Desilusiones en un evento tan especial: Salón de los Mejores Vinos de España

0 respuestas
    #1
    Andrés Blanco

    Desilusiones en un evento tan especial: Salón de los Mejores Vinos de España

    Siento que mi primera intervención en este foro al que admiro y sigo desde hace tiempo sea para transmitir experiencias negativas en el “Salón de los Mejores Vinos de España”, evento que como ningún otro nos ofrece la posibilidad de degustar la mayor variedad y calidad de vinos en una sola jornada, y aunque hayan pasado unos días desde entonces, no quiero perder la ocasión de hacerlo
    Una vez allí decido empezar degustando los vinos de mayor puntuación. Pruebo Viña el Pisón sorprendiéndome de la temperatura excesiva en que se encuentra (veintitantos grados), hago un comentario y me contestan que creen que no está tan mal. Me dirijo a continuación a la mesa de Vega Sicilia degustando sus dos vinos más puntuados y la impresión es la misma. Igual mesa tras mesa. Más tarde cato Cirsión, Ferrer Bobet y Contino Viña el Olivo, los únicos en los que se adivinaba que algo grande escondían.
    No dudo de la calidad de los vinos presentados pero, honradamente, fueron muy pocos los que se podían apreciar. Si algo no se discute en el mundo del vino es el rango de temperatura a que deben tomarse y hasta está demostrado científicamente que pasados los veinte grados es imposible juzgar con precisión.
    A las 14,30 en la mesa de Pingus, me dice la persona que atendía que ella era de la organización y que se iba a comer hasta las 16horas,por lo que se interrumpía la cata hasta su regreso.
    No daba crédito, ¿cómo es posible que en un evento de un solo día y horario de 12 a 21 se responda así a los visitantes que han pagado 60€?.A las 16 horas vuelvo a Pingus y la misma persona me indica que para poder probar el vino debo hablar con la enóloga (¿), a la cual me dirijo y me contesta no de muy buenas maneras:”pues no sé cuando lo abriré….” Le transmito que llevo esperando para probarlo hora y media y mi decepción sobre la temperatura inadecuada de todos los vinos probados hasta entonces.
    Me explica, aprovechando la ocasión para desahogarse, la enorme presión que esta padeciendo ante la gran demanda del público por probarlo, y su desilusión ante la falta de comentarios sobre el vino, la viña ó la bodega: sólo querían beber y beber. Me pidió consejo sobre la secuencia en que debía sacar las 3 botellas que le quedaban. Le recomendé que por honradez profesional y respeto a sus vinos lo primero q debía hacer era ponerlo a temperatura .Y así lo hizo…
    Impresionante el Pingus, aunque todavía cerrado, es elegante, misterioso.
    -Poco después identifico entre la gente al Sr. PEÑIN, responsable del evento, y busco el momento de saludarle cuando está solo. Le transmito mi indignación como aficionado y amante del vino en relación a todo lo comentado anteriormente.
    Me quedé asombrado de su respuesta:”COMO AQUÍ NADIE SE QUEJA…….PERO TIENE USTED RAZON”. Le sugiero hablar con los fabricantes de neveras de vino para que colaboren, y le digo que estos eventos son una inmejorable ocasión comercial para que todos puedan concentrarse en una zona de este amplio local y dar a conocer sus productos. Me dijo que eso no era posible. Se acercaron personas de una bodega que escuchaban la conversación para decir “que por 60€ la entrada ya se daba bastante”, ¿quieren decir que lo barato sale caro?.En su respuesta reconocen que no lo han hecho bien.
    Reflexiones:_Si la organización cuidara estos elementales detalles, prestigiarían más este salón, ¿por qué no ha venido Peter Sissek, ni Álvaro Palacios que tampoco lo ha hecho en otras ocasiones?.-Si los bodegueros exigieran las mínimas condiciones a la organización del evento para que así sus vinos den” todo lo que pueden dar”, quizá los visitantes no se verían mediatizados a prejuzgar el vino por su etiqueta, sino que posiblemente harían con sinceridad los comentarios y preguntas que la misma enóloga de Pingus echaba en falta.

    Lo mejor del día fue más tarde cuando conocí personalmente a Eugenio Saenz, al que doy las gracias por llevarme a probar los que para mi fueron los mejores vinos:
    Amontillado 30 años, Reliquia, y lo mejor de lo mejor el Cream de Equipo Navajos,

    Concluyo diciendo que esta es mi visión de lo que llamaría “Salón de los Mejores Vinos Blancos y Generosos de España” (los únicos que estaban a temperatura).

    Un saludo,
    Andrés.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar