Sin duda Descalzos Viejos continua en una exquisita evolución...

Un vino con tan solo un toque de barrica que a los cuatro años de su salida al mercado esta pletórico, signo de su nobleza en la elaboración por parte de Vicente y las barricas empleadas, así como la divina altitud que les aporta condiciones inigualables para alcanzar grados de acidez que permita crecer hasta vinos que no están ideados para ello.

Continúan los tonos violáceos dominando el conjunto, un vino netamente frutal, frutillas rojos con toques de polvorín y tierra roja se conjunta con puntas maduras. Las notas de matorral propias de la Merlot aparecen con la oxigenación, en su final describe exotismo propio de ronda, aromas de sándalo, Romero y sotobosque signo y seña de esta tierra nos abren las papilas hacia un vino muy disfruta le de excelente acidez, donde la integración de sus 15 grados es absoluta, su vigorosidad de hace unos años se ha transformado en señorío, un vino estructurado a pesar de sus connotaciones de crianza. Su apertura obedeció mas a razones de un tinto roble 2007 hay que disfrutarlo ya, y me encuentro que me he quedado sin referencias en mi bodega, aunque sea disfrutado y mucho, quien tenga la suerte de guardar varios botellas, aconsejo disfrutar alguna en estos momentos y guardar un par de años mas para alcanzar su plenitud.

Sin duda Descalzos Viejos continua en una exquisita evolución...

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar