Milmanda 2010. Chardonnay bien hecha.

Amarillo dorado con reflejos brillantes verdosos.
Nariz intensa que va evolucionando, primero notas frescas citricas que dejan paso a una fruta tropical madura con notas golosas y anisadas. Las notas de crianza: mantequillas, maderas finas, vainilla, especiados... se integran perfectamente. Va evolucionando en copa, es un vino para dejar expresarse en copa.
En boca tiene buen ataque, muy buen acidez, resulta graso y amplío. En retronosal vuelven los anisados, piña madura, mantequillas y especiados.
Una chadornnay muy bien trabajada, un gran vino.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar