Vino Louis Latour Pouilly-Fuissé 2010: Bien para después de empezar...


Se expresa de inmediato, pero es cuando le concedes tiempo, cuando saca todo lo que lleva dentro, la complejidad. Surgen tanto notas de hierba fresca, como quemada, hay manzana madura junto a un fondo resinoso que se funde con un aroma a flores marchitas. El vino va girando, diría que se transforma, hay profundidad, ahora nos recuerda al melón maduro, embelesa, sale la miel, la piedra, el pedernal.

Boca fresca y untuosa, algo grasa, masticas y ensalivas. Encontramos el melón maduro, la mantequilla, finas notas ahumadas, grasas. Hay un grato toque seco y una acidez viva, nada punzante pese a su fuerza y persistencia.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar