Un vino hecho para agradar...

Un vino con la madera en su sitio, si bien es cierto que de inicio afloran notas con cierto protagonismo en forma de tostados y cafetales, la fruta va apareciendo para equilibrar el conjunto, fruta negra rodeada con toques balsámicos. En boca se comporta bien, rico y con taninos algo rugosos que dejan sensación de ligero amargor al final, aún debe redondearse un poco más. En general buena opción en la Ribera, aunque sin mayores pretenciones.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar