Cinco meses después.

Disfruto la última botella que me queda.
Quiero aclarar que es un vino que esta bastante bien, pero que cuesta sobre los 21-25 € y eso le hace tener solo una correcta RCP.
Esta botella ha sido un poco diferente a la anterior.
Los aromas eran igualmente de media-alta intensidad, pero no había tanta complejidad, aunque hay que decir que la fruta, el regaliz, las flores y las especias dulces estaban presentes.
La boca adolecia de lo mismo, o sea falta de complejidad como la botella anterior, aunque continuaba siendo largo, equilibrado y con buena frutosidad.
En definitiva un vino sobresaliente, pero para los precios de mercado, bastante caro.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar