En la mesa, la crisis impulsa el retorno de los básicos

0 respuestas
    #1
    JACS

    En la mesa, la crisis impulsa el retorno de los básicos

    La crisis impulsa el retorno de los básicos
    El nacimiento del término 'recesionista' marcó el inicio de la consideración de 'lo barato chic' en el mercado estadounidense. Buena parte de las modas de la temporada están inspiradas en el disfrute de lo sencillo y satisfactorio

    "Los libros de cocina de moda hablan de dietas que contribuyen a la inmunidad"

    Mamen Ponce de León / Jualián Díez - 16/01/2010

    Mesa.El interés por la cuchara y la conversión de los carniceros en estrellas muestran la revaluación del producto y la tradición

    Lo ha proclamado el Food Channel estadounidense, lo defienden las estrellas de cine Alicia Silverstone y Mariel Hemingway en sus últimos libros de cocina, lo anticipa un tres estrellas Michelin español como Santi Santamaría: vuelve la comida tradicional. La cuchara, la carne bien cortada, las verduras de siempre son la tendencia gastronómica de la temporada, placeres sencillos y sanos en consonancia con un tiempo de recogimiento y crisis.

    Como ejemplo, Aurora García, una de las profesoras de la escuela Cooking Club de Madrid, asegura que el interés por los platos de cuchara se ha multiplicado entre sus alumnos: "Antes se buscaba aprender a preparar platos originales para sorprender en cenas. Ahora los cursos más demandados son los tradicionales, para cocinar de una vez en el fin de semana y conservar en la nevera". Entre otros, Cooking Club ofrece un curso intensivo para novatos sobre arroces tradicionales y otro titulado Potajes y Pucheros.

    Es evidente que estas tendencias están motivadas también por el deseo de ahorrar. La búsqueda de un "valor añadido" en los platos, en forma de efectos saludables y cuidado del bolsillo, es la tendencia que el Calorie Control Council estadounidense marca como fundamental para entender la coquinaria del 2010.

    Respecto a esa "cocina saludable", se habla en particular de dietas que contribuyan a la inmunidad ante los resfriados. El experto John La Puma menciona en concreto alimentos como la tradicional sopa de pollo, el yogur, el té verde, las sardinas, el salmón -pescados ricos en vitamina D-, sin olvidar las propiedades exterminadoras de bacterias del orégano o los chiles.

    El gran ganador del momento es un profesional inesperado, que en algunos lugares está asumiendo el rol estelar asociado al chef: el carnicero. The New York Times dedicó hace unos meses un reportaje a los "jóvenes carniceros que están adquiriendo estatus de estrellas del rock. Con sus brazos musculados y su cercanía a la carne, tienen el crudo atractivo emocional de una banda independiente. Convierten la muerte en vida, en forma de filetes de corte preciso". Algunos de los "carniceros estrella" en el reportaje se autodefinen como "suministradores de placer porcino".

    Aún existen otras notas de originalidad en el panorama, como las propuestas para añadir productos de alto standing a las tradicionales hamburguesas o la recuperación de ciertos productos, también modestos a priori. Es el caso de cereales ahora de moda -amaranto, centeno, quínoa, chía-, edulcorantes naturales -savia, la aún no aprobada sanitariamente estevia- o, en particular, los llamados superalimentos.

    Se trata de productos naturales que presentan un abanico especialmente variado de nutrientes, y a los que se atribuye un positivo impacto saludable. A los herbolarios españoles llegó en los últimos meses con fuerza el goji tibetano, una baya de sabor picante; también se incluyen en esta categoría los arándonos, el brócoli o ciertas algas. Por cierto que sus propiedades singulares no están, en absoluto, certificadas científicamente.

    'Locavorismo'. El locavorismo despertó bastante interés entre los consumidores anglosajones en el último lustro. El término, creado por la chef californiana Jessica Prentice, define una tendencia a emplear alimentos locales, que se hayan cultivado o criado a menos de 100 millas del consumidor, justificándose en varios argumentos: la menor huella ecológica, debido a la reducción del coste en transporte; la relación directa con el entorno; el uso de productos "de temporada" con mayor frescura.

    'Crudivorismo'. Consumo de productos sin cocinar y generalmente ligado al veganismo, o vegetarianismo estricto. En Málaga se celebró hace un par de años un congreso en el que se insistió en el positivo impacto en la salud de la comida cruda tanto por razones inmunológicas como nutritivas o digestivas. Al margen de esta opción, el consumo en formas menos refinadas de ciertos alimentos también está entre las tendencias del año. Se comercializan con creciente éxito formas no refinadas de chocolate, en las que el cacao se presenta en una forma pura con todas sus propiedades, y crece la demanda de leche no pasteurizada.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar