Chispeante y equilibrado.

Brillante rojo picota, de capa alta y con gota casi inexistente.
Nariz fresca y golosa. Lácticos, no demasiado acentuados, acompañan a moras casi maduras y a algunas notas balsámicas, regaliz de palo.
En boca sorprende porque esperas golosinas y te encuentras algo un poco más serio. De acidez notable y con unos taninos suficientes, se consigue armar un vino chispeante y equilibrado.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar