Bodega a tener en cuenta

Presenta color dorado pálido muy limpio y brillante.
En nariz, algo cerrada, se aprecia fruta desecada (orejones), mantequilla y ligeros tostados.
En boca resulta fresco, de buena acidez, con recuerdos a fruta de hueso como en nariz. Algo apagado en cuanto a aromas y con una ligera amargosidad que da paso a un posgusto corto. Caté el 2009 y era mucho más expresivo.
Sin duda esta botella no está o no ha estado en perfectas condiciones y el vino lo acusa, algo que me suele ocurrir con cierta frecuencia en el hipermercado que frecuento. Mea culpa.
No puntúo, lógicamente.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar