Vino Conde de Caralt Blanc de Blancs 2011: Iba para cava y se quedó en vino


Color amarillo pajizo, con reflejos dorados, limpio, brillante. En nariz con intensidad escasa hay fruta tropical, uva madura, algo de herbáceos. En boca es suave, fresco, poco cuerpo, acidez correcta, reaparece fruta tropical, final levemente amargoso; persistencia escasa.

Con un buen carbónico se haria cava.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar