La Mamounia en Marrakech
Hotel La Mamounia
País:
Marruecos
Localidad:
Marrakech
Dirección:
Cód. Postal:
Nº habitaciones:
136
Nota de cata PRECIO MEDIO:
610 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
8.5
Nota de cata SERVICIO AL CLIENTE
7.0
Nota de cata HABITACIÓN
10.0
Nota de cata INSTALACIONES
10.0
RCP CALIDAD-PRECIO
6.0
Opiniones de La Mamounia
OPINIONES
2

Alojarse el La Mamounia, es un verdadero privilegio. Hemos estado este Puente, un grupo de siete personas. El hotel es espectacular: artesonados en todos los techos, yeserías pintadas a mano, paredes estucadas, lámparas espectaculares, una iluminación prácticamente perfecta y personal uniformado de "Las Mil y Una Noches". Desde el "check in" sabes que acabas de entrar en un lugar muy especial, ya que éste se realiza sentado en un lujoso sofá, mientras te sirven dátiles y leche de almendras.
Las habitaciones son efectivamente muy bonitas, perfectamente cuidadas, en la línea de todo el hotel, con azulejos de teselas pintadas a mano en el suelo, sedas, artesonados en el techo, etc. La cama es una de las mejores en las que he dormido en mi vida; el baño bien equipado, pero a diferencia del comentario anterior, creo que le faltaba presión a la ducha.
El buffet del desayuno en la piscina, es una experiencia en sí misma; boyería francesa, quesos, zumos de todo tipo, frutas, pasteles, bizcochos, ahumados y una larga lista de delicias a cual mejor.
La piscina climatizada es la más bonita que he visto hasta el momento, ya que te bañas bajo una estructura de madera policromada absolutamente espectacular.
La piscina exterior también está climatizada y te permite bañarte en pleno mes de noviembre. Las tumbonas y las toallas son magníficas.
Sin embargo, lejos de no recomendar este hotel , pues alojarse unos días es una experiencia casi mística, sí le pongo un grandísimo pero a la profesionalidad del personal: entran cuarenta veces en la habitación estando tú dentro, no te recogen en horas las cáscaras de fruta, y tienen una actitud de auténtica soberbia ante cualquier objeción. La primera habitación que nos dieron a mi mujer y a mi, apestaba. El olor era nauseabundo, y en lugar de pedirnos disculpas, y cambiárnosla rápidamente, nos enviaron a un chico de mantenimiento con un spray. Después de varias discusiones con diferentes empleados del hotel, y previa carta al director, nos pidieron disculpas, y nos alojaron en otra en la que el aire era respirable. Creo que aunque hay hordas de empleados, no tienen la profesionalidad de cualquier hotel de similares características en Europa o Asia. No es cuestión de cantidad de personal, sino de educación y trato.
En cualquier caso repetiría sin duda, y si es dentro de unos años, mejor, pues tal vez para entonces, todos estos empleados locales con muy poca experiencia hayan aprendido que al cliente se le cuida, y no se le contesta de manera tan chulesca, cuando simpemente te pide más hielo en una Coca-Cola.

Impresionante hotel situado fuera de la Medina y rodeado por unos no menos impresionantes jardines. Una verdadera maravilla pasearlos a primera hora de la mañana o a media tarde.

Solo se puede acceder a ellos si eres huésped del hotel o tienes reserva en alguno de sus restaurantes, y os aseguro que merece la pena.

Zonas comunes interiores cuidadosamente decoradas y de generosísima amplitud

Las zonas comunes exteriores, sencillamente espectaculares.

Las habitaciones muy bien equipadas, limpias a rabiar y perfectamente insonorizadas.

Cuartos de baño amplios y con complementos para cubrir hasta el más mínimo detalle. Buena presión de agua.

La decoracion, en general, es de corte local pero sin cargar.

La zona de Spa, no la definiría como Hamman, es de obligada visita para darse un capricho de relax.

El servicio es profesional, atento y cuidadoso hasta decir basta.

Ojo, son tan “fisnos” que si no les paras se te llevan la mitad de la tónica que no entra en el vaso el primer golpe de GT. Pero que se lo dices y te traen otro GT nuevo pidiéndote disculpas.

El único pero que puedo poner es que las dimensiones del hotel, junto con los Riads que lo componen pueden resultar laberínticas.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar