Vino Crash 2010: Nada crashico.


Picota con ribete cárdena. Capa media. Abundante lágrima que tinta ligeramente la copa.

En nariz resulta muy atractivo, con esa fruta roja fresca, algún cacao, tabaco negro, hierbas aromáticas, violetillas y los inefables balsámicos junto con el golpecillo de pintura.

En boca es resultón: cuerpo medio, sedoso, cremoso, golosón, toques de licor dulce, fresco, frutal.

La etiqueta, a modo de comic, y su nombre, son realmente llamativos.

Cómo ha cambiado este mundo. Si hace 5 años, no hay que irse más lejos, nos dan una botella con esta presentación, lo que hubiéramos percibido es baja calidad y "cutrez". Quizás ni lo hubiéramos bebido, lo hubiéramos guardado como curiosidad. Hoy sin embargo, nos sugiere novedad, inquietud y nos indice a probarlo.

Recomendado por 1 usuario

Novedades de Verema

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar