizar una gran cocina tradicional, pero necesita cierta organización y estructuración, para que llegue al máximo. Lo mismo ocurre con el local, no es malo, ligero, agradable, pero puede resultar sucio y desordenado si no se cuida mucho. O el servicio, algo disperso, sin decisión, podría destrozar cualquier menú. O la oferta de vinos tan dispar y ausente de criterio ( necesita más tiempo y atención, sólo eso) que junto a servicio del mismo descuidado, desde luego no ayuda. Yo probé un menú con un aperitivo dos entrantes, dos segundos y un postre que resume todo esto. Precio asequible, lo primero. Dónde muchos restaurantes decaen, es decir en los segundos, aquí surge un cochinillo crujiente, que podría ser el mejor que he probado en Bilbao y un bacalao pil pil sobre un arroz negro, excelente aunque con una presentación algo sucia, pendiente de mayores sutilezas. Antes y de tercero, un buey desmigado, muy rico, pero irregular, no compacto, con trozos de pie de hongo , sobre un caldo de hongos, que estaba rico,muy rico pero que desorientaba, por su intensidad y su cantidad( será un segundo ,será el final???).Precisaba algo de meticulosidad en su presentación, limpiarlo más, menos cantidad y más cuidado. De primero la probeta, que augura un menú y unas presentaciones , un estilo que no aparecerá y un primer entrante un buen trozo de verdel marinado, finísim0, rico, sobre una basde manzana y compota, que perfeccionándolo algo más , podría ser un gran plato, que bueno estaba...Final, una gran toriija, rica y grande, sobre una crema inglesa rica y abundante, con caramelo, para golosos con saque.
En fin, es lo que sentí o lo que percibí, potencial, profesionalidad pero necesidades de desarrollo y afinamiento gastronómico, enológico e intendente

Nunca mejor el ejemplo de que la regularidad es muy importante para un restaurante, tras la valoración de mi amigo Jon, no puede aguantarme, ya sabéis soy un culo veo, culo quiero.

Las expectativas altas, es mas ya iba pensando en organizar la comida navideña de la cuadrilla en este local, sin embargo esto fue decayendo a medida que las similitudes con la experiencia de Jon, también iban decayendo.

Para empezar si vais en pareja, pedir que no os pongan las mesas pequeñas, lo son demasiado, pero bueno eso se queda en lo anecdótico, ilusionado por el verdejo que le habían puesto al compañero, pedí también este estilo de vino, lo que pasa es que a mi me trajeron uno bastante mas mediocre, mucho mas mediocre de cuyo nombre no quiero acordarme, pero vamos de la morralla que se esta cargando estos vinos , tampoco me tendría porque extrañar , pues lo extraño es que te pongan el que le pusieron a Jon , en un menú de 29,5€ por lo tanto no me parece mal que utilicen un vino barato , lo malo es que se equivocasen con Jon y den esta expectativa , hombre también puede ser por que Jon tiene mejor pinta que yo , no se , es broma , simplemente creo que fue una confusión de la persona que les atendió o que se han dado cuanta de que no es rentable utilizar el blanco nieva en un menú de este precio , no lo se pero yo , decepcionado.

Antes de empezar el menú nos pusieron un gazpachito en un bonito tubo de ensayo, muy rico por cierto.

Yo de primero elegí Sopa de tomate, sandia, crema de queso, anchoas, albahaca y aceite de olivas negras, decir que el enunciado es mas grande que el plato en si, buena combinación, escasa eso si, pero porque joderlo todo metiendo un par de anchoas de intratable gusto.

Mi mujer pidió tacos de bonito marinado a la soja, crema de cebolla y tomate glaseado, el enunciado me hacia pensar en un bonito tirando a crudo, sin embargo estaba, para mi, que lo probé demasiado hecho y lo que es peor, tan marinado en soja, que dejo a la anchoas hiper saladas y peludas al nivel de dulces.

Yo ya me había rendido y por supuesto olvidado de llevar a los amigos para nada a este local, así que resignado acometí el segundo plato, yo carrilleras de ternera estofadas al rioja, crema de patata al romero y piquillos y ajos tiernos, correcto plato, pero claro me supo soso, aunque estaba bien y también correcto el lomo de merluza asada a la espalda con arroz cremoso en salsa verde.

De postre yo crema cuajada de queso con frambuesas y mousse de romero y Ana taco de chocolate y frutos secos, crema inglesas y su helado, sin mas.

Para beber lo dicho un verdejo infumable, pero acorde de precio con el del menú que es bastante asequible si no fuera por las salazones del comienzo, otro dato, ya digo que me vieron peor pinta que a Jon, todo el mundo tenia el vino en la mesa a mi me hacían pedirlo y me lo subían de la barra a la mesa, copa y para abajo.

Resumiendo, sea porque cada uno tenemos un gusto, sea porque cada uno elegimos unos platos, sea porque unos días estamos más finos que otros , sea por lo que sea no encuentro de momento la regularidad en este local , tampoco por este precio la puedo exigir , eso me lo reservo para los locales que te crujen .

No tomamos ni café ni copa .

¿Quién duda de que tridavisor sirve de algo?
Mirando sitios nuevos, que ya quedan pocos, me aparece este restaurante de reciente apertura en Bilbao.
Resulta que hemos tomado muchos txakolis en el bar que está a su lado pero antes era otro restaurante y ahora, desde julio concretamente, Txomin Gómez, un joven cocinero ha sido osado y ha abierto este local.
Hay que probarlo todo y esta vez nos hemos llevado una agradable sorpresa.
El local tiene una barra de pintxos en su parte inferior y en su planta superior tiene un restaurante, con muebles modernos y agradable ambiente. Mesas pequeñas, esos sí, ni demasiado juntas ni con espacio de sobra. Sin manteles de tela. Buena vajilla y correcta cristalería.
Trabajan dos menús, el degustación y el menú de verano que es el que hoy concretamente hemos elegido.
Dos panes riquísimos y además, sin terminas con ellos, te sirven más y sin coste añadido.
Ofrecen un crianza en el precio del menú pero los "blanqueros" hemos pedido cambio y la opción es el Blanco Nieva dentro de la evolución que llevo con los vinos, este verdejo me gusta. Mucha fruta en nariz y en boca; manzana, pera..... la acidez bien marcada y un postgusto largo y muy fresco. Me parece un buen vino blanco.
Te sacan un aperitivo en un frasco de cristal, hoy ha sido una Crema de puerro con ajo arriero a mi me ha sabido más a una especie de cuajada o quesada con trozos de tomate, y de algún tipo de carne. Me importa poco, sabor muy rico, muy fresco, buen comienzo.
Varios primeros a elegir, nos hemos decantado por:
Ensalada de pato desmigado, mousse de foie y frutas tropicales con aliño balsámico una ración muy generosa. El foie estaba cojonudo, la verdad, con mucho sabor. El pato estupendo, en cantidad abundante y un punto conseguido, no era la típica ensalada generosa en lechuga, no. Cantidad de ingredientes. La fruta muy rica y la manzana espectacular, esa que te hace fruncir el ceño.
Yo he tirado hacia unas Láminas de bacalao confitado y con pulpo encebollado y su pil-pil De nuevo generosa ración con mucho bakalao, llevaba así mismo unos mejillones muy jugosos, carnosos. El pil-pil muy rico, he terminado el trozo de pan y eso que también he usado la cuchara para saborearlo. Rico, muy rico.
De segundos entre la media docena de opciones:
Tronco de rape braseado con fideua de coliflor ligeramente ahumada y tallarines de mango Volvemos a lo mismo, ración de tamaño más que suficiente. El punto del rape excelente, la fiedeua original, de marcado sabor pero que no empaña al pescado. Plato destacable, sin duda.
Láminas de presa ibérica a la parrilla, nectarina salteada con vainas y emulsión de cebolleta Esta vez casi en exceso la ración.
La presa estaba en su punto, no es carne de deshacerse en boca, tiene esa textura ligeramente "tiesa" pero tenía el punto de parrilla riquísimo. La vainas perfectas, ni más ni menos.
Creo que en este punto ya he dicho que este cocinero no empezó ayer en los fogones, tiene ya mucho camino andado y creo que tiene muchas cosas por decir.
Pasamos a los postres:
Sopa de frutas a la menta, bizcocho borracho y sorbete cítrico yo no puedo con la menta, es superior a mis fuerzas. Y alguna que yo me sé, me engaña, me da a probar sabiendo de antemano la cara que iba a poner. Estará rico pero ese sabor me mata.
Yo, al leer Leche, cacao, avellanas y azúcar me voy de cabeza.
Pues señores y señoras, menudo postre. Una mezcla de chocolates, avellanas crujientes. Simple y llanamente un postre espectacular.
En el local tienen un apartado con un sofá y una mesita donde puedes tomarte el café tranquilamente. Allí nos hemos sentado y hemos tomado un cortao correcto, sin más y una copita de Px 1985 me ha gustado. No lo había probado. Dentro de los Px me parece un vino correcto, con buena nariz, se nota ese "picor" que no lo hace empalagoso.
Pues me alegro infinito de la visita. Esperemos que tenga suerte en esta aventura con los tiempos que corren que no son fáciles.
Volveremos, sin duda a probar ese menú degustación.

  • Leche, cacao, avellanas y azúcar.

  • Láminas de presa ibérica

  • Láminas de bakalao

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar