Correcta opción en Huesca

Un hotel frente al "parque grande" de Huesca, a escasos minutos a pie de la plaza Navarra (o Zaragoza, los oscenses la llaman de un modo u otro indistintamente, con el consiguiente lío para el forastero).

Un hotel sobrio, elegante, pero al que le falta una reformita, una actualización. No es que las instalaciones estén estropeadas o descuidadas, todo lo contrario, pero le hace falta un lavado de cara.

Habitaciones amplias a las que no les falta de nada... pero todo con el peso de la edad.

Desayuno buffet austero.

El personal, atento y con oficio.

A destacar la tranquilidad que se respira en él pese a su céntrica ubicación y la facilidad de aparcamiento.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar