Complejo, pero no demasiado atractivo.

Color cereza con ribete violáceo, de capa baja.
En nariz tiene buena intensidad, predominando los aromas balsámicos y frutales.
Al mover la copa surgen las especias y toques dulzones.
En boca es equilibrado, ácido y astringente a la vez, de paso suave y con un postgusto largo.
Para mí el precio ideal de este vino sería de 8 euros, lo siento, no me ha entusiasmado.
En cuanto al diseño de la botella, optaría por una etiqueta moderna, de vivos colores, destinada a un público joven, que empieza a disfrutar del vino.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar